El tri­go le abre la puer­ta al gi­ra­sol en el sur bo­nae­ren­se

La olea­gi­no­sa su­ma ven­ta­jas co­mo cul­ti­vo de se­gun­da.

Clarin - Rural - - TAPA - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

Las re­glas de jue­go cam­bia­ron pa­ra la cam­pa­ña que se sin re­ten­cio­nes (sal­vo la so­ja que tri­bu­ta 30%) ni res­tric­cio­nes pa­ra la co­mer­cia­li­za­ción, el tri­go, el maíz y el gi­ra­sol bus­can re­cu­pe­rar te­rreno per­di­do por el avan­ce de la so­ja en los úl­ti­mos años.

Así es co­mo en el sur de Bue­nos Ai­res, zo­na don­de pre­do­mi­nan los cul­ti­vos de in­vierno, hay una gran opor­tu­ni­dad pa­ra los cul­ti­vos de se­gun­da y el gi­ra­sol pi­ca en pun­ta. “Has­ta es­ta cam­pa­ña, la ce­ba­da era el cul­ti­vo con más su­per­fi­cie sem­bra­da en la zo­na, que se ca­rac­te­ri­za por sue­los so­me­ros (60 a 70 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad) agre­gan­do lue­go so­ja de se­gun­da”, pun­tua­li­zó Fer­nan­do Ross, in­te­gran­te del Inta Ba­rrow.

Pe­ro, aho­ra, el área de tri­go vol­vió a au­men­tar en aque­lla zo­na en de­tri­men­to de la ce­ba­da, por lo que con es­te nue­vo horizonte, los pro­duc­to­res co­men­za­ron a re­pen­sar el plan­teo pro­duc­ti­vo. “La ce­ba­da tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca de que se co­se­cha en no­viem­bre, lo que fa­vo­re­ce a la so­ja de se­gun­da”, in­di­có. Y el tri­go se co­se­cha a fi­nes del año y, en con­se­cuen­cia, la so­ja no ex­pre­sa to­do el po­ten­cial con siem­bras tan tar­días. “Vi­mos a tra­vés de en­sa­yos que el gi­ra­sol es el cul­ti­vo que me­jor se com­por­ta en siem­bras de enero”, ex­pli­có el téc­ni­co. Y agre­gó: “La fe­cha de siem­bra ideal de la so­ja de se­gun­da es a me­dia­dos de di­ciem­bre y, si se re­tra­sa, la ta­sa de rin­de de la so­ja cae 40 ki­los por día de atra­so a la fe­cha ade­cua­da de siem­bra”, ex­pli­có.

Así, se­gún co­men­tó Ross, ha­bía una di­fe­ren­cia de 700 ki­los en­tre una so­ja sem­bra­da en di­ciem­bre que cuan­do se im­plan­ta­ba en enero. Y con el gi­ra­sol ocu­rría lo in­ver­so: es com­pe­ti­ti­vo cuan­do se siem­bra en enero, a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­día cuan­do se im­plan­ta­ba en di­ciem­bre.

Pa­ra ejem­pli­fi­car, Ross re­tro­tra­jo in­for­ma­ción de los en­sa­yos rea­li­za­dos: el gi­ra­sol rin­dió es­te año en pro­me­dio so­bre ce­ba­da 1.000 ki­los y el año an­te­rior ob­tu­vo 1.500 ki­los. “Na­ce mu­cha ce­ba­da gua­cha y com­pi­te di­rec­ta­men­te con­tra la olea­gi­no­sa”, re­sal­tó.

En tri­go, por el otro la­do, no se da es­ta com­pli­ca­ción de la com­pe­ten­cia de las ma­le­zas y rin­die­ron 1.400 ki­los y el años pa­sa­do, 1.600 ki­los.

Pa­ra ex­pli­car la re­duc­ción en el rin­de en la cam­pa­ña pa­sa­da, acla­ró que hu­bo dos me­ses de llu­via con­ti­nua en los que no se pu­do co­se­char, lo que per­ju­di­có la pro­du­ci­ni­ció: ción. Otro ítem a te­ner en cuen­ta es el agre­ga­do de nu­trien­tes pa­ra al­can­zar los rin­des po­ten­cia­les. ”Por lo me­nos al gi­ra­sol hay que nu­trir­lo con ni­ve­les de fer­ti­li­za­ción bá­si­ca con 60 ki­los de dia­mó­ni­co y 80 ki­los de urea”, es­pe­ci­fi­có.

Pa­ra Lu­ciano Pi­lo­ni, ase­sor del sur bo­nae­ren­se e in­te­gran­te de la re­gio­nal Tres Arro­yos de Aa­pre­sid, el gi­ra­sol sem­bra­do en enero da ma­yor es­ta­bi­li­dad que la so­ja y, ade­más, es más sus­ten­ta­ble, por­que ro­ta prin­ci­pios ac­ti­vos pa­ra el con­trol de ma­le­zas y apor­ta co­ber­tu­ra. “Al no te­ner re­ten­cio­nes, el gi­ra­sol es más ren­ta­ble que años an­te­rio­res”, re­su­mió. t

Más es­pi­gas. Se sem­bra­rían 4,3 mi­llo­nes de hec­tá­reas de tri­go en es­ta cam­pa­ña.

Una tor­ta. Ross, del INTA, des­ta­ca la es­ta­bi­li­dad del gi­ra­sol.

Ro­ta­ción. Pi­lo­ni, de Aa­pre­sid, hi­zo fo­co en es­te pun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.