In­te­gra­ción to­do­te­rreno

Leo­nar­do Ma­teos, de Ro­berts, en el no­roes­te bo­nae­ren­se, pro­du­ce jun­to a su fa­mi­lia unas 1.300 hec­tá­reas, brin­da ser­vi­cios de siem­bra y trans­por­te a ter­ce­ros, y ase­so­ra un cam­po ga­na­de­ro.

Clarin - Rural - - TAPA - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

El pro­duc­tor y con­tra­tis­ta Leo­nar­do Ma­teos tra­ba­ja 1.300 hec­tá­reas, jun­to a to­da su fa­mi­lia, en el no­roes­te bo­nae­ren­se, con ba­se en Ro­berts. Ade­más, tie­ne una em­pre­sa de trans­por­te con su her­mano y ase­so­ra en ga­na­de­ría. Pu­ra pa­sión por el cam­po.

Si de di­ver­si­fi­car se ha­bla en es­tos tiem­pos en el sec­tor agro­pe­cua­rio, pa­ra Leo­nar­do Ma­teos no es na­da nue­vo. Y su ex­pe­rien­cia lo ra­ti­fi­ca.

Lue­go de ha­ber­se re­ci­bi­do de in­ge­nie­ro agró­no­mo en Ju­nín, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, es­te jo­ven oriun­do de Ro­berts, un pue­blo si­tua­do en el no­roes­te bo­nae­ren­se, cer­ca de Lin­coln, se de­di­có de lleno al cam­po que tan­to quie­re. “Mis abue­los y mis pa­dres me in­cul­ca­ron es­ta pro­fe­sión”, re­cor­dó en la re­co­rri­da que hi­zo jun­to a Cla­rín Ru­ral.

Así, con tan so­lo 28 años, Leo­nar­do es un agró­no­mo to­do­te­rreno: jun­to a su fa­mi­lia lle­van ade­lan­te una em­pre­sa que se de­di­ca a pro­du­cir en cam­pos pro­pios y al­qui­la­dos. Ade­más, con su her­mano, pres­ta ser­vi­cios de siem­bra y trans­por­te de gra­nos a ter­ce­ros. “Em­pe­cé a ser pro­duc­tor y con­tra­tis­ta des­de que na­cí, por­que con po­cos años, ya an­da­ba subido en las má­qui­nas de mis abue­los”, se de­fi­nió Leo­nar­do.

Pe­ro, a su vez, ase­so­ra un es­ta­ble­ci­mien­to ga­na­de­ro de 2.000 hec­tá­reas des­de el 2013 que es­tá ubi­ca­do al la­do de uno de los cam­pos que al­qui­la con la em­pre­sa fa­mi­liar. Allí, pla­nea la siem­bra de pas­tu­ras y cul­ti­vos pa­ra pi­car y ha­cer ro­llos.

Por es­to, Cla­rín Ru­ral lle­gó has­ta “El Tré­bol”, pa­ra co­no­cer más a fon­do a es­te em­pren­de­dor.

Lue­go de la di­vi­sión de los cam­pos de sus abue­los en­tre su pa­dre y sus tíos, co­men­zó a to­mar for­ma la em­pre­sa con­for­ma­da por sus pa­dres, Ro­ber­to y Sil­via, y su her­mano, Ge­rar­do.

“Es­toy en­car­ga­do del equi­po de siem­bra y co­se­cha y par­te del ase­so­ra­mien­to de la ges­tión. Mi pa­pá me ayu­da en las de­ci­sio­nes agro­nó­mi­cas pe­ro ha si­do muy abier­to y ha­ce tres años que las to­mo en su ma­yo­ría por mi cuen­ta. Mi her­mano se ocu­pa del trans­por­te de la co­se­cha y mi ma­má, de la fac­tu­ra­ción y de los trá­mi­tes en los ban­cos”, des­cri­bió Leo­nar­do.

Siem­bran en to­tal 1.300 hec­tá­reas y es­te año bus­can ex­ten­der­se en 150 hec­tá­reas más pa­ra am­pliar la pro­duc­ción, de las cua­les 320 hec­tá­reas son pro­pias y el res­to, arren­da­das.

La cla­ve pa­ra la fa­mi­lia Ma­teos se ba­sa en el arre­glo de los arren­da­mien­tos de los cam­pos. “El 90% son a lar­go pla­zo y es­to nos per­mi­te ro­tar con gra­mí­neas, co­mo tri­go y maíz, e in­ver­tir en la ma­yor tec­no­lo­gía po­si­ble pa­ra po­der ob­te­ner los má­xi­mos ren­di­mien­tos. Y los cam­pos que tie­nen sue­los más des­pa­re­jos, se arre­gla con el due­ño a por­cen­ta­je”, re­cal­có.

En es­te pun­to, hi­zo una pau­sa y re­pa­só que el sec­tor agro­pe­cua­rio de­be apren­der de los erro­res an­te­rio­res. “Si suben mu­cho los al­qui­le­res, nues­tra po­lí­ti­ca es res­cin­dir los con­tra­tos aun­que nos due­la”, des­ta­có.

La ro­ta­ción his­tó­ri­ca se ba­sa en so­ja, tri­go y maíz. Pe­ro en los úl­ti­mos años no han po­di­do lle­var a ca­bo es­ta pla­ni­fi­ca­ción al 100%. En la cam­pa­ña pa­sa­da so­lo im­plan­ta­ron 100 hec­tá­reas de tri­go. Sin em­bar­go, en es­te año ya vol­vie­ron con to­do a la ro­ta­ción y le des­ti­na­rán al ce­real 400 hec­tá­reas an­te las me­jo­res pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas pa­ra el cul­ti­vo.

“Es un gran año pa­ra el tri­go por­que los cam­pos es­tán al to­pe de agua y dan un año muy frío, dos as­pec­tos que ayu­dan a una me­jor pro­duc­ción. No­so­tros bus­ca­mos más rin­de que ca­li­dad por­que con ma­yor pro­duc­ción, se equi­pa­ra lo que se pa­ga por la ca­li­dad”.

Pe­ro Leo­nar­do fue más allá y ana­li­zó lo que sig­ni­fi­ca vol­ver a pro­du­cir cul­ti­vos de in­vierno pa­ra los pueblos. “No so­lo es cla­ve pa­ra la ro­ta­ción. Des­de ma­yo, que ter­mi­na ge­ne­ral­men­te la co­se­cha de so­ja, has­ta sep­tiem­bre, que se vuel­va a sem­brar la olea­gi­no­sa, no hay mo­vi­mien­to en los pueblos. Ade­más, aho­ra los pro­duc­to­res nos po­dre­mos fi­nan­ciar lue­go de la co­se­cha del ce­real”, se en­tu­sias­mó.

Con res­pec­to al maíz, en la cam­pa­ña pa­sa­da no sem­bra­ron por­que las me­di­das pa­ra el cul­ti­vo, se­gún Leo­nar­do, lle­ga­ron de­ma­sia­do tar-

de y la de­ci­sión ya es­ta­ba to­ma­da de im­plan­tar so­ja con di­fe­ren­tes ci­clos y fe­chas de siem­bra.

“Es­te año ha­re­mos dos lo­tes que tu­vi­mos pro­ble­mas con ma­le­zas, so­bre to­do con el yu­yo co­lo­ra­do. Es­to nos da­rá más he­rra­mien­tas pa­ra con­tro­lar­la”, acla­ró.

Leo­nar­do es­pe­ci­fi­có que el yu­yo co­lo­ra­do ya se em­pe­zó a ob­ser­var es­te año en al­gu­nos rin­co­nes, alam­bra­dos, cu­ne­tas y ca­mi­nos ru­ra­les, por lo que re­co­men­dó es­tar más aten­to. “Es­to re­pre­sen­ta un in­cre­men­to de los cos­tos de 30 a 50 dó­la­res por hec­tá­rea”, di­jo.

Otra ma­le­za que es­tá pre­sen­te en aque­lla zo­na bo­nae­ren­se es la ra­ma ne­gra, pe­ro afir­mó que el con­trol es más efi­cien­te. “Las gra­mí­neas son las ma­le­zas que tam­bién se vie­nen por­que ya el gli­fo­sa­to no los con­tro­la”, sen­ten­ció.

En es­ta re­gión pre­do­mi­na el maíz de se­gun­da o tar­dío que, se­gún cuen­tas de Leo­nar­do, es si­mi­lar o más ren­ta­ble que sem­brar un maíz de pri­me­ra. “Le­van­ta el pi­so de pro­duc­ción y es­qui­va enero, un mes crí­ti­co con res­pec­to a las llu­vias”, de­ta­lló los be­ne­fi­cios de es­te plan­teo. Y agre­gó que pa­ra fi­nes de es­te año se su­ma que se es­pe­ra un año Ni­ña.

En pa­ra­le­lo, Leo­nar­do tra­ba­ja tam­bién jun­to con su her­mano Ge­rar­do, de 25 años, rea­li­zan­do ser­vi­cio de siem­bra a ter­ce­ros. Co­men­za­ron a tra­ba­jar con un pool de siem­bra que lle­gó a Ameg­hino y al que has­ta el mo­men­to le con­ti­núan tra­ba­ján­do­le. De­pen­dien­do del año, tra­ba­jan en­tre 7.000 y 8.000 hec­tá­reas.

“Te­ne­mos un equi­po in­de­pen­dien­te, por afue­ra de la em­pre­sa fa­mi­liar. An­tes, en los cam­pos te­nía­mos el pro­ble­ma por no po­der sem­brar en fe­cha óp­ti­ma la so­ja. En­ton­ces, de­ci­di­mos com­prar un equi­po más chi­co pa­ra ha­cer­lo en el 2009”, na­rró.

Así, con es­ta in­ver­sión, com­pa­ró que con lo que pro­du­cen ex­tra de so­ja por sem­brar de for­ma óp­ti­ma, en apro­xi­ma­da­men­te 5 años abo­nan el equi­po de siem­bra. “Es­to nos da ai­re pa­ra no an­dar co­rrien­do en­tre ca­da cam­po”, sos­tu­vo.

Su­ma­do a es­to, y pa­ra ha­cer una ma­yor in­te­gra­ción, la fa­mi­lia Ma­teos po­see 4 ca­mio­nes que uti­li­zan pa­ra trans­por­tar los gra­nos. La prio­ri­dad es el tra­ba­jo a ter­ce­ros mien­tras que la pro­duc­ción fa­mi­liar se em­bol­sa. Una vez fi­na­li­za­da la cam­pa­ña afue­ra, sa­can lo pro­pio y lo co­mer­cia­li­zan con la em­pre­sa Gro­bo­co­pa­tel Hnos.

Una cues­tión que re­sal­tó Leo­nar­do es la fal­ta de mano de obra. “Se es­tá com­pli­can­do con­se­guir ope­ra­rios que quie­ran tra­ba­jar en el cam­po. Bus­ca­mos am­pliar nues­tra pro­duc­ción pe­ro no nos re­sul­ta fá­cil por­que fal­ta gen­te ca­li­fi­ca­da. Así, pre­fe­ri­mos com­prar una má­qui­na con más an­cho de la­bor que am­pliar nues­tro par­que de ma­qui­na­ria”, di­jo, ya que pa­ra los Ma­teos el equi­po de tra­ba­jo es una pa­ta fun­da­men­tal.

Leo­nar­do Ma­teos es un fiel re­fle­jo, co­mo lo son tan­tos otros en el país, de que el cam­po es más que un tra­ba­jo y se con­vier­te en una ta­rea en la que se une y dis­fru­ta to­do el gru­po fa­mi­liar. t

So­ja de se­gun­da. Ma­teos, en un lo­te a pun­to de co­se­char­se, ha­ce muy po­cos días.

En su sal­sa. Leo­nar­do Ma­teos, a pun­to de sem­brar el tri­go ha­ce po­cos días, ob­ser­va el ca­jón fer­ti­li­za­dor car­ga­do con fós­fo­ro en un cam­po de Ameg­hino, Bs. As.

Ac­ción. Co­mo con­tra­tis­tas, los her­ma­nos Ma­teos siem­bran 8.000 hec­tá­reas.

Tri­go. En cam­po pro­pio, es­te año im­plan­ta­rán 400 hec­tá­reas del ce­real.

Se­mi­lla. La fa­mi­lia Ma­teos bus­ca ren­di­mien­to más que ca­li­dad.

1

La co­se­cha de so­ja, a pleno. 1- Ge­rar­do Ma­teos, de 25 años, en un lo­te de so­ja de se­gun­da. 2Leo­nar­do jun­to a su hi­ja Pía, cer­ca del equi­po de co­se­cha en un cam­po de Pas­teur. 3- Op­ti­ma ca­li­dad de so­ja de se­gun­da co­se­cha­da con re­tra­so. 4- En una ta­rea es­tra­té­gi­ca, los Ma­teos em­bol­san la so­ja. 2

4

3

Ga­na­do. Leo­nar­do Ma­teos ase­so­ra un cam­po ga­na­de­ro de 2.000 hec­tá­reas.

¡Hay equi­po!. El plan­tel com­ple­to de tra­ba­jo, de­lan­te de los ca­mio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.