El im­pues­ta­zo al ta­ba­co

El au­tor ad­vier­te que la suba de im­pues­tos al ta­ba­co alien­ta el mer­ca­do ile­gal y ja­quea a una agroin­dus­tria que apor­ta una re­cau­da­ción fis­cal de $ 30.000 mi­llo­nes al Es­ta­do Na­cio­nal ca­da año. Ade­más, ase­gu­ra que no sir­ve pa­ra lo­grar que la gen­te fu­me meno

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Esteban Amat La­croix Pre­si­den­te de la Cá­ma­ra del Ta­ba­co de Sal­ta

La re­pen­ti­na suba de im­pues­tos in­ter­nos a los ci­ga­rri­llos de­cre­ta­da por el Go­bierno Na­cio­nal ha­ce al­gu­nas se­ma­nas des­en­ca­de­nó un fuer­te au­men­to -de más del 50%- en el pre­cio de los ata­dos. In­me­dia­ta­men­te, los gru­pos de pro­pa­gan­da an­ti­ta­ba­co se em­bar­ca­ron en una cam­pa­ña me­diá­ti­ca en la que ase­gu­ran que el im­pues­ta­zo al sec­tor es “la me­di­da más efi­caz” pa­ra que la gen­te de­je de fu­mar. Una vez más, di­fun­den in­for­ma­ción ter­gi­ver­sa­da y sin sus­ten­to, em­bis­tien­do con­tra la pro­duc­ción lo­cal de un sec­tor que, só­lo en 2015, apor­tó cer­ca de $ 30.000 mi­llo­nes al fis­co.

¿Qué mo­ti­va a es­tas per­so­nas, em­ban­de­ra­das su­pues­ta­men­te en el no­ble fin de lu­char por la sa­lud pú­bli­ca, a omi­tir evi­den­cias pa­ra es­con­der el ca­rác­ter re­cau­da­to­rio de la me­di­da? A ellos tam­bién los mo­ti­va su re­cau­da­ción. Más de tres mi­llo­nes de dó­la­res pro­ve­nien­tes de fi­nan­cis­tas in­ter­na­cio­na­les fue­ron des­em­bol­sa­dos des­de 2007 pa­ra que lle­ven ade­lan­te sus cam­pa­ñas.

El ne­go­cio de los gru­pos an­ti­ta­ba­co es­tá en cre­ci­mien­to y ame­na­za con des­man­te­lar el en­tra­ma­do pro­duc­ti­vo del sec­tor del ta­ba­co y tras­la­dar­le la ac­ti­vi­dad le­gal a or­ga­ni­za­cio­nes de­lic­ti­vas que se fi­nan­cian ven­dien­do pro­duc­tos tru­chos. Es cu­rio­so que en los pro­pios paí­ses que fi­nan­cian a es­tas or­ga­ni­za­cio­nes -paí­ses pro­duc­to­res y ex­por­ta­do­res ta­ba­ca­le­ros- sus ideas no pa­re­cie­ran des­per­tar nin­gún in­te­rés.

El ta­ba­co es una im­por­tan­te ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en la Ar­gen­ti­na, que es­ti­mu­la el desa­rro­llo so­cial y pro­duc­ti­vo de pro­vin­cias co­mo Sal­ta, Ju­juy, Mi­sio­nes, Cha­co, Ca­ta­mar­ca, Co­rrien­tes y Tu­cu­mán.

Se es­ti­ma que más de 600.000 ar­gen­ti­nos se ga­nan la vi­da tra­ba­jan­do dig­na­men­te gra­cias a ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas re­la­cio­na­das con es­te cul­ti­vo. Es uno de los ma­yo­res de­man­dan­tes de mano de obra por uni­dad de su­per­fi­cie, con has­ta 120 jor­na­les por hectárea. Cla­ro que las or­ga­ni­za­cio­nes an­ti­ta­ba­co ig­no­ran es­ta reali­dad en nues­tras pro­vin­cias, o mi­ran pa­ra otro la­do al em­bar­car­se en cam­pa­ñas pa­ra des­truir to­do lo re­la­cio­na­do al ta­ba­co, in­clu­yen­do el tra­ba­jo, la pro­duc­ción y des­de ya, el Fon­do Es­pe­cial del Ta­ba­co (FET). La men­ti­ra del pre­cio al­to A di­fe­ren­cia de lo que sos­tie­nen los gru­pos an­ti­ta­ba­co, el in­cre­men­to abrup­to de im­pues­tos y de pre­cios, sin te­ner en cuen­ta la ma­triz fis­cal y pro­duc­ti­va, po­ne en ries­go al sec­tor en el me­diano y lar­go pla­zo.

El re­sul­ta­do de es­tos ex­pe­ri­men­tos en el mun­do -y en la pro­pia his­to­ria ar­gen­ti­na- es evi­den­te y re­pe­ti­do. Lo único que se lo­gra es ge­ne­rar una es­ca­la­da im­pa­ra­ble ha­cia el con­tra­ban­do, co­mo su­ce­dió en mu­chos paí­ses co­mo Uru­guay, Pa­na­má, Es­pa­ña, Gre­cia y Ecua­dor, y en la Ar­gen­ti­na en los años no­ven­ta, e in­du­cir a los con­su­mi­do­res a vol­car­se a al­ter­na­ti­vas más eco­nó­mi­cas que no só­lo no re­du­cen el con­su­mo, sino que al no pa­gar im­pues­tos, nos per­ju­di­can a to­dos.

Es im­por­tan­te tra­ba­jar en cam­pa­ñas pa­ra ge­ne­rar con­cien­cia y des­alen­tar el con­su­mo, pe­ro los fu­ma­do­res no de­ja­rán de ha­cer­lo só­lo por­que en­cuen­tren los ci­ga­rri­llos más ca­ros. Pen­sar de es­ta ma­ne­ra se­ría al­go pa­re­ci­do a de­cir que la “ley se­ca” fue to­do un éxi­to.

Lo más preo­cu­pan­te es que esos gru­pos no se con­ten­tan só­lo con con­fun­dir a la opi­nión pú­bli­ca. Tam­bién con­fun­den a fun­cio­na­rios con da­tos que son de du­do­sa ri­gu­ro­si­dad e im­po­si­bles de ve­ri­fi­car. Y cuan­do eso fa­lla, in­clu­si­ve, pue­den lle­gar has­ta a la in­ti­mi­da­ción a esos mis­mos ac­to­res, con tal de lo­grar sus ob­je­ti­vos en ma­te­ria de re­gu­la­ción con­tra el ta­ba­co. t

Desa­rro­llo. El cul­ti­vo y pro­ce­sa­mien­to de ta­ba­co ge­ne­ra 600.000 pues­tos de tra­ba­jo en el nor­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.