Ga­na­de­ría con sig­nos vi­ta­les

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héctor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

To­dos los bie­nes y ser­vi­cios que ge­ne­ra una so­cie­dad tieo­cu­rrie­ra nen un ci­clo de vi­da. Se com­por­tan co­mo cual­quier ser crea­do des­de la ne­bu­lo­sa pri­mi­ti­va: na­cen, se desa­rro­llan, cre­cen y mue­ren. Los ex­per­tos han des­crip­to este pro­ce­so di­bu­jan­do la cur­va sig­moi­de, la S in­cli­na­da que nos mues­tra que to­do tiene un ini­cio aza­ro­so, lue­go una fa­se de cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial, has­ta que se al­can­za el pla­teau y lle­ga la de­ca­den­cia.

Que al­go des­apa­rez­ca, en­ton­ces, es un he­cho na­tu­ral. La hu­ma­ni­dad, que se su­po­ne in­te­li­gen­te, apro­ve­cha ese ci­clo de vi­da pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos, so­cia­les; en sen­ti­do llano, “sa­tis­fa­cer ne­ce­si­da­des”.

La his­to­ria de la hu­ma­ni­dad es­tá ja­lo­na­da con hi­tos que han de­ja­do la mar­ca in­de­le­ble del pro­gre­so. Tam­bién en la Ar­gen­ti­na.

Pe­ro quie­nes ha­bi­ta­mos es­tas pam­pas pa­re­ce­mos em­pe­ñar­nos en con­tra­de­cir la na­tu­ra­le­za de las co­sas.

Sin en­trar en el de­ta­lle no me­nor de las cau­sa­li­da­des, lo con­cre­to es que nos hi­ci­mos ex­per­tos en in­ten­tar mo­di­fi­car la cur­va, en lu­gar de apro­ve­char a pleno la fa­se as­cen­den­te. A ve­ces, cor­tan­do las bre­vas in­ma­du­ras. Otras ve­ces, di­rec­ta­men­te fir­man­do el ac­ta de de­fun­ción a pe­sar de la pre­sen­cia de sig­nos vi­ta­les.

La his­to­ria y el pre­sen­te de la ga­na­de­ría ar­gen­ti­na sub­ra­ya es­tos ras­gos de nues­tra hu­ma­ni­dad con grue­sos tra­zos de evidencias.

Co­mo re­cor­dá­ba­mos la se­ma­na pa­sa­da en es­ta co­lum­na, los hi­tos de la pri­me­ra epo­pe­ya de las pam­pas re­ver­be­ran en la bo­te­lla del Cria­do­res, con las ca­be­zas de los to­ros fun­da­do­res. Tar­quino, Vir­tuo­so y Niá­ga­ra. La re­vo­lu­ción ge­né­ti­ca. El alam­bra­do, el mo­lino, las agua­das, or­ga­ni­zán­do­se en es­tan­cias. Los grin­gos con sus ara­dos, la al­fal­fa. En trein­ta años se creó una enor­me ri­que­za, con­vir­tien­do los pa­jo­na­les del de­sier­to en un ver­gel, el baby beef lle­gan­do a Li­ver­pool en bu­ques fri­go­rí­fi­cos. Co­mo sub­pro­duc­to, fui­mos gra­ne­ro del mun­do.

La ciu­dad de Bue­nos Ai­res ex­hi­be en sus lu­ga­res más be­llos y em­ble­má­ti­cos la for­ma en que aque­lla ri­que­za di­fun­dió por to­da la so­cie­dad. Tam­bién Ro­sa­rio.

Las rui­nas de los vie­jos fri­go­rí­fi­cos, las mal­te­rías y los mo­li­nos mues­tran que aquí ha­bía in­dus­tria des­de mu­cho an­tes de que se nos for­zar otro desa­rro­llo in­dus­trial. Al­guien em­pe­zó a pen­sar que la mo­der­ni­dad era ha­cer otra co­sa.

Pe­ro la reali­dad siem­pre se su­ble­va, co­mo di­ce Jorge Cas­tro. Aho­ra, vie­ne el con­gre­so de Aa­pre­sid, ba­jo el su­ge­ren­te leit mo­tiv de la “Re­si­lien­cia”. Es la ca­pa­ci­dad del Ave Fé­nix, que re­sur­ge de sus ce­ni­zas. La agroin­dus­tria ar­gen­ti­na, en par­ti­cu­lar su ga­na­de­ría, tiene una enor­me re­si­lien­cia.

Ha­ce cua­ren­ta años, cuan­do me ini­cia­ba en es­tos me­nes­te­res, la Ar­gen­ti­na li­de­ra­ba to­da­vía las ex­por­ta­cio­nes mun­dia­les de car­ne. Des­de en­ton­ces, no pa­ra­mos de caer. El plano in­cli­na­do se fue em­pi­nan­do y, en la dé­ca­da pa­sa­da, en­tra­mos di­rec­ta­men­te en ti­ra­bu­zón. Ya sa­be­mos es­to. Cam­bia­mos.

Es­ta se­ma­na, la Ru­ral ge­ne­ró un he­cho for­mi­da­ble. Más de vein­te en­ti­da­des de to­da la ca­de­na de pro­teí­nas ani­ma­les, se sen­ta­ron en el es­tra­do y pe­ga­ron un pu­ñe­ta­zo en la me­sa.

Bas­ta de de­ca­den­cia. Con­sen­so enor­me acer­ca de las po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to. Con­vic­ción de que los mer­ca­dos es­tán lis­tos, y que los es­ca­sos nu­ba­rro­nes que se pre­sen­tan en el ho­ri­zon­te glo­bal (cam­bio cli­má­ti­co, bie­nes­tar ani­mal, ten­den­cias del con­su­mo) se pue­den di­si­par con bue­nos ar­gu­men­tos y la ima­gen de es­tas pam­pas que el mun­do año­ra.

Fue muy fuer­te la fo­to del mi­nis­tro de Agroin­dus­tria, Ri­car­do Bur­yai­le, con los vein­te re­pre­sen­tan­tes de los es­la­bo­nes que com­po­nen es­ta ca­de­na de va­lor de 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Des­de los tra­ba­ja­do­res has­ta los ex­por­ta­do­res, pa­san­do por cria­do­res, en­gor­da­do­res, agen­tes co­mer­cia­les, su­per­mer­ca­dos. El ne­go­cio con el que la Ar­gen­ti­na se hi­zo via­ble es­tá vi­vi­to y co­lean­do.

Pe­ro hay que ha­cer los de­be­res. Or­den es pro­gre­so. To­dos, y ca­da uno, sa­ben de qué se tra­ta.

>Ha­ce 40 años el país li­de­ra­ba la ex­por­ta­ción mun­dial, pe­ro lue­go no pa­ró de caer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.