In­ge­nie­ría, Am­bien­te y Co­mu­ni­ca­ción

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Ma­ña­na, 5 de ju­nio, es el Día Mun­dial del Me­dio Am­bien­te. El lu­nes 6, el Día de la In­ge­nie­ría. Y el mar­tes 7, el Día del Pe­rio­dis­mo. Api­lo las tres fe­chas; no­ble­za obli­ga, ad­vier­to al lec­tor que las lí­neas que si­guen con­tie­nen un ses­go au­to re­fe­ren­cial. Un ra­ro tru­co de la bio­tec­no­lo­gía las in­ser­tó en mi ADN. Voy a evo­car­las.

Ha­ce jus­to un año, el Pa­pa Fran­cis­co lan­za­ba su en­cí­cli­ca Lau­da­to Si, plan­tan­do el ár­bol de la cues­tión am­bien­tal en el centro del de­ba­te. En di­ciem­bre, en la COP21 de Pa­rís, los lí­de­res del mun­do se po­nían de acuer­do en un am­bi­cio­so plan pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes de efec­to in­ver­na­de­ro. Fue el pri­mer ac­to de go­bierno de la ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri, el día de la asun­ción. Ha­ce un mes, la can­ci­ller Su­sa­na Mal­co­rra ra­ti­fi­ca­ba el com­pro­mi­so de la Ar­gen­ti­na, en Nue­va York. Y la se­ma­na pa­sa­da, el go­bierno lan­zó la pri­me­ra li­ci­ta­ción pa­ra plan­tas ge­ne­ra­do­ras eléc­tri­cas ba­sa­das en fuen­tes re­no­va­bles. Me­dio am­bien­te, in­ge­nie­ría, yo co­mu­ni­co.

Ha­ce casi un si­glo y me­dio (1870) mi bi­sa­bue­lo, Luis A. Huer­go, se con­ver­tía en el pri­mer in­ge­nie­ro ar­gen­tino. Tras­cen­dió por su ba­ta­lla por el pro­yec­to del puer­to de Bue­nos Ai­res, que per­dió con Eduar­do Ma­de­ro. Ya sa­be­mos: el lu­gar se hi­zo fa­mo­so por la Ro­sa­di­ta y res­tau­ran­tes, pe­ro co­mo puer­to nun­ca fun­cio­nó. El que sí fun­cio­na es el que ha­bía di­se­ña­do el ing. Huer­go, unas cua­dras más arri­ba, en Dár­se­na Nor­te. Se inau­gu­ró 20 años después de su fa­lle­ci­mien­to.

Lo que no tantos co­no­cen co­bra­rá luz por un nue­vo li­bro de pri­mo Her­nán Huer­go: “Luis A. Huer­go y la pri­me­ra ba­ta­lla por el pe­tró­leo ar­gen­tino”. Nos cuen­ta Her­nán que cuan­do fa­lle­ció nues­tro bi­sa­bue­lo (1913), era di­rec­tor ho­no­ra­rio del pri­mer po­zo pe­tro­le­ro ar­gen­tino, en Co­mo­do­ro Ri­va­da­via. Diez años después, na­ce­ría YPF.

Eran las ta­reas de la épo­ca. To­dos sa­be­mos lo que sig­ni­fi­có el des­cu­bri­mien­to del pe­tró­leo. Di­na­mi­zó la re­vo­lu­ción in­dus­trial, fa­ci­li­tó el transporte de bie­nes y per­so­nas. Pe­ro en un si­glo he­mos sa­ca­do de la tie­rra, y co­lo­ca­do en la at­mós­fe­ra, bue­na par­te de lo que un ca­ta­clis­mo ha­bía en­te­rra­do y con­ver­ti­do en pe­tró­leo. Que­da to­da­vía el sha­le gas, car­bón pa­ra va­rios si­glos. Pe­ro la hu­ma­ni­dad sa­be que an­tes que se aca­be el car­bono fó­sil, se aca­ba­rá la vi­da co­mo la co­no­ce­mos. Al fin y al ca­bo, co­mo re­cor­dó ha­ce po­co el ex­per­to Mar­ce­lo Iez­zi, de Pri­ce Wa­ter­hou­se, “la Edad de Pie­dra no se ter­mi­nó por fal­ta de pie­dras”.

La in­ge­nie­ría, hoy, nos pro­po­ne rom­per con el pa­ra­dig­ma de la ener­gía fó­sil. Hay que avan­zar ha­cia una ma­triz ener­gé­ti­ca lim­pia y re­no­va­ble. Ahí apa­re­ce el agró­no­mo: no to­do es so­lar y eó­li­ca. La fo­to­sín­te­sis de las plan­tas, con el enor­me apor­te de la bio­tec­no­lo­gía, pro­me­ten un for­mi­da­ble flu­jo de al­ter­na­ti­vas. Son los fas­ci­nan­tes bio­ne­go­cios, ge­ren­ciar la fo­to­sín­te­sis pa­ra pro­du­cir ali­men­tos, fi­bra y ener­gía. Hoy so­lo apro­ve­cha­mos un mí­ni­mo por­cen­ta­je de eso.

Es­ta se­ma­na em­pe­zó a fal­tar gas. Se oye de­cir que es­to es inad­mi­si­ble, con to­do lo que te­ne­mos aba­jo. Pe­ro tam­bién es inad­mi­si­ble que no im­pul­se­mos lo que te­ne­mos arri­ba. Hay va­rias plan­tas de bio­gás que no en­cuen­tran rum­bo. Hay de­ce­nas en las ga­te­ras. La ba­se es el si­lo de maíz. Mi­llo­nes de hec­tá­reas es­pe­ran­do. En Ale­ma­nia hay 12.000 plan­tas de bio­gás agrí­co­la, que ge­ne­ran la mi­tad de la ener­gía que con­su­me hoy la Ar­gen­ti­na.

In­ge­nie­ría, Me­dio Am­bien­te, Co­mu­ni­ca­ción. En eso es­ta­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.