El agro y Mar­tín Fie­rro

Clarin - Rural - - GANADERÍA - Dia­na Mon­dino Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Her­nán­dez es­cri­bió el Mar­tín Fie­rro en 1872. To­da­vía ayu­da a en­ten­der nues­tra si­tua­ción ac­tual. Cuan­do asu­mió el nue­vo go­bierno, en di­ciem­bre, Ar­gen­ti­na es­ta­ba en de­fault, con una in­fla­ción enor­me, co­mer­cio ex­te­rior pa­ra­li­za­do y fuer­tes pre­sio­nes de to­do ti­po. Se­gu­ra­men­te el pre­si­den­te Ma­cri pen­sa­ba co­mo Mar­tín Fie­rro: “Ven­gan san­tos mi­la­gro­sos, ven­gan to­dos en mi ayu­da, que la len­gua se me añu­da, y se me tur­ba la vis­ta, pi­do a Dios que me asis­ta, en una oca­sión tan ru­da”.

In­de­pen­dien­te­men­te de la opi­nión po­lí­ti­ca, es in­dis­pen­sa­ble re­co­no­cer los vai­ve­nes con que vi­vi­mos. Po­si­ble­men­te des­de la 125 los es­tra­gos ha­yan si­do más no­ta­bles, pe­ro no es na­da nue­vo en nues­tra his­to­ria eco­nó­mi­ca: “El ri­gor de las des­di­chas, he­mos so­por­ta­do diez años, pe­re­gri­nan­do en­tre ex­tra­ños, sin te­ner don­de vi­vir, y obli­ga­dos a su­frir, una má­qui­na de da­ños”.

En só­lo 6 me­ses se han so­lu­cio­na­do al­gu­nos gra­ví­si­mos pro­ble­mas, pe­ro eso “ya pa­só”. Aún es­pe­ra­mos con gran an­sie­dad una caí­da abrup­ta en la in­fla­ción y una me­jo­ra en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Que­re­mos re­sul­ta­dos in­me­dia­tos, sin re­co­no­cer que las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas son con­se­cuen­cias de años de di­fe­ren­tes y cam­bian­tes po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas. Di­fí­cil es que un go­bierno eje­cu­te po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas sin erro­res.

El te­ma es que en eco­no­mía to­da po­lí­ti­ca de­fi­ni­ti­va­men­te afec­ta in­tere­ses y crea dis­tor­sio­nes. El ca­so más em­ble­má­ti­co es la po­lí­ti­ca de dé­ca­das, don­de por be­ne­fi­ciar a la ciu­dad y la in­dus­tria, se afec­ta ex­ce­si­va­men­te al in­te­rior y al sec­tor agro­pe­cua­rio. Hay des­em­pleo en las ciu­da­des y pa­ra asis­tir­lo la pro­duc­ción de los pueblos de­be pa­gar al­tos im­pues­tos. El sec­tor agro­pe­cua­rio es el más com­pe­ti­ti­vo del país y car­ga so­bre sus es­pal­das no só­lo un in­ten­so pe­so im­po­si­ti­vo, sino con la di­fi­cul­tad de en­con­trar gen­te ta­len­to­sa que quie­ra y pueJo­sé da tra­ba­jar en pueblos que ca­si no tie­nen in­fra­es­truc­tu­ra.

Fal­ta mu­cho pa­ra que el sec­tor pue­da des­ple­gar to­da su po­ten­cia­li­dad, pe­ro re­co­noz­ca­mos que la eli­mi­na­ción o re­duc­ción de re­ten­cio­nes y ROEs fue un ac­to de va­len­tía eco­nó­mi­ca inusual. Pe­ro qui­tar al­gu­nos im­pues­tos no es su­fi­cien­te.

Sa­be­mos que las re­gu­la­cio­nes de to­do ti­po que pe­san en la eco­no­mía son de di­fí­cil cum­pli­mien­to. Es no­ta­ble que quie­nes no creen en el ca­pi­ta­lis­mo y los mer­ca­dos, si­mul­tá­nea­men­te di­gan que con el “ya no tan al­to dó­lar” de­bie­ra ser su­fi­cien­te pa­ra pro­du­cir. Las llu­vias y los au­men­tos de cos­tos han re­du­ci­do nue­va­men­te el mar­gen de los pro­duc­to­res. Las eco­no­mías re­gio­na­les die­ron un me­ro pa­si­to atrás del pre­ci­pi­cio y los que se ani­ma­ron a sem­brar o arren­dar hoy tie­nen már­ge­nes muy fi­ni­tos.

Otro te­ma re­le­van­te es dis­tin­guir en­tre las di­fi­cul­ta­des de la fun­ción pú­bli­ca y el sec­tor pri­va­do. No só­lo los tiem­pos son di­fe­ren­tes, ya que hay una gran can­ti­dad de nor­ma­ti­vas en­go­rro­sas que de­mo­ran la to­ma de de­ci­sio­nes, sino que tam­bién es­tán los exi­to­sos en el ám­bi­to pri­va­do, que tro­pie­zan -o los ha­cen tro­pe­zar- cuan­do to­man de­ci­sio­nes pa­ra el sec­tor pú­bli­co: “Yo he vis­to mu­chos can­to­res, con fa­mas bien ob­te­ni­das, y que des­pués de ad­qui­ri­das, no las pue­den sus­ten­tar, parece que sin lar­gar, se can­sa­ron en par­ti­das”.

Re­du­cien­do la car­ga im­po­si­ti­va, sim­pli­fi­can­do el sis­te­ma re­gu­la­to­rio y, so­bre­to­do, ani­man­do a que ha­ya in­ver­sión, no me ca­be du­da que po­dre­mos vol­ver a con­cen­trar­nos en lo que to­dos que­re­mos: lar­gar­nos a tra­ba­jar. “Y ape­nas la ma­dru­ga­da, em­pe­za­ba co­lo­riar, los pá­ja­ros a can­tar, y las ga­lli­nas a apiar­se, era co­sa de lar­gar­se, ca­da cual a tra­ba­jar”, alien­ta el Mar­tín Fie­rro.

Ha­cia ade­lan­te. El desafío es cons­truir un mar­co pre­vi­si­ble pa­ra el desa­rro­llo de la agroin­dus­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.