En el tam­bo, las die­tas de las va­cas con­ti­núan en ajus­te

Las inun­da­cio­nes re­plan­tea­ron to­da la ca­de­na fo­rra­je­ra.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Las fuer­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes y las inun­da­cio­nes que se re­gis­tra­ron du­ran­te los me­ses de mar­zo y abril en Cór­do­ba, San­ta Fe y En­tre Ríos oca­sio­na­ron se­ve­ros da­ños y múl­ti­ples tras­tor­nos que com­pli­ca­ron el ma­ne­jo nor­mal de los cam­pos de esas re­gio­nes.

Pa­ra las cuen­cas le­che­ras de esa zo­na, las más im­por­tan­tes del país, tam­bién ge­ne­ra­ron las pér­di­das de pas­tu­ras y ver­deos de in­vierno, un per­jui­cio que obli­gó a mu­chos tam­be­ros a re­plan­tear­se sus ca­de­nas fo­rra­je­ras pa­ra lo que res­ta del año.

Raul Ma­li­sa­ni es pro­duc­tor le­che­ro en la lo­ca­li­dad san­ta­fe­si­na de Traill, en ple­na cuen­ca Cen­tral de esa pro­vin­cia u la se­gun­da en im­por­tan­cia por pro­duc­ción a ni­vel na­cio­nal, y le con­tó a Cla­rín Ru­ral có­mo ajus­tó la ali­men­ta­ción de su ro­deo du­ran­te las inun­da­cio­nes,

“Tu­vi­mos la suer­te de no per­der to­dos los ver­deos y que ade­más te­nía­mos bue­nas re­ser­vas de si­lo de maíz y sor­go, pe­ro si per­di­mos to­das las 250 hec­tá­reas de al­fal­fa, los re­cien­te­men­te im­plan­ta­dos y tam­bién las vie­jas pas­tu­ras. Por otra par­te, pen­sa­mos que con la bue­na co­se­cha de so­ja po­dría­mos re­com­po­ner par­cial­men­te nues­tra ca­de­na fo­rra­je­ra, pe­ro la co­se­cha tam­bién fra­ca­só y con lo que co­se­cha­mos so­lo al­can­zó pa­ra cu­brir los cos­tos de la siem­bra pos­te­rior de al­fal­fa que se hi­zo du­ran­te ju­nio y ju­lio”, ex­pli­ca el pro­duc­tor, quien tie­ne en su po­der un cer­ti­fi­ca­do de emer­gen­cia agro­pe­cua­rio que le ex­ten­dió el Mi­nis­te­rio de Pro­duc­ción de la pro­vin­cia. Así, agre­ga que du­ran­te las inun­da­cio­nes, se ali­men­tó al ro­deo a ba­se de 120 hec­tá­reas de ver­deo de rai­gras y si­lo de au­to­con­su­mo, con lo cual se pu­do su­pe­rar la fal­ta de pas­to del cam­po. ade­más del apor­te de ali­men­to ba­lan­cea­do. “Fue una die­ta ca­ra, pe­ro gra­cias a la bue­na can­ti­dad de hec­tá­reas que ha­bía­mos sem­bra­do con él se pu­do pa­gar el ali­men­to ba­lan­cea­do que se com­pró”, de­ta­lla Ma­li­sa­ni.

Otras de las con­se­cuen­cias de las inun­da­cio­nes fue la re­duc­ción del ro­deo le­che­ro. “Se apu­ra­ron los des­car­tes de to­da va­cas con pro­ble­mas ma­yo­res o me­no­res y aho­ra, en lu­gar de or­de­ñar 380 va­cas te­ne­mos 345 en or­de­ñe”, ma­ni­fies­ta.

Por otra par­te, to­dos es­tos ajus­tes tie­nen una con­tra­par­ti­da eco­nó­mi­ca ne­ga­ti­va.

“Hu­bo que agran­dar már­ge­nes con tar­je­ta con los ban­cos y re­fi­nan­ciar­se con el pa­go a pro­vee­do­res. Con el pre­cio ac­tual de la le­che que la in­dus­tria le es­tá pa­gan­do al pro­duc­tor, es­ta­mos em­pa­ta­dos en­tre cos­tos y már­ge­nes, pe­ro no sé por cuán­to tiem­po se pue­de sos­te­ner es­te va­lor por­que subió por­que fal­ta pro­duc­to y hay de­man­da. Ade­más, en pri­ma­ve­ra se ven­drá el pi­co de pro­duc­ción de le­che y ha­brá una so­bre­ofer­ta, que es pro­ba­ble que im­pac­te so­bre el pre­cio de la

le­che”, con­clu­yó.

Ha­cia Cór­do­ba, los ex­ce­sos hí­dri­cos tam­bién pro­vo­ca­ron im­por­tan­tes pro­ble­má­ti­cas.

Fe­de­ri­co Sam­pao­li ase­so­ra un tam­bo, que se ha­ce en cam­pos de ter­ce­ros, en la lo­ca­li­dad de Noe­tin­ger, en el cen­tro-es­te de esa pro­vin­cia y que per­te­ne­ce a la cuen­ca le­che­ra de Vi­lla María.

De acuer­do al téc­ni­co, los ajus­tes en el ro­deo pa­ra equi­li­brar la fal­ta de re­cur­sos fo­rra­je­ros se hi­cie­ron por dos vías pa­ra­le­las.

“Con el ob­je­ti­vo de ba­jar la de­man­da de fo­rra­je, to­ma­mos la de­ci­sión de des­car­tar un 30 por cien­to de las va­cas en or­de­ñe. En cam­bio, por el la­do de la ofer­ta, cuan­do coen men­za­ron los anega­mien­tos en el oto­ño, y te­nien­do en cuen­ta que en el ve­rano ya ha­bía­mos sem­bra­do una me­nor su­per­fi­cie de ver­deos, sem­bra­mos más su­per­fi­cie de rai­grás en lo­mas y me­dias lo­mas”, ex­pli­ca Sam­pao­li, que ese cam­po so­lo per­die­ron un 20 por cien­to de la su­per­fi­cie de al­fal­fa.

De es­ta ma­ne­ra, los des­ajus­tes la die­ta de las va­cas, en es­te mo­men­to lo es­tán co­rri­gien­do con el pas­to­reo del rai­grás, el si­lo de maíz y, co­mo con­cen­tra­do ener­gé­ti­co, es­tán su­mis­tran­do grano de ce­ba­da de la úl­ti­ma cam­pa­ña que no reunió los es­tán­da­res de ca­li­dad cer­ve­ce­ra, co­men­ta el téc­ni­co.

Sam­pao­li re­co­no­ce que, a es­te mo­men­to del año y con­si­de­ran­do que gran par­te de la ca­ren­cia de ali­men­tos fue com­pen­sa­da con el si­lo de maíz, ya se con­su­mió el do­ble de si­lo de maíz de lo ha­bi­tual y, por tal cau­sa, so­lo al­can­za­rá has­ta oc­tu­bre y no has­ta ene­ro del año que vie­ne, co­mo es­ta­ba pla­nea­do. “Así que­da­mos obli­ga­dos a la com­pra de bur­lan­da hú­me­da de maíz pa­ra que el si­lo rin­da más de tiem­po y sem­bra­mos ce­ba­da que en­si­la­re­mos en oc­tu­bre y que cu­bri­rá el ba­che de fo­rra­je has­ta prin­ci­pios del año pró­xi­mo”, ad­vier­te.

Fi­nal­men­te, el téc­ni­co con­clu­ye, ha­blan­do de las pers­pec­ti­va. “Ac­tual­men­te, te­ne­mos cos­tos por en­ci­ma de los már­ge­nes, pe­ro el ob­je­ti­vo es su­pe­rar el 2016, in­vir­tien­do en tec­no­lo­gía y apos­tar a una me­jo­ra del ne­go­cio pa­ra el año que vie­ne. Si man­ten­go un ro­deo de ba­ja pro­duc­ción, sin in­ver­tir en tec­no­lo­gía, ya hi­po­te­qué el ne­go­cio del 2017”, an­ti­ci­pa el ase­sor.

Tiem­pos di­fí­ci­les pa­ra la le­che­ría, por eso al­gu­nos plan­teos ya tra­ba­jan pa­ra el fu­tu­ro. t

Ex­ce­sos hí­dri­cos. Por los ava­ta­res del cli­ma, los tam­bos de la zo­na cen­tral del país per­die­ron áreas de ver­deos y pas­tu­ras.

Ali­men­ta­ción. Los ajus­tes en la die­ta im­pli­ca­ron el cie­rre de ani­ma­les (arri­ba izq.) y ele­var el con­su­mo de si­lo de maíz (arri­ba, de­re­cha) y re­sem­brar los al­fal­fa­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.