Mi San­tia­go que­ri­do

La fa­mi­lia Bér­to­li lle­gó a Ban­de­ra, San­tia­go del Es­te­ro, des­de el sud­es­te cor­do­bés. Y en trein­ta años con­so­li­da­ron una em­pre­sa agro­ga­na­de­ra que tie­ne un ob­je­ti­vo muy cla­ro: ser sus­ten­ta­ble.

Clarin - Rural - - TAPA - BAN­DE­RA, SGO. DEL ES­TE­RO. ENV. ES­PE­CIAL Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Re­co­rrien­do el nor­te agrí­co­la del país, una zo­na pro­duc­ti­va se pue­den en­con­trar allí a los pro­duc­to­res pio­ne­ros que, con men­ta­li­dad proac­ti­va y desa­rro­llis­ta, lle­ga­ron des­de la zo­na cen­tral del país ha­ce varios años.

Es la his­to­ria de Ri­car­do Bér­to­li, que en el año 1987 ad­qui­rió su pri­mer cam­po en Ban­de­ra, San­tia­go del Es­te­ro. “El es­tí­mu­lo en esos años era ad­qui­rir cam­pos en es­ta zo­na pa­ra ha­cer ga­na­de­ría”, re­cuer­da el pro­duc­tor, que ha­bía lle­ga­do des­de el sud­es­te cor­do­bés.

Co­mo to­do nue­vo desafío, el cual es­tá su­je­to a los re­sul­ta­dos exi­to­sos de los pri­me­ros años, Bér­to­li sa­bía que a Ban­de­ra ha­bía lle­ga­do pa­ra que­dar­se. A los dos años de ha­ber lle­ga­do, mien­tras ar­ma­ba la em­pre­sa mix­ta y fa­mi­liar jun­to con sus hermanos, el pro­duc­tor mu­dó a su fa­mi­lia. Lle­ga­ron su es­po­sa y sus hi­jos, Ma­tías y Ro­cío, de tres y dos años, res­pec­ti­va­men­te. Esos ni­ños de en­ton­ces, hoy son los que es­tán to­man­do la pos­ta de la em­pre­sa que ges­tó su pa­dre.

En una char­la con Cla­rín Ru­ral, Ri­car­do, Ma­tías, Ro­cío y Adrián Va­rro­ne, téc­ni­co de la fir­ma, ha­bla­ron del pre­sen­te y los prin­ci­pa­les desafíos que tie­nen en la re­gión. “Co­men­za­mos a tra­ba­jar es­tos cam­pos en 1988 y, al año si­guien­te, su­fri­mos una se­quía his­tó­ri­ca que afec­tó a to­do el país. En un prin­ci­pio, sem­brá­ba­mos so­ja no OGM y ha­cía­mos ga­na­de­ría, co­mo en Cór­do­ba. Lue­go, la lle­ga­da de la so­ja trans­gé­ni­ca, a me­dia­dos de los 90, nos per­mi­tió apos­tar a otro pa­ra­dig­ma y co­men­zar a ha­cer siem­bra di­rec­ta”, re­la­ta Ri­car­do.

Ac­tual­men­te, la fir­ma con­ti­núa sien­do agro­ga­na­de­ra y su ne­go­cio es­tá re­pre­sen­ta­do en un 80 por cien­to por la agri­cul­tu­ra y el 20 por cien­to por la ga­na­de­ría de ci­clo com­ple­to. A la vez, el 60 por cien­to de las tie­rras son pro­pias y el 40 por cien­to, al­qui­la­das.

Ellos cuen­tan que la ga­na­de­ría tie­ne un rol es­tra­té­gi­co, que di­men­jo­ven, sia­ron ha­ce un par años cuan­do las ex­ce­si­vas llu­vias inun­da­ron to­da la re­gión y per­die­ron par­te de la su­per­fi­cie agrí­co­la. En ese mo­men­to, tra­je­ron a los no­vi­llos re­cria­dos a pas­to de un cam­po pro­pio en Aña­tu­ya, tam­bién en San­tia­go del Es­te­ro, y los ter­mi­na­ron en Ban­de­ra. Esos les per­mi­tió ha­cer fren­te a las fi­nan­zas de ese año, afir­ma­ron.

Con la ex­pe­rien­cia en es­te ne­go­cio, ade­más de que por varios años tu­vie­ron ca­ba­ña Bran­gus, es­te año, los Bér­to­li de­tec­ta­ron una opor­tu­ni­dad en la ga­na­de­ría a par­tir de la in­ten­ción de mu­chos pro­duc­to­res de vol­ver a es­ta ac­ti­vi­dad. Por eso Ma­tías sos­tie­ne que “la zo­na es­tá de­man­dan­do más hem­bras por­que mu­chos plan­teos es­tán vol­vien­do a la pro­duc­ción ga­na­de­ra. Por eso, re­tu­vi­mos más ter­ne­ras, y tam­bién com­pra­mos hem­bras pa­ra en­to­rar, pa­ra lue­go ven­der­las pre­ña­das”.

La lo­ca­li­dad de Ban­de­ra es el pun­to de co­ne­xión en­tre la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría. Allí ter­mi­nan a los no­vi­lli­tos con la alimentación a ba­se de maíz.

En es­tos am­bien­tes, de al­to po­ten­cial pro­duc­ti­vo, los Bér­to­li res­pe­tan una ro­ta­ción 50/50 de gra­mí­neas y le­gu­mi­no­sas. Pa­ra ellos, man­te­ner los am­bien­tes siem­pre sem­bra­dos es una de­ci­sión cla­ve, de­bi­do a los se­ve­ros pro­ble­mas de ero­sión eó­li­ca que afec­tan a la zo­na. Por eso, es­tán ha­cien­do to­dos los ajus­tes agro­nó­mi­cos ne­ce­sa­rios pa­ra te­ner cul­ti­vos to­do el año y, a la vez, in­ten­si­fi­car la pro­duc­ción.

“En in­vierno sem­bra­mos to­da la su­per­fi­cie con tri­go o ave­na, pe­ro la dis­po­ni­bi­li­dad de agua es la prin­ci­pal li­mi­tan­te pa­ra lo­grar­lo. De esa for­ma, ele­gi­mos gru­pos de ma­du­rez más cor­tos de so­ja pa­ra con­su­mir me­nos agua, que se ter­mi­nen an­tes y que, así, ha­ya agua dis­po­ni­ble pa­ra las siem­bras de oto­ño”, ex­pli­ca Ma­tías.

Por su par­te, la siem­bra de maíz pa­ra ellos es una his­to­ria re­cien­te. Va­rro­ne ex­pli­ca que en la cam­pa­ña 2007/08 cam­bió el ré­gi­men de llu­vias y se pu­do co­men­zar a sem­brar el ce­real. De esa for­ma, pu­die­ron di­se­ñar una ro­ta­ción in­ten­si­va, in­clu­yen­do al maíz, al­go que no es co­mún en la re­gión.

Asi­mis­mo, es­te cul­ti­vo fue un ter­mó­me­tro pa­ra ellos, ya que les per­mi­tió in­ver­tir más en tec­no­lo­gía de pro­ce­sos y de in­su­mos pa­ra po­ten­ciar la pro­duc­ción.

Ha­ce nue­ve cam­pa­ñas, cuen­ta el téc­ni­co, cuan­do co­men­za­ron a sem­brar maíz, tam­bién arran­ca­ron con la con­fec­ción de ma­pas de ren­di­mien­to ya que de­tec­ta­ban mu­cha va­ria­bi­li­dad en el rin­de del ce­real.

“Es­to se pro­du­cía por di­fe­ren­cias en el con­te­ni­do de fós­fo­ro, ya que la zo­na fue tam­be­ra o se de­bía a que en es­tos sue­los hu­bo mon­te. Por eso, em­pe­za­mos a fer­ti­li­zar con ni­tró­geno a los ce­rea­les pa­ra no li­mi­tar los te­chos de sus ren­di­mien­tos”, se­ña­la Ma­tías y aña­de que, ade­más, el 70 por cien­to de la su­per­fi­cie que siem­bran tie­ne la ven­ta­ja que les apor­ta la na­pa freá­ti­ca. Apo­ya­dos en la tec­no­lo­gía y los pro­ce­sos, los re­sul­ta­dos de los Ber­to­li son con­tun­den­tes, pe­ro ellos pue­den sor­tear pro­ble­mas co­mo

En el ci­clo 2007/08 cam­bió el ré­gi­men de llu­vias y se pu­do co­men­zar a sem­brar maíz. Eso per­mi­tió avan­zar en tec­no­lo­gías de pro­ce­sos. Adrián Va­rro­ne Ase­sor téc­ni­co El es­tí­mu­lo de fi­na­les de los años 80 pa­ra ve­nir a pro­du­cir a San­tia­go del Es­te­ro era la com­pra de cam­pos pa­ra ha­cer ga­na­de­ría. Ri­car­do Ber­to­li Pro­duc­tor Res­pe­tar una ro­ta­ción con 50 por cien­to de gra­mí­neas y le­gu­mi­no­sas nos per­mi­te mi­ni­mi­zar el im­pac­to de la ero­sión eó­li­ca. Ma­tías Ber­to­li Pro­duc­tor

las ma­le­zas re­sis­ten­tes, un fla­ge­lo muy ins­ta­la­do en esa re­gión. En sus cam­pos, lo­gran ren­di­mien­tos de 38 quin­ta­les de tri­go, de pro­me­dio, 31 quin­ta­les de so­ja, con pi­cos de 50, y 70 quin­ta­les de maíz, con má­xi­mos de 100.

Pe­ro, és­to no es to­do pa­ra el ne­go­cio de es­ta em­pre­sa fa­mi­liar. De­bi­do a la im­por­tan­cia de rea­li­zar las la­bo­res a tiem­po y de de­fen­der los ren­di­mien­tos, por­que en el nor­te del país los tiem­pos se acor­tan cuan­do se tra­ta de ma­le­zas, pla­gas y en­fer­me­da­des, ellos cuen­tan con su pro­pio par­que de ma­qui­na­ria.

En los re­sul­ta­dos y en el ma­ne­jo de los Bér­to­li se ve cla­ra­men­te la con­so­li­da­ción de un círcu­lo vir­tuo­so en lo téc­ni­co y eco­nó­mi­co en una zon di­fí­cil. A imi­tar­los.

Su­per­so­ja. De izq. a der. Adrián Va­rro­ne (ase­sor), Ri­car­do y Ma­tías Bér­to­li, en un ex­ce­len­te lo­te. La fa­mi­lia Bér­to­li lle­gó a Ban­de­ra, San­tia­go del Es­te­ro, ha­ce ca­si tres dé­ca­das, des­de el sud­es­te cor­do­bés. Allí, fue­ron abrien­do una nue­va fron­te­ra agrí­co­la. Hoy, con­so­li­da­dos en agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría, son re­fe­ren­tes y ya apun­tan a una nue­va eta­pa de ex­pan­sión.

Maíz. El ce­real in­ten­si­fi­có a la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría.

Gi­ra­sol. La olea­gi­no­sa es otro de los cul­ti­vos que in­te­gra la ro­ta­ción.

Tri­go. Es es­tra­té­gi­co pa­ra la con­ser­va­ción de los sue­los.

So­ja. La olea­gi­no­sa fue el pri­mer cul­ti­vo que lle­gó a los cam­pos de la em­pre­sa fa­mi­liar. Los cul­ti­va­res trans­gé­ni­cos per­mi­tie­ron de­jar las la­bran­zas y ha­cer di­rec­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.