Los li­mo­nes del NOA, en guar­dia

En ple­na aper­tu­ra de im­por­tan­tes mer­ca­dos, las em­pre­sas po­nen el fo­co en la sa­ni­dad, pa­ra evi­tar pro­ble­mas.

Clarin - Rural - - ECONOMÍAS REGIONALES - Lu­cas VIllamil cla­rin­ru­ral­cla­rin.com

Las eco­no­mías re­gio­na­les quie­ren vol­ver a pro­yec­tar­se en el mun­do. En el NOA, por ejem­plo, ya ce­le­bran la in­mi­nen­te reaper­tu­ra del mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano pa­ra los li­mo­nes ar­gen­ti­nos a par­tir de la pró­xi­ma cam­pa­ña. Pe­ro pa­ra que las ges­tio­nes sean exi­to­sas, el tra­ba­jo no de­be es­tar orien­ta­do so­lo ha­cia afue­ra, sino tam­bién ha­cia aden­tro, ya que los es­tán­da­res de sa­ni­dad y ca­li­dad de­ben es­tar a la al­tu­ra de exi­gen­cias ca­da vez ma­yo­res.

Así lo en­tien­de el sec­tor ci­trí­co­la del NOA, que des­de ha­ce años vie­ne re­for­zan­do sus con­tro­les pa­ra se­guir a sal­vo del HLB, una en­fer­me­dad de ori­gen chino pro­du­ci­da por una bac­te­ria an­te la cual los cí­tri­cos no tie­nen nin­gún ti­po de de­fen­sa. “Su­cum­ben to­tal­men­te, no hay an­tí­do­to has­ta el mo­men­to”, ex­pli­ca Glo­ria Pé­rez, ge­ren­te téc­ni­ca de la Aso­cia­ción Fi­to­sa­ni­ta­ria del NOA (Afi­noa), que in­te­gra a las prin­ci­pa­les em­pre­sas del sec­tor. Y ad­vier­te: “Lle­gó a Bra­sil en 2004 y hoy es­tá en la ma­yo­ría de los paí­ses ci­trí­co­las. En Ar­gen­ti­na, si bien la bac­te­ria no se ha es­ta­ble­ci­do, hu­bo 148 ca­sos po­si­ti­vos en Mi­sio­nes”.

El HLB se desa­rro­lla en el cir­cui­to de la sa­via ta­po­nan­do los va­sos, va ma­tan­do de a po­co a la plan­ta y ha­ce que los fru­tos pier­dan sus pro­pie­da­des or­ga­no­lép­ti­cas. “Los fru­tos se tor­nan de­for­mes, con cás­ca­ra muy grue­sa, po­co ju­go y muy áci­dos; no sir­ven ni si­quie­ra pa­ra la in­dus­tria”, des­cri­be Pé­rez. La úni­ca so­lu­ción an­te la de­tec­ción de la bac­te­ria es arran­car y que­mar las plan­tas afec­ta­das.

Se­gún Pé­rez, la en­fer­me­dad -que se trans­mi­te me­dian­te el tras­la­do de plan­tas o ye­mas en­fer­mas o a tra­vés de un in­sec­to vec­tor lla­ma­do

diap­ho­ri­na ci­tri- pue­de lle­gar a ser un gol­pe muy du­ro pa­ra mu­chas em­pre­sas, y la fi­to­sa­ni­dad es lo úni­co que las pue­de pre­ser­var.

Por eso, apro­ve­chan­do la ce­le­bra­ción por su 25° aniver­sa­rio, Afi­noa re­for­zó su men­sa­je con­cien­ti­za­dor. “En la Ar­gen­ti­na el HLB tie­ne una ley pro­pia pa­ra la pre­ven­ción. El pro­gra­ma in­clu­ye vi­gi­lan­cia y mo­ni­to­reo, fis­ca­li­za­ción, co­mu­ni­ca­ción e in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo. En­tre el Se­na­sa, los go­bier­nos pro­vin­cia­les, Afi­noa, el INTA y la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal Obis­po Co­lom­bres te­ne­mos to­do el so­por­te téc­ni­co cien­tí­fi­co pa­ra ava­lar los pro­ce­di­mien­tos que im­pul­sa­mos”, afir­ma Pé­rez.

Así, el NOA quie­re se­guir sien­do el em­pe­ra­dor de los li­mo­nes. t

Pé­rez. Ge­ren­te téc­ni­ca de Afi­noa.

Ci­trus. Con pro­yec­ción mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.