La vuel­ta del gi­ra­sol a las ro­ta­cio­nes, con la fren­te en al­to

El año Ni­ña y la qui­ta de las re­ten­cio­nes alien­tan su siem­bra.

Clarin - Rural - - TAPA - TRENQUE LAU­QUEN. BS. AS. ENV. ES­PE­CIAL Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Que buen mo­men­to pa­ra pen­sar en el gi­ra­sol... La olea­gi­no­sa, que ya no tie­ne re­ten­cio­nes a sus ex­por­ta­cio­nes, es una gran al­ter­na­ti­va pro­duc­ti­va por es­te mo­ti­vo y tam­bién por­que la cam­pa­ña se per­fi­la cli­má­ti­ca­men­te co­mo un año Ni­ña, un as­pec­to al que el cul­ti­vo le ha­ce fren­te con buenos re­sul­ta­dos.

Así que­dó cla­ro du­ran­te va­rios sim­po­sios re­gio­na­les que or­ga­ni­zó, re­cien­te­men­te, Asa­gir (Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Gi­ra­sol), el INTA y un gru­po de em­pre­sas de la ca­de­na.

Cla­rín Ru­ral lle­gó has­ta Trenque Lau­quen, en el oes­te bo­nae­ren­se, don­de se reali­zó la se­gun­da de es­tas jor­na­das. Las otras fue­ron en Ave­lla­ne­da (Sa­ta Fe) y Tan­dil (Buenos Aires).

En Trenque Lau­quen, va­rios téc­ni­cos es­pe­cia­li­za­dos en gi­ra­sol les con­ta­ron a un nu­tri­do gru­po de pro­duc­to­res las ven­ta­jas de la vuel­ta del cul­ti­vo a las ro­ta­cio­nes y su po­ten­cial, pe­ro tam­bién se ha­bló de la sa­ni­dad, en­fer­me­da­des y ma­le­zas, dos te­mas de al­to im­pac­to en el ma­ne­jo de es­te cul­ti­vo,

Gus­ta­vo Duar­te, un ase­sor muy co­no­ce­dor de la olea­gi­no­sa y con ba­se esa re­gión del país, abrió el sim­po­sio y ma­ni­fes­tó que es­te cul­ti­vo lle­gó a su mí­ni­ma ex­pre­sión en la zo­na ya que “del 60 por cien­to de la su­per­fi­cie des­ti­na­da a agri­cul­tu­ra, so­lo el diez por cien­to lo ocu­pa el gi­ra­sol”, di­jo, a lo que agre­gó, te­nien­do en cuen­ta el avan­ce de la so­ja en to­dos los am­bien­tes, “es un cul­ti­vo muy com­pe­ti­ti­vo en am­bien­tes de ba­jo po­ten­cial so­je­ro, en los que la so­ja rin­de por de­ba­jo de los 2.300 ki­los”.

El téc­ni­co con­ti­nuó ha­blan­do so­bre la po­ten­cia­li­dad del gi­ra­sol y el am­bien­te y ex­pli­có que, “lo más im­por­tan­te es la elec­ción del si­tio, el an­te­ce­sor y la dis­po­ni­bi­li­dad de agua. La fe­cha de siem­bra y lue­go la dis­po­ni­bi­li­dad de ni­tró­geno le si­guen en im­por­tan­cia”.

Se­gún Duar­te, la rus­ti­ci­dad del gi­ra­sol ha­ce que sea un cul­ti­vo con buen com­por­ta­mien­to en los años Ni­ña, ca­rac­te­ri­za­dos por llu­vias por de­ba­jo del pro­me­dio, “siem­pre sos­tu­ve que lo me­jor pa­ra es­te cul­ti­vo es que llue­va des­de aba­jo”, bro­meó y agre­gó que las bue­nas re­ser­vas hí­dri­cas de los sue­los, co­mo las que se re­gis­tran en mu­chas zo­nas gi­ra­so­le­ras es­te año, au­men­tan los ni­ve­les de ren­di­mien­to.

Ana­li­zan­do las va­ria­bles que de­fi­nen la ar­qui­tec­tu­ra del cul­ti­vo, Duar­te se­ña­ló a la fe­cha de siem­bra. “Las tem­pra­nas al­can­zan los me­jo­res ren­di­mien­tos y re­du­cen su va­ria­bi­li­dad, en cam­bio, en la me­di­da que la im­plan­ta­ción em­pie­za a re­tra­sar­se, las siem­bras del mes de no­viem­bre con­di­cio­nan al cul­ti­vo en la eta­pa crí­ti­ca del ren­di­mien­to y las fe­chas de di­ciem­bre al­can­zan muy ba­jos ren­di­mien­tos”, re­su­mió. Co­mo par­te de es­te te­ma, re­co­men­dó tam­bién se­lec­cio­nar los hí­bri­dos a sem­brar, se­gún el am­bien­te y tam­bién de­fi­nién­do­lo de acuer­do a la pro­ble­má­ti­ca en ca­da uno de los si­tios.

Es cla­ve co­men­zar con el tra­ta­mien­to de se­mi­lla en gi­ra­sol pa­ra evi­tar la en­tra­da de nue­vas en­fer­me­da­des al sis­te­ma. Ame­lia Ber­te­ro Ex­per­ta en sa­ni­dad

El téc­ni­co hi­zo so­bre el te­ma de la nu­tri­ción del cul­ti­vo.

“La res­pues­ta a ni­tró­geno apa­re­cen cuan­do los ni­ve­les de dis­po­ni­bi­li­dad es­tán por de­ba­jo de los 60 ki­los por hec­tá­rea a la siem­bra. En es­te re­gión, el 35% de los lo­tes es­tán en esa con­di­ción de ser fer­ti­li­za­dos. Ade­más, con el fós­fo­ro y bo­ro son los tres nu­trien­tes a co­rre­gir en es­ta zo­na”,

El cul­ti­vo es muy com­pe­ti­ti­vo es am­bien­tes de ba­ja po­ten­cial so­je­ro, en los que la so­ja rin­de por de­ba­jo de los 2.300 ki­los por hec­tá­rea. Gus­ta­vo Duar­te Ase­sor téc­ni­co

acla­ró el téc­ni­co.

Lue­go, fue el turno del ma­ne­jo sa­ni­ta­rio y pa­ra ello se pre­sen­ta­ron An­drés Co­rró Mo­las, del INTA Ge­ne­ral Pi­co, y Ame­lia Ber­te­ro, re­fe­ren­te glo­bal en en­fer­me­da­des.

El ex­per­to del INTA se re­fi­rió al can­cro del ta­llo, una po­dre­dum­bre que pue­de ge­ne­rar pér­di­das en­tre el 20 al 80 por cien­to de los ren­di­mien­tos.

Por su par­te, Ber­te­ro, abor­dó el pro­ble­ma por Downy mil­dew y es­pe­ci­fi­có que el pe­río­do de má­xi­ma sus­cep­ti­bi­li­dad com­pren­de des­de la siem­bra del cul­ti­vo has­ta bo­tón flo­ral.

“Ena­nis­mo o de­co­lo­ra­ción son los sín­to­mas más cla­ros en la eta­pa ini­cial. El fac­tor de­ter­mi­nan­te es el agua y ya se es­tá tra­ba­jan­do en la in­ves­ti­ga­ción de nue­vos ge­nes de re­sis­ten­cia”, an­ti­ci­pó. El con­se­jo téc­ni­co cla­ve que dio la ex­per­ta fue uti­li­zar el tra­ta­mien­to de se­mi­llas pa­ra re­du­cir los ries­gos de in­tro­duc­ción de nue­vos pa­to­ti­pos en el sis­te­ma.

Por úl­ti­mo, Jor­ge­li­na Mon­to­ya, es­pe­cia­lis­ta de INTA An­guil, ha­bló so­bre una pro­ble­má­ti­ca can­den­te: las ma­le­zas.

“Vol­vió el gi­ra­sol y con él la ro­ta­ción y las mez­clas de her­bi­ci­das con di­fe­ren­tes mo­dos de ac­ción”, apun­tó la téc­ni­ca pa­ra lue­go acla­rar que en la re­gión el Ama­rant­hus pal­me­ri es una es­pe­cie que ya me­re­ce aten­ción es­pe­cial. Por eso, hay que em­pe­zar a ha­blar del ma­ne­jo de las ama­ran­tá­ceas en ge­ne­ral, por­que se dis­per­san y se cru­zan con al­tos ni­ve­les de in­fes­ta­ción. Tam­bién es­tá Ch­lo­ris, que es muy in­va­si­va. Es cla­ve in­ter­ve­nir con los her­bi­ci­das en for­ma tem­pra­na”, acla­ró. t

Ren­di­dor. La rus­ti­ci­dad de la olea­gi­no­sa per­mi­te un buen com­por­ta­mien­to en los años con llu­vias por de­ba­jo del pro­me­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.