Ca­ra y ce­ca del trigo, en el ini­cio de una cam­pa­ña di­fe­ren­te

Sin re­ten­cio­nes y otras tra­bas, el ex­ce­so hí­dri­co es un te­ma cla­ve.

Clarin - Rural - - TAPA - FAUBA Es­pe­cial pa­ra Clarín Ru­ral

La en­cru­ci­ja­da es­tá plan­tea­da pa­ra el trigo. Por un la­do, la qui­ta de las re­ten­cio­nes al agro, la eli­mi­na­ción de los cu­pos de ex­por­ta­ción y la me­jo­ra en la re­la­ción en­tre el pre­cio de los in­su­mos (es­pe­cial­men­te fer­ti­li­zan­tes) y los gra­nos tor­nó po­si­ti­vos los már­ge­nes del trigo. Pe­ro, por el otro, en al­gu­nas re­gio­nes las llu­vias re­tra­sa­ron la co­se­cha de so­ja y, a su vez, la siem­bra de los cultivos de in­vierno.

En es­te con­tex­to, y de ca­ra a es­ta cam­pa­ña in­ver­nal, el re­co­no­ci­do es­pe­cia­lis­ta Da­niel Mi­ra­lles, do­cen­te de Ce­rea­li­cul­tu­ra de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (FAUBA) ana­li­zó ca­ra y ce­ca de es­ta co­yun­tu­ra.

“El trigo es un cul­ti­vo cla­ve pa­ra el sue­lo, ya que me­jo­ra sus pro­pie­da­des quí­mi­cas y fí­si­cas, ade­más de con­tro­lar las ma­le­zas. Su des­apa­ri­ción de las ro­ta­cio­nes trajo con­se­cuen­cias muy ne­ga­ti­vas pa­ra el sis­te­ma, más allá de que en mu­chas re­gio­nes ha­ya si­do re­em­pla­za­do por la ce­ba­da. Sin em­bar­go, en es­te ci­clo, es­ta ad­ver­sa si­tua­ción pa­ra los sis­te­mas de pro­duc­ción se co­men­za­rá a re­ver­tir gra­cias a me­jo­res már­ge­nes pa­ra el pro­duc­tor y por la pro­mo­ción de la ex­por­ta­cio­nes. Por lo tan­to, se es­pe­ra un au­men­to en la su­per­fi­cie y un ex­ce­den­te pa­ra ex­por­tar ha­cia los mer­ca­dos tra­di­cio­na­les y otros nue­vos des­ti­nos”, re­su­mió el in­ves­ti­ga­dor.

Ha­cia ade­lan­te, y ya ha­blan­do téc­ni­ca­men­te, di­ce que en una gran pro­por­ción del área tri­gue­ra el ci­clo arran­ca­rá con una ex­ce­len­te dis­po­ni­bi­li­dad de agua, de­bi­do al año Ni­ño que pa­só, lo que ase­gu­ra gran par­te del rin­de del cul­ti­vo.

No obs­tan­te, la dis­po­ni­bi­li­dad de agua en va­rias zo­nas tri­gue­ras es­tá al lí­mi­te. Por eso, Mi­ra­lles re­co­no­ció que si las na­pas lle­gan a as­cen­der a me­nos de un me­tro de pro­fun­di­dad, to­das las ven­ta­jas men­cio­na­das se per­de­rían.

Al res­pec­to, el ex­per­to ma­ni­fies­ta que los sue­los sa­tu­ra­dos per­ju­di­can a to­dos los cultivos de in­vierno, y en par­ti­cu­lar a la ce­ba­da, que es más sus­cep­ti­ble que el trigo a la fal­ta de ai­rea­ción que pro­vo­can los ex­ce­sos de hu­me­dad.

“El ex­ce­so de pre­ci­pi­ta­cio­nes ge­ne­ró si­tua­cio­nes muy com­ple­jas en la ma­yo­ría de las zo­nas afec­ta­das. Pien­so que es im­por­tan­te es­tar aler­ta: si es­tas con­di­cio­nes de ex­ce­sos hí­dri­cos se pro­lon­gan se afec­ta­ría la siem­bra”, an­ti­ci­pa Mi­ra­lles. Pe­ro pa­re­cie­ra que esos fan­tas­mas no es­tán tan cer­ca (Ver Pá­gi­na 6).

Mi­ra­lles afir­ma que cuan­do se arran­ca con con­di­cio­nes de ex­ce­so hí­dri­co, los cul­ti­va­res de ci­clo lar­go (que son los pri­me­ros en sem­brar- se) po­drían cam­biar­se por otros de ci­clo in­ter­me­dio o cor­to.

Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor, si bien es­ta si­tua­ción no es no­ve­do­sa, es ne­ce­sa­rio que los pro­duc­to­res y los téc­ni­cos es­tén muy aten­tos pa­ra ajus­tar el ma­ne­jo en el mo­men­to opor­tuno. “La cla­ve es to­mar de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas pa­ra no per­der po­ten­cial de ren­di­mien­to. De cual­quier ma­ne­ra, des­de el pun­to de vis­ta cli­má­ti­co, el fu­tu­ro es más alen­ta­dor, ya que pa­ra el in­vierno y la pri­ma­ve­ra el pro­nós­ti­co pre­vé un año neu­tro (even­tual­men­te, Ni­ña), lo que re­du­ci­rá el ries­go de ex­ce­sos hí­dri­cos du­ran­te los pe­río­dos pre­vios a la flo­ra­ción, que son los más da­ñi­nos pa­ra los ce­rea­les in­ver­na­les”, fi­na­li­zó el ex­per­to.

Ci­clo lar­go. Son los pri­me­ros cul­ti­va­res de trigo en sem­brar­se y los de ma­yor ries­go de su­frir por las in­ten­sas llu­vias caí­das.

Mi­ra­lles. Pa­ra es­te téc­ni­co de la Fauba es cla­ve que la na­pa no si­ga su­bien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.