En el mon­te, el ro­lo su­ma pas­to

El ro­la­do es cla­ve pa­ra me­jo­rar la hu­me­dad del sue­lo y au­men­tar el cre­ci­mien­to de las pas­tu­ras naturales.

Clarin - Rural - - LA INTENSIFICACIÓN GANADERA -

En el nor­te del país, en la re­gión cha­que­ña y tam­bién en San­tia­go del Es­te­ro, la ga­na­de­ría cre­ce y hay al­ter­na­ti­vas de ma­ne­jo, co­mo el ro­la­do se­lec­ti­vo de ba­ja in­ten­si­dad (RBI), que in­cre­men­tan la ofer­ta fo­rra­je­ra en el mon­te y el bie­nes­tar ani­mal, ya que el ro­deo se pue­de “re­fu­giar” en­tre los ár­bo­les cuan­do ha­ce mu­cho ca­lor.

Hu­go Fas­so­la, coor­di­na­dor del Pro­gra­ma Na­cio­nal de Fo­res­ta­les del INTA, ase­gu­ró que los sis­te­mas sil­vo­pas­to­ri­les son “la me­jor al­ter­na­ti­va pa­ra ge­ne­rar un ma­yor con­fort ani­mal y fi­jar car­bono pro­te­gien­do el sue­lo”.

Pa­ra con­tro­lar las abun­dan­tes le­ño­sas ar­bus­ti­vas ca­rac­te­rís­ti­cas de es­ta re­gión, los téc­ni­cos pro­po­nen uti­li­zar el ro­lo, que arras­tra­do por un trac­tor per­mi­te el cor­te y el aplas­ta­mien­to del es­tra­to ar­bus­ti­vo y ge­ne­ra un am­bien­te ac­ce­si­ble y ami­ga­ble pa­ra el ro­deo y la ac­ti­vi­dad fo­res­tal.

En los po­tre­ros que se tra­ba­ja­ron con el ro­lo me­jo­ra la hu­me­dad del sue­lo y el ac­ce­so a la luz na­tu­ral. Es­to fa­ci­li­ta la ger­mi­na­ción de pas­tos na­ti­vos y la siem­bra de otras es­pe­cies, lo que im­pac­ta en el in­cre­men­to de la ofer­ta fo­rra­je­ra.

“El ro­la­do re­du­ce el vo­lu­men de las le­ño­sas ar­bus­ti­vas y es­ti­mu­la el cre­ci­mien­to de las gra­mí­neas fo­rra­je­ras por­que dis­mi­nu­ye la com­pe­ten­cia in­ter­es­pe­cí­fi­ca”, de­ta­lló Car­los Kunst, téc­ni­co del INTA San­tia­go del Es­te­ro.

El ex­per­to ase­gu­ró que lue­go de que pa­sa el ro­lo la ofer­ta de fo­rra­je pue­de au­men­tar un 200% en es­pe­cies na­ti­vas y has­ta un 500% si se siem­bra Gat­ton pa­nic o Green pa­nic. “Es­te in­cre­men­to dis­mi­nu­ye el nú­me­ro de hec­tá­reas ne­ce­sa­rias pa­ra man­te­ner un ani­mal: se pa­sa de en­tre 12 y 15 hec­tá­reas a en­tre 2 y 5 hec­tá­reas, lo que au­men­ta la ren­ta­bi­li­dad de los es­ta­ble­ci­mien­tos”, des­ta­có Kunst. Ade­más, au­men­ta la ac­ce­si­bi­li­dad al po­tre­ro, lo que per­mi­te un ma­ne­jo más efi­cien­te del ro­deo al po­der iden­ti­fi­car pa­tro­nes y há­bi­tos de pas­to­reo, co­mo así tam­bién su­per­vi­sar la sa­ni­dad de los vien­tres y ter­ne­ros.

En­tre las ven­ta­jas tam­bién se des­ta­ca el mí­ni­mo im­pac­to de la tec­no­lo­gía so­bre los ár­bo­les y, así, apro­ve­char su ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar un mi­cro­cli­ma que re­du­ce la tem­pe­ra­tu­ra en las ho­ras crí­ti­cas del ve­rano, lo que con­tri­bu­ye al bie­nes­tar ani­mal y a la efi­cien­cia pro­duc­ti­va.

“Las tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas de la re­gión cha­que­ña pue­den afec­tar la pro­duc­ti­vi­dad y el con­fort ani­mal en con­di­cio­nes de cam­po abier­to. Es­te es­trés tér­mi­co im­pac­ta en el con­su­mo de ali­men­to que se tra­du­ce en un me­nor au­men­to de pe­so dia­rio”, ex­pli­có Ro­xa­na Le­des­ma, téc­ni­ca del INTA San­tia­go del Es­te­ro.

En re­fe­ren­cia al ma­ne­jo fo­res­tal, la es­pe­cia­lis­ta pon­de­ró la téc­ni­ca del ro­la­do por­que “per­mi­te ma­ne­jar la com­pe­ten­cia en­tre los ár­bo­les más gran­des y de los más pe­que­ños con los ar­bus­tos, al tiem­po que ase­gu­ra la per­sis­ten­cia de las po­bla­cio­nes fo­res­ta­les y fa­ci­li­ta su re­cu­pe­ra­ción”.

Es­ta for­ma de ma­ne­jo tam­bién co­la­bo­ra con la bio­di­ver­si­dad al man­te­ner o re­cu­pe­rar la di­ver­si­dad de há­bi­tats de fau­na. “Es re­co­men­da­ble que en el lo­te que­den is­le­tas de ve­ge­ta­ción, ya que es­tos lu­ga­res sue­len ser abri­gos pa­ra los ani­ma­les y la fau­na”, re­co­men­dó la es­pe­cia­lis­ta.

Pro­tec­ción. En el nor­te, los ár­bo­les son un re­fu­gio pa­ra los ani­ma­les en los días de al­tas tem­pe­ra­tu­ras, que son ha­bi­tua­les.

Ma­ne­jo. Con es­ta he­rra­mien­ta, se pue­de “lim­piar” el po­tre­ro de los ar­bus­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.