El Ni­ño le da pa­so a La Ni­ña

El in­vierno si­gue hú­me­do pe­ro la ten­den­cia es ha­cia me­no­res llu­vias, di­ce la Bol­sa por­te­ña.

Clarin - Rural - - EL CLIMA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

El fe­nó­meno de El Ni­ño, que ge­ne­ró llu­vias ex­tra­or­di­na­rias du­ran­te el oto­ño y el pri­mer tra­mo del in­vierno, fue muy in­ten­so en el cen­tro del país y en el Li­to­ral, y aho­ra sus efec­tos re­si­dua­les de­mo­ran el avan­ce de La Ni­ña, que es­ti­mu­la pul­sos de se­quía y llu­vias in­fe­rio­res a las nor­ma­les con un im­por­tan­te im­pac­to en la pro­duc­ción agrí­co­la.

“Las am­plias re­ser­vas de hu­me­dad de­ja­das por El Ni­ño y los ex­ten­sos es­pe­jos de agua que sub­sis­ten so­bre el Li­to­ral Flu­vial, ge­ne­ran sis­te­mas lo­ca­les de pre­ci­pi­ta­cio­nes que mi­ti­gan en bue­na me­di­da los efec­tos de­pre­si­vos de La Ni­ña”, ex­pli­ca Eduar­do Sie­rra, es­pe­cia­lis­ta en agro­cli­ma­to­lo­gía de la Bol­sa de Ce­rea­les de Buenos Aires.

Ade­más, la fre­cuen­cia e in­ten­si­dad de los vien­tos ma­rí­ti­mos, pro­ve­nien­tes del Atlán­ti­co Sur, pro­du­cen una no­ta­ble con­ti­nui­dad de tiem­po fres­co a frío, con al­ta nu­bo­si­dad, ele­va­da hu­me­dad at­mos­fé­ri­ca y pre­ci­pi­ta­cio­nes li­ge­ras pe­ro per­sis­ten­tes que im­pi­den, en al­gu­nas re­gio­nes co­mo el su­des­te de Cór­do­ba, el orea­do de cam­pos que es­tán sa­tu­ra­dos de agua por las in­ten­sas pre­ci­pi­ta­cio­nes de los úl­ti­mos me­ses.

Es­te es­ce­na­rio hí­dri­co ha­ce que per­sis­tan los ries­gos de en­char­ca­mien­tos e inun­da­cio­nes en ca­so de que vuel­van a pro­du­cir­se llu­vias im­por­tan­tes.

Du­ran­te las pró­xi­mas se­ma­nas -an­ti­ci­pa Sie­rra- con­ti­nua­rá la pu­ja en­tre la ac­ción re­si­dual de “El Ni­ño” y el avan­ce de “La Ni­ña”, en com­ple­ja in­ter­ac­ción con el es­ta­do de tem­pe­ra­tu­ra del Océano Atlán­ti­co, la co­rrien­te de Mal­vi­nas (fría) y la co­rrien­te de Bra­sil (cá­li­da), en­tre otros fac­to­res que in­flu­yen so­bre la co­yun­tu­ra cli­má­ti­ca.

Es­te con­tex­to pro­du­ci­rá una al­ter­nan­cia en­tre pro­ce­sos con­tra­pues­tos. Por un la­do, se pro­du­ci­rán in­ten­sas ra­chas de tor­men­tas que des­car­ga­rán sus pre­ci­pi­ta­cio­nes en for­ma muy des­pa­re­ja, con ries­go de tor­men­tas se­ve­ras, con gra­ni­zo y vien­tos, y que po­dría ter­mi­nar con en­tra­das de ai­re po­lar, con ries­go de he­la­das in­ten­sas du­ran­te el in­vierno y de he­la­das tar­días en la pri­me­ra par­te de la pri­ma­ve­ra.

“Pe­ro es­te úl­ti­mo ries­go no se­rá tan in­ten­so co­mo el que se da­ría si La Ni­ña pu­die­ra al­can­zar su pleno desa­rro­llo en tiem­po y for­ma”, in­di­ca Sie­rra.

Tam­bién se pro­yec­tan lap­sos pro­lon­ga­dos se­cos y ca­lu­ro­sos, cu­ya duración e in­ten­si­dad se irán pro­fun­di­zan­do a me­di­da que trans­cu­rra la tem­po­ra­da y la ac­ción re­si­dual de El Ni­ño va­ya des­apa­re­cien­do.

“En con­clu­sión -ana­li­za Sie­rra- se tra­ta de un es­ce­na­rio cli­má­ti­co que, aun­que mu­cho me­nos ri­gu­ro­so que un epi­so­dio tí­pi­co de La Ni­ña, pre­sen­ta­rá nu­me­ro­sos ries­gos que irán pre­sen­tán­do­se a lo lar­go de su desa­rro­llo, re­qui­rién­do­se una cui­da­do­sa pla­ni­fi­ca­ción pa­ra en­fren­tar­los con éxi­to”.

Otro ries­go que los pro­duc­to­res de­be­rán to­mar en cuen­ta es la pro­ba­bi­li­dad de que se ins­ta­le un nue­vo epi­so­dio de La Ni­ña du­ran­te la cam­pa­ña 2017/2018.

Es que po­dría pro­du­cir un efec­to acu­mu­la­ti­vo con­si­de­ra­ble, tal co­mo ya ocu­rrió du­ran­te las tem­po­ra­das 2008/2009 y 2011/2012, en las que se ge­ne­ra­ron fuer­tes pér­di­das en la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria por las con­se­cuen­cias de se­quías muy se­ve­ras, con al­to im­pac­to en la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría. t

Ries­go. El maíz arran­ca con bue­nas re­ser­vas pe­ro pue­de fal­tar agua en el ve­rano.

Nu­ba­rro­nes. En la zo­na nú­cleo to­da­vía hay pul­sos de hu­me­dad muy im­por­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.