De car­ne so­mos

En Ge­ne­ral Co­ne­sa, ple­na cuenca del Sa­la­do, los Bu­ze­ta ha­cen cría y en­gor­de con ideas sen­ci­llas y fle­xi­bles, pe­ro muy efi­cien­tes. Per­so­nal com­pro­me­ti­do, con­fian­za en el cré­di­to y fuer­za an­te los pro­ble­mas, al­gu­nas de las cla­ves. Dos ge­ne­ra­cio­nes, una pa­si

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La re­la­ción de la fa­mi­lia Bu­ze­ta con el cam­po es co­mo un ma­tri­mo­nio fiel: no es­tá li­bre de desas­tres, pe­ro con con­fian­za y adap­ta­ción al cam­bio lo­gra so­bre­vi­vir a las ad­ver­si­da­des.

En 1982, Car­los Bu­ze­ta de­ci­dió de­jar su em­pre­sa cons­truc­to­ra pa­ra vol­car­se a la ac­ti­vi­dad pe­cua­ria. Com­pró un cam­po de 2.000 hec­tá­reas en Ge­ne­ral Co­ne­sa, a mi­tad de ca­mino en­tre la ciu­dad de Bue­nos Ai­res y Mar del Pla­ta, y em­pe­zó a apren­der des­de ce­ro los se­cre­tos de la ganadería. “Las va­cas, los to­ros, los ter­ne­ros… pa­ra mí eran to­dos igua­les”, re­cuer­da el hom­bre en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral.

En aquel en­ton­ces en el cam­po ha­bía ape­nas tres­cien­tos ani­ma­les. De a po­co, los Bu­ze­ta fue­ron arre­glan­do las agua­das, los alam­bra­dos e im­plan­ta­ron las pri­me­ras pas­tu­ras de rai­grás, y el ro­deo se agran­dó has­ta lle­gar a los 2.000 ani­ma­les. Pe­ro en el 85 lle­gó el pri­mer gran desafío, una inun­da­ción, y en el 92 hu­bo otra que fue un gol­pe ca­si de­fi­ni­ti­vo. Pe­ro lo­gra­ron le­van­tar­se de la lo­na an­tes del knock out. “Se rom­pie­ron las pas­tu­ras que con tan­to es­fuer­zo ha­bía­mos ido im­plan­tan­do y hu­bo que sa­car a to­da la ha­cien­da que ha­bía­mos ido me­jo­ran­do con el tiem­po. En aquel mo­men­to pen­sa­mos en ven­der el cam­po”, di­ce Ma­riano Bu­ze­ta, hi­jo de Car­los, que es­tu­vo in­vo­lu­cra­do en la em­pre­sa des­de el co­mien­zo y hoy es quien lle­va las rien­das.

Con es­que­mas de ca­pi­ta­li­za­ción, los Bu­ze­ta lo­gra­ron vol­ver a cre­cer. “Fui­mos re­cons­tru­yen­do nos de a po­co; lle­vó unos cuan­tos años re­com­po­ner el ro­deo”, acla­ra Car­los mien­tras ob­ser­va un lo­te de hem­bras re­cién pre­ña­das.

Con to­da es­ta his­to­ria, los Bu­ze­ta son un ejem­plo de pro­duc­to­res de la zo­na, ra­zón por la cual ha­ce po­co su cam­po fue ele­gi­do por el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (IPCVA), pa­ra rea­li­zar una im­por­tan­te jornada.

En 1997, los Bu­ze­ta com­pra­ron 200 vien­tres An­gus co­lo­ra­dos, y esa po­dría con­si­de­rar­se co­mo la se­gun­da fun­da­ción de El Re­creo. “A par­tir de ahí se em­pe­zó a tra­ba­jar en agran­dar el ro­deo con in­se­mi­na­ción y con ge­né­ti­ca de ca­li­dad”, ex­pli­ca Car­los. El cam­po cuen­ta ac­tual­men­te con un plan­tel de 900 ma­dres y un por­cen­ta­je de pre­ñez que ron­da el 93%. Y el es­que­ma pro­duc­ti­vo se adap­tó con ma­ne­jo y re­cur­sos fo­rra­je­ros a los tiem­pos que co­rren.

“His­tó­ri­ca­men­te, en es­te cam­po se ha­cían no­vi­llos pe­sa­dos, pa­ra ter­ce­ros o pro­pios. En la me­di­da que te­nía­mos me­nos va­cas te­nía­mos más lu­gar pa­ra ha­cer ese no­vi­llo de ex­por­ta­ción con en­gor­des de dos años, pe­ro cuan­do fui­mos au­men­tan­do la can­ti­dad de va­cas lle­gó un pun­to en que de­ci­di­mos que te­nía­mos que ha­cer más cor­to el ci­clo de en­gor­de”, ex­pli­ca Ma­riano.

Mien­tras aco­mo­da­ban sus ob­je­ti­vos, en los úl­ti­mos quin­ce años fue­ron evo­lu­cio­nan­do con la in­tro­duc­ción de ver­deos y otros re­cur­sos fo­rra­je­ros co­mo sor­gos pa­ra co­mer en pie. “Des­pués de los sor­gos hi­ci­mos rai­grás, que en al­gu­nos lo­tes ya lle­va sie­te años de pro­mo­ción”, de­ta­lla el pro­duc­tor, y ex­pli­ca que esos cul­ti­vos se pro­du­cen en las 130 hec­tá­reas más al­tas del cam­po, a las que lla­man “el mé­dano”, por­que es are­no­so e in­clu­so tie­ne con­chi­lla. Es que El Re­creo es­tá bas­tan­te cer­ca de la cos­ta bo-

nae­ren­se, en el ex­tre­mo sur de la Bahía de Sam­bo­rom­bón, y pro­ba­ble­men­te en al­gún mo­men­to ha­ya es­ta­do cu­bier­to por el mar. El res­to del cam­po es un ba­jo dul­ce so­bre el que van avan­zan­do de a po­co con la siem­bra de agro­pi­ros (en par­tes de in­fe­rior ca­li­dad) y fes­tu­cas (en las mejores zo­nas).

“Com­bi­nan­do las pas­tu­ras con la su­ple­men­ta­ción lo­gra­mos acortar prác­ti­ca­men­te un año el tiem­po de en­gor­de”, co­men­ta Ma­riano. Des­pués, pa­ra evi­tar los pro­ble­mas que el cli­ma -por húmedo o por se­co­ge­ne­ra en el mo­men­to de en­gor­de, de­ci­die­ron ins­ta­lar co­rra­les en la parte al­ta del cam­po. “Com­pran­do el maíz y los com­po­nen­tes pro­tei­cos descubrimos el feed­lot, con lo que nos in­de­pen­di­za­mos del cli­ma. Dos me­ses an­tes de ne­ce­si­tar la pla­ta, en­ce­rrás y lis­to”, ex­pli­ca.

Los Bu­ze­ta ha­cen el des­te­te a los seis me­ses, en mar­zo, cuan­do los ter­ne­ros tie­nen al­re­de­dor de 200 ki­los. Des­pués los ani­ma­les se re­crían so­bre lo­tes de fes­tu­ca o en cam­po na­tu­ral, y con 230-250 ki­los -a me­di­da que lo de­man­de el pre­su­pues­to fi­nan­cie­ro- en­tran a los co­rra­les. Se­gún la épo­ca del año ven­den los ani­ma­les ter­mi­na­dos con 320 ki­los o has­ta con 380 ki­los.

Las hem­bras, por su parte, se se­lec­cio­nan, se re­crían so­bre cam­po na­tu­ral o en pas­tu­ras y al­gu­nas -las que lle­gan a 270 ki­los- son en­to­ra­das a los quin­ce me­ses. Otras se en­to­ran en in­vierno pa­ra ser ven­di­das lue­go con el va­lor agre­ga­do de la pre­ñez.

“El nú­me­ro de vien­tres es la ba­se que siem­pre hay que cui­dar -re­mar­ca Ma­riano-. El fu­si­ble an­te pro­ble­mas cli­má­ti­cos es el ter­ne­ro de invernada”. De es­ta ma­ne­ra man­tie­nen un es­que­ma fle­xi­ble, adap­ta­ble a los vai­ve­nes del mer­ca­do y el cli­ma, pe­ro no hi­po­te­can el fu­tu­ro. Por ejem­plo, un lo­te de ter­ne­ros que ha­bía si­do des­te­ta­do en no­viem­bre y pa­ra el que te­nían re­ser­va­do un sor­go en pie, se ter­mi­nó ven­dien­do pa­ra invernada por­que ha­bía buen pre­cio, 35 pe­sos el ki­lo. “Buen ne­go­cio”, di­cen.

“El feed­lot es una muy bue­na he­rra­mien­ta fi­nan­cie­ra por­que me per­mi­te ven­der ani­ma­les gor­dos to­do el año, pe­ro to­do de­pen­de de la evo­lu­ción del pre­cio del maíz. Hay que te­ner fle­xi­bi­li­dad. Si en el fu­tu­ro el maíz se po­ne muy ca­ro y de­ja de ser ne­go­cio el en­gor­de, ven­de­re­mos los ter­ne­ros pa­ra invernada”, ex­pre­sa Ma­riano. Y la ex­pli­ca­ción re­fle­ja to­da la es­tra­te­gia: me­di­das sim­ples y fle­xi­bi­li­dad.

De tal pa­lo.... Ma­riano, el hi­jo, po­sa con su pa­dre Car­los. Al fon­do, el ro­deo An­gus.

So­cie­dad. Car­los y Ma­riano Bu­ze­ta, pa­dre e hi­jo, jun­to a un lo­te de va­cas de se­gun­da pre­ñez en el es­ta­ble­ci­mien­to El Re­creo, en la prin­ci­pal re­gión ga­na­de­ra del país.

Mo­li­nos. Des­de los lo­tes dul­ces bom­bean el agua a to­do el cam­po.

Va­cas pre­ña­das. Los vien­tres son la ba­se de to­do el es­que­ma.

Ter­ne­ros. Se des­te­ta­ron ha­ce po­cas se­ma­nas, so­bre fes­tu­ca.

2 To­dos los re­cur­sos. 1- El rai­grás se da muy bien en la zo­na y ocu­pa las 130 hec­tá­reas más al­tas del cam­po. Lo pro­mo­cio­nan y pue­de du­rar sie­te años. 2 y 5- El mi­xer es una he­rra­mien­ta que fa­ci­li­ta el ma­ne­jo, vi­tal pa­ra la su­ple­men­ta­ción con maíz par­ti­do y su­ple­men­to pro­tei­co. 3- La fes­tu­ca se siem­bra en los lo­tes me­dios y es la ba­se ali­men­ti­cia de las va­cas de cría. 4- Fi­nal­men­te, el sor­go es con­su­mi­do en pie y fun­cio­na co­mo un es­la­bón fo­rra­je­ro pa­ra cual­quier ca­te­go­ría que lo pue­da ne­ce­si­tar.

1

3

4

5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.