Otra vez, a ge­ne­rar de­man­da

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El te­rre­mo­to po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co ge­ne­ra­do por el Brexit do­mi­na la es­ce­na glo­bal. Por su­pues­to, im­pac­ta en los mer­ca­dos agrí­co­las. A la ho­ra de re­dac­tar es­tas lí­neas, ayer por la ma­dru­ga­da, se de­rrum­ba­ban las co­ti­za­cio­nes de los prin­ci­pa­les ru­bros de in­te­rés pa­ra es­tas pam­pas. En el me­dio de los re­me­zo­nes, sin em­bar­go, se­ría muy te­me­ra­rio plan­tear con­clu­sio­nes de­fi­ni­ti­vas.

El oro, por ejem­plo, subía un 23% (en li­bras, en dó­la­res “só­lo” un 6%). En ge­ne­ral, a los me­ta­les se los in­clu­ye en la ca­te­go­ría “com­mo­di­ties” jun­to con los gra­nos y otros pro­duc­tos.

La pre­gun­ta es por qué en­ton­ces los gra­nos no si­guen la mis­ma ten­den­cia. La res­pues­ta ob­via es que los gra­nos tie­nen sus pro­pios fun­da­men­tos, y que és­tos pre­va­le­cen por en­ci­ma de las tur­bu­len­cias oca­sio­na­das por la de­ci­sión de la mi­tad más uno de los bri­tá­ni­cos de aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea.

Va­ya­mos en­ton­ces a los “fun­da­men­tals” de los mer­ca­dos agrí­co­las, que es lo que nos in­tere­sa.

La mi­tad de las di­vi­sas que in­gre­san al país pro­vie­nen de la agroin­dus­tria so­je­ra y ce­rea­le­ra. Que ade­más en­cie­rran una ca­rac­te­rís­ti­ca muy par­ti­cu­lar: son ex­por­ta­cio­nes com­pe­ti­ti­vas, ba­sa­das en el flu­jo na­tu­ral de los ne­go­cios, con ba­lan­ces de in­ter­cam­bio am­plia­men­te su­per­avi­ta­rios. En­tre un dó­lar en fer­ti­li­zan­tes y sa­len 10 dó­la­res de tri­go, maíz, so­ja o gi­ra­sol. Y sus de­ri­va­dos de va­lor agre­ga­do.

Li­be­ra­dos del ce­po cam­bia­rio, res­ta­ble­ci­da la li­ber­tad de co­mer­cio, to­dos per­ci­ben que la Ar­gen­ti­na re­to­ma la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas, que ve­nía per­dien­do ai­re des­de 2008.

El tor­pe en­sa­ña­mien­to contra el agro en la era K fue co­mo un pa­lo cru­za­do en la rue­da de­lan­te­ra de la bi­ci­cle­ta. De mi­la­gro, el cam­po y el país za­fa­ron del po­rra­zo. Aho­ra arran­ca­mos.

Pe­ro el mun­do ya to­mó no­ta. Un im­por­tan­te ana­lis­ta de Chica­go se hi­zo eco es­ta se­ma­na de los co­men­ta­rios que bro­tan aquí so­bre in­cre­men­tos drás­ti­cos en la siem­bra de tri­go y, so­bre to­do, maíz.

En un mar­co en el que la in­ci­pien­te se­quía ve­nía ten­san­do los mer­ca­dos, es­ta no­ti­cia tu­vo tan­to im­pac­to co­mo los pro­nós­ti­cos de bue­nas llu­vias en los pró­xi­mos días. Con­se­cuen­cia: en los Es­ta­dos Uni­dos na­die ha­bla de co­se­cha ré­cord, pe­ro tam­po­co ven po­si­bi­li­dad al­gu­na de una de­ba­cle co­mo la del 2011. A eso se su­ma la reapa­ri­ción del maíz ar­gen­tino, que os­ten­ta­ba el se­gun­do lu­gar (de­trás de los Es­ta­dos Uni­dos) has­ta que lle­gó la ge­nia­li­dad de “la me­sa de los ar­gen­ti­nos”. La se­ma­na pa­sa­da, va­le la pe­na re­cor­dar, en­tró tri­go uru­gua­yo.

En po­cas pa­la­bras: la úni­ca cer­te­za es que ha­brá mu­cho maíz en el mer­ca­do. Ya sa­be­mos que ha­ce fal­ta pa­ra las ro­ta­cio­nes, que la re­si­lien­cia de es­tas pam­pas y sus ges­to­res (leit mo­tiv del pró­xi­mo con­gre­so de Aa­pre­sid) se sus­ten­ta en las gra­mí­neas, etc.

Es­to au­gu­ra un flu­jo cre­cien­te de tri­go y maíz en la ofer­ta que Ar­gen­ti­na vuel­ca al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. Si cae el pre­cio del maíz, por va­sos co­mu­ni­can­tes tam­bién lo ha­rá la so­ja.

En es­te con­tex­to, es fun­da­men­tal ge­ne­rar nue­vos mer­ca­dos. El Mi­nis­tro de Agroin­dus­tria, Ri­car­do Bur­yai­le, se de­di­có con mu­cho em­pe­ño a re­sol­ver la enor­me can­ti­dad de pro­ble­mas que he­re­dó de la era K. Pe­ro es el mo­men­to de sa­lir a la ofen­si­va.

Los mer­ca­dos no so­lo es­tán afue­ra. Aquí hay mu­cho por ha­cer. La pri­me­ra ta­rea, sen­ci­lla, es re­em­pla­zar el MTBE que hoy usan las naf­tas co­mo oxi­ge­nan­te, por ETBE. Es­te se ob­tie­ne a par­tir del eta­nol, de ca­ña y de maíz. El de ca­ña no pue­de cre­cer mu­cho. El de maíz es in­fi­ni­to, só­lo ha­ce fal­ta le­van­tar más des­ti­le­rías.

A me­diano pla­zo, la de­man­da se­rá im­po­nen­te. Ya ha­bla­mos, la se­ma­na pa­sa­da, de la nue­va tec­no­lo­gía de cel­das de eta­nol que in­tro­du­jo Nis­san Co. en Ja­pón. Per­mi­te usar un com­bus­ti­ble mez­cla en par­tes igua­les de eta­nol y agua, pa­ra au­tos eléc­tri­cos de car­bono neu­tro.

Es­to fi­ja un pi­so a los pre­cios del maíz: en la me­di­da que ba­jen, cons­ti­tui­rán un es­tí­mu­lo a la ex­pan­sión de su uso. t

Los mer­ca­dos no so­lo es­tán afue­ra. Aquí, en el país, hay mu­cho por ha­cer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.