Una nue­va ti­pi­fi­ca­ción

El au­tor pro­po­ne pre­mi­sas pa­ra mo­der­ni­zar el sis­te­ma de ti­pi­fi­ca­ción de car­nes y me­jo­rar la efi­cien­cia de to­da la ca­de­na. Afir­ma que pro­mo­ver la pro­duc­ción de ani­ma­les más pe­sa­dos y au­men­tar el pe­so de fae­na es cla­ve pa­ra sa­tis­fa­cer la fu­tu­ra de­man­da in­te

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Ale­jan­dro Sa­lem­me Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

En­tre las ac­cio­nes que ayu­da­rán a au­men­tar la pro­duc­ción de car­ne en los pró­xi­mos años se des­ta­ca la crea­ción de un nue­vo sis­te­ma de ti­pi­fi­ca­ción de re­ses bo­vi­nas que mi­da ob­je­ti­va­men­te el ren­di­mien­to car­ni­ce­ro y la ca­li­dad de la car­ne y fa­vo­rez­ca la pro­duc­ción de ani­ma­les más pe­sa­dos, au­men­tan­do el pe­so de fae­na de ma­ne­ra na­tu­ral.

Pa­ra en­ten­der es­to ana­li­ce­mos to­da la ca­de­na de va­lor de la pro­duc­ción.

El con­su­mi­dor exi­ge car­ne de ca­li­dad, tier­na, ju­go­sa y sa­bro­sa, y es­tá dis­pues­to a pa­gar­la. En el pa­sa­do, por varios fac­to­res, en­tre ellos la fal­ta de un sis­te­ma de ti­pi­fi­ca­ción ba­sa­do en la ca­li­dad de la car­ne, se le en­se­ñó al con­su­mi­dor que de­bía com­prar cor­tes de ani­ma­les chi­cos pa­ra ase­gu­rar­se la ter­ne­za. Así sur­gie­ron los cor­tes de “ter­ne­ra” y “no­vi­lli­to” co­mo si­nó­ni­mos de ca­li­dad por los que los con­su­mi­do­res es­tu­vie­ron dis­pues­tos a pa­gar un ma­yor va­lor.

Es bien sa­bi­do que un no­vi­llo de me­nos de dos años, de 400 ki­los, bien ter­mi­na­do con un jus­to en­gra­sa­mien­to, no so­lo es tan tierno co­mo un ani­mal más jo­ven sino que ade­más su car­ne es más sa­bro­sa de­bi­do a un ma­yor en­gra­sa­mien­to in­tra­mus­cu­lar (mar­mo­lea­do). Por lo que ter­mi­nar ter­ne­ros y no­vi­lli­tos más pe­sa­dos no so­lo im­pli­ca­ría un au­men­to del pe­so de fae­na sino una me­jo­ra en la ca­li­dad. En el gra­do de mar­mo­lea­do tam­bién in­flu­ye la ra­za y la se­lec­ción ge­né­ti­ca, ade­más de la ade­cua­da alimentación pa­ra que es­ta se ma­ni­fies­te.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca que de­be­ría te­ner una nue­va ti­pi­fi­ca­ción se­ría po­der eva­luar el gra­do de ren­di­mien­to car­ni­ce­ro a tra­vés de la me­di­ción del pe­so de la res, del área de ojo de bi­fe, el es­pe­sor de gra­sa dor­sal y la es­ti­ma­ción por­cen­tual de gra­sa in­ter­na. Una me­jo­ra en el va­lor del gra­do de ren­di­mien­to car­ni­ce­ro im­pli­ca una ma­yor pro­duc­ción de car­ne por ani­mal fae­na­do, y es­ta es ma­yor en ani­ma­les más pe­sa­dos y sin ex­ce­so de ter­mi­na­ción. Ade­más, di­lu­ye los cos­tos fi­jos por ani­mal fae­na­do.

Hoy en día los cria­do­res tie­nen he­rra­mien­tas de se­lec­ción ob­je­ti­va por ca­rac­te­rís­ti­cas de car­ca­sa (DEP´s) que evalúan es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo área de ojo de bi­fe, gra­sa in­tra­mus­cu­lar y gra­sa dor­sal.

El ma­yor va­lor que el con­su­mi­dor pa­ga por la ca­li­dad, así co­mo el ma­yor ren­di­mien­to que el fri­go­rí­fi­co ob­tie­ne se de­be­rá tras­la­dar a los pro­duc­to­res pa­ra in­cen­ti­var a que uti­li­cen es­tas he­rra­mien­tas de se­lec­ción y ha­gan un buen ma­ne­jo en la cría, re­cría y en­gor­de de sus ani­ma­les.

Es­tos cam­bios im­pli­ca­rán que la in­dus­tria de­ba in­ver­tir en mo­der­ni­za­cio­nes en su lí­nea de fae­na. La in­ter­ven­ción del es­ta­do pa­ra ges­tio­nar cré­di­tos a lar­go pla­zo y a ta­sas ra­zo­na­bles an­te or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les se­rá fun­da­men­tal pa­ra ha­cer via­ble su im­ple­men­ta­ción. Se de­be­rán es­ta­ble­cer pla­zos ra­zo­na­bles pa­ra su im­ple­men­ta­ción per­mi­tien­do la ade­cua­ción de la in­dus­tria fri­go­rí­fi­ca. Ade­más se de­be­rá rea­li­zar una cam­pa­ña en­fo­ca­da al con­su­mi­dor pa­ra que en­tien­da y pue­da ele­gir por ca­li­dad.

El nue­vo sis­te­ma de ti­pi­fi­ca­ción ade­más, al ha­cer én­fa­sis en los atri­bu­tos de ca­li­dad que el mer­ca­do pa­ga, tan­to in­dus­tria (ren­di­mien­to car­ni­ce­ro) co­mo con­su­mi­dor (ca­li­dad de car­ne); in­cen­ti­va­rá la co­mer­cia­li­za­ción por cor­tes, con­tri­bu­yen­do tam­bién a me­jo­rar la sa­ni­dad e ino­cui­dad de la ca­de­na (se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria).

Es­tos cam­bios im­pli­ca­rán una ma­yor de­man­da de ani­ma­les que cum­plan con ca­rac­te­rís­ti­cas de rin­de y ca­li­dad, tras­la­dan­do su ma­yor va­lor a tra­vés de to­da la ca­de­na, e in­cen­ti­van­do a los cria­do­res a pro­du­cir más y me­jor car­ne en be­ne­fi­cio de la ga­na­de­ría Ar­gen­ti­na. t

Re­ses. La me­di­ción del pe­so de res, el área de ojo de bi­fe y la gra­sa dor­sal es­tán en la agen­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.