En Tan­dil, car­ne con pa­pa

Los her­ma­nos Gar­cía ha­cen ga­na­de­ría, una pa­sión que he­re­da­ron de su pa­dre, y com­par­ten sus equi­pos de tra­ba­jo y los cam­pos en los que pro­du­cen, en los que tam­bién se de­di­can a la pro­duc­ción de pa­pa. Una unión que hi­zo la fuer­za pro­duc­ti­va.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

las frías sie­rras tan­di­len­ses, en el cen­tro sur bo­nae­ren­se, los her­ma­nos Gar­cía em­pe­za­ron des­de aba­jo y lo­gra­ron te­ner ca­da uno su pro­pio sis­te­ma pro­duc­ti­vo con la mis­ma re­ce­ta fa­mi­liar: car­ne con pa­pas y ob­je­ti­vos cla­ros. Com­par­ten cam­pos, fie­rros y vi­sio­nes, pe­ro mien­tras que uno le apun­ta al mer­ca­do in­terno el otro en­gor­da pa­ra la ex­por­ta­ción. Una cues­tión de gus­tos, di­cen.

La his­to­ria co­men­zó el 3 de sep­tiem­bre de 1948, ha­ce ca­si se­sen­ta y ocho años, con la lle­ga­da a Tan­dil del an­da­luz Luis Gar­cía. “Mi paEn­tre dre lle­gó des­de el sur de Es­pa­ña, don­de era pro­duc­tor de na­ran­jas, pa­pas y hor­ta­li­zas, y le pres­ta­ron un pe­da­zo de cam­po pa­ra que pro­duz­ca y vi­va. Jun­ta­ba pa­pa (lo que se lla­ma­ba ti­rar la ma­le­ta), y co­bró con pa­pa se­mi­lla y un ri­fle. Con las se­mi­llas em­pe­zó a cul­ti­var y con el ri­fle ca­za­ba lie­bres pa­ra co­mer”, re­la­ta en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral su hi­jo me­nor, quien tam­bién se lla­ma Luis.

Tras dos años de tra­ba­jo, Gar­cía lo­gró com­prar los pa­sa­jes pa­ra traer a su mu­jer y sus hi­jos. En esos pri­me­ros años, ade­más de pro­du­cir pa­pa en el cam­po pres­ta­do, el hom­bre tra­ba­ja­ba rom­pien­do pie­dra en una can­te­ra, y tras seis años de es­fuer­zo lo­gró com­prar sus pri­me­ras 20 hec­tá­reas. Allí cons­tru­yó la ca­sa don­de se cria­ron sus hi­jos en­tre chan­chos, huer­ta y ga­lli­nas.

Lue­go la su­per­fi­cie se fue am­plian­do. En 1961 se su­ma­ron las 120 hec­tá­reas que die­ron co­mien­zo al Es­ta­ble­ci­mien­to Fuen­te Nue­va, don­de ha­ce po­cas se­ma­nas los her­ma­nos Gi­nés y Luis Gar­cía abrie­ron las puer­tas pa­ra una jor­na­da del Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (Ipc­va).

Aquel es­pa­ñol aven­tu­re­ro ya fa­lle­ció ha­ce al­gu­nos años, pe­ro su le­ga­do que­dó fir­me. En la ac­tua­li­dad, en­tre Gi­nés y Luis ma­ne­jan al­go más de 300 hec­tá­reas pro­pias y unas 400 al­qui­la­das con los mis­mos pi­la­res que les de­jó su pa­dre: la ga­na­de­ría y la agri­cul­tu­ra.

La ba­se eco­nó­mi­ca, pa­ra ser fie­les a la he­ren­cia genética, la si­gue apor­tan­do la pro­duc­ción de pa­pa (ver La pa­pa...), pe­ro el dis­fru­te, pa­ra los her­ma­nos, lle­ga de la mano de la ha­cien­da.

“Los ani­ma­les nun­ca fal­ta­ron en el cam­po. A pe­sar de ser un agri­cul­tor na­to, mi pa­dre siem­pre di­jo que ha­bía que ha­cer ga­na­de­ría por­que ese era el fu­tu­ro del país, y creo que no se equi­vo­ca­ba. Él ha­cía cría y en­gor­de por­que el ani­mal te­nía que sa­lir ter­mi­na­do del cam­po”, di­ce Luis.

Hoy, a pe­sar de que la su­per­fi­cie to­tal es chi­ca, Gi­nés y Luis pre­fie­ren ma­ne­jar sus ani­ma­les por se­pa­ra­do. Los cam­pos es­tán di­vi­di­dos y los her­ma­nos tie­nen ca­da uno sus lo­tes, su ro­deo y sus ob­je­ti­vos.

“Ma­ne­ja­mos to­do se­pa­ra­dos, pe­ro es­tar jun­tos nos per­mi­te com­ple­men­tar­nos y ayu­dar­nos. Com­par­ti­mos em­plea­dos y ma­qui­na­ria (tie­nen na­da me­nos que 17 trac­to­res), es una ver­da­de­ra agri­cul­tu­ra fa­mi­liar. Com­par­ti­mos la man­ga, mu­chas co­sas…”, des­cri­be Luis. Lue­go cuen­ta que las va­cas de cría es­tán en un cam­po y que cuan­do se deste­ta a los ter­ne­ros se los lle­va al otro cam­po jun­to con las va­cas que que­da­ron se­cas y las va­cas “cot”. Luis tie­ne 80 vien­tres y Gi­nés 250.

En ma­te­ria de fo­rra­jes no dis­cri­mi­nan, le dan el mis­mo tra­ta­mien­to a los vien­tres que al en­gor­de. “Se ha­ce pas­tu­ras, sor­go y ave­na. Tra­ta­mos de ha­cer lo más efi­cien­te po­si­ble el pe­que­ño es­pa­cio de cam­po que te­ne­mos, que ade­más es­tá en­tre los ce­rros”, di­ce Luis, y aña­de: “Mi her­mano va ade­lan­te y yo me le co­pio”.

Pe­ro Gi­nés, el ma­yor, no coin­ci­de, di­ce que ha­cen to­do di­fe­ren­te.

Luis tie­ne el foco en la pro­duc­ción de ani­ma­les más pe­sa­dos apun­tan­do a la ex­por­ta­ción. “Yo por una cues­tión de gus­tos tra­to que los ani­ma­les sal­gan con 510 ki­los. Des­pués de los 430 ki­los es an­ti­eco­nó­mi­co, los úl­ti­mos ki­los son los que más cuen­tan, pe­ro es una cues­tión de gus­tos -di­ce-.Yo hago su­ple­men­ta­ción con sa­li­da a cam­po y él ha­ce su­ple­men­ta­ción en­ce­rra­do. Son dos sis­te­mas pa­re­ci­dos pe­ro di­fe­ren­tes”.

“Es­tar jun­tos nos per­mi­te ayu­dar­nos y com­ple­men­tar­nos”, afir­ma Luis

En los lo­tes agrí­co­las, las ro­ta­cio­nes son prin­ci­pal­men­te en­tre pas­tu­ras, ver­deos y maí­ces. Mien­tras que Luis ha­ce el ce­real prin­ci­pal­men­te pa­ra pi­car­lo y en­tre­gar­lo en can­je por ali­men­to ba­lan­cea­do, Gi­nés pre­fie­re mo­ler­lo y su­mi­nis­trar­lo a los no­vi­llos en el feed­lot con un su­ple­men­to, apun­tan­do a ani­ma­les más li­via­nos. Gi­nés ha­ce una re­cría cor­ta has­ta los 300 ki­los y des­pués en­vía los ani­ma­les al feed­lot. Los ven­de con 360 ki­los. Luis, por su par­te, ha­ce la re­cría en lo­tes de rai­grás sem­bra­do de for­ma aé­rea so­bre maíz, y con su­ple­men­ta­ción de au­to­con­su­mo de maíz. “El au­to­con­su­mo es muy fá­cil de lo­grar. Es una ga­na­de­ría muy sim­ple”, di­ce de su sis­te­ma.

Al fi­nal, afir­man, los re­sul­ta­dos va­rían se­gún el con­tex­to. “A ve­ces ga­na el mer­ca­do in­terno y a ve­ces la ex­por­ta­ción, es re­la­ti­vo. Gi­nes tie­ne más del do­ble de ani­ma­les, su es­que­ma de en­cie­rre se lo per­mi­te, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te un me­jor re­sul­ta­do eco­nó­mi­co”, acla­ra Luis.

De es­ta ma­ne­ra, en una su­per­fi­cie chi­ca, los pro­duc­to­res lo­gra­ron un equi­li­brio en­tre si­ner­gias e in­de­pen­den­cia que hoy les per­mi­te ser ren­ta­bles y mi­rar al fu­tu­ro con op­ti­mis­mo. La his­to­ria de los Gar­cía re­fle­ja par­te de la reali­dad ga­na­de­ra ar­gen­ti­na, en la que hay lu­gar pa­ra to­do ti­po de es­que­mas. Y el cru­ce de vi­sio­nes re­pre­sen­ta el de­ba­te de la ac­tua­li­dad: el mer­ca­do in­terno es pu­jan­te y le per­mi­tió a la ga­na­de­ría so­bre­vi­vir a va­rios cim­bro­na­zos, pe­ro el cre­ci­mien­to ven­drá de la mano del mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, que se vis­lum­bra atrac­ti­vo pe­ro exi­ge ma­yo­res pe­sos de fae­na y, por en­de, una ma­yor efi­cien­cia en las re­crías.

Bien jun­tos. Gi­nés Gar­cía (izq.) jun­to a su her­mano Luis en un lo­te de ave­na y con un ro­deo de to­ros de­trás.

En­tre las sie­rras. Un lo­te de ter­ne­ros en re­cría so­bre fes­tu­ca, en Tan­dil.

Sean uni­dos. Gi­nés (iz­quier­da) y Luis Gar­cía, jun­to a un lo­te de to­ros so­bre un ver­deo de ave­na, en su cam­po de Tan­dil.

Me­nú I. Arri­ba, los ter­ne­ros de Gi­nés en­ce­rra­dos pa­ra la ter­mi­na­ción a co­rral. Me­nú II. Aba­jo, el si­lo de au­to­con­su­mo con si­la­je, una he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra la re­cría que ha­ce Luis apun­tan­do a ter­mi­nar ani­ma­les más pe­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.