Una se­mi­lla para ca­da am­bien­te

En el sud­oes­te tu­cu­mano, la fir­ma De­lot­te apro­ve­cha ca­da rin­cón pro­duc­ti­vo para pro­du­cir li­mo­nes, ca­ña de azú­car y to­do ti­po de cul­ti­vos agrí­co­las. Ade­más par­ti­ci­pan en una em­pre­sa em­pa­ca­do­ra y ex­por­tan po­ro­to y garbanzo.

Clarin - Rural - - TA­PA - JUAN B. ALBERDI, TU­CU­MAN. ENV. ESP. Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La fir­ma tu­cu­ma­na De­lot­te apro­ve­cha ca­da rin­cón pro­duc­ti­vo de sus cam­pos para pro­du­cir li­mo­nes, ca­ña de azú­car y va­ria­dos cul­ti­vos agrí­co­las. Ade­más em­pa­can la fru­ta y ex­por­tan le­gum­bres. La di­ver­si­fi­ca­ción y la in­te­gra­ción los po­ten­cian.

Tu­cu­mán es la pro­vin­cia más chi­ca del país pe­ro la más den­sa­men­te po­bla­da. En ape­nas 22.524 ki­ló­me­tros cua­dra­dos se con­den­sa una enorme ri­que­za de per­so­nas y de re­cur­sos na­tu­ra­les, los cli­mas y am­bien­tes va­rían de nor­te a sur y de es­te a oes­te, y las po­si­bi­li­da­des pro­duc­ti­vas se mul­ti­pli­can.

En la lo­ca­li­dad de Juan Bautista Alberdi, al sur de San Mi­guel de Tu­cu­mán, tie­ne su ba­se la fir­ma De­lot­te So­cie­dad Anó­ni­ma, que con su di­ver­so des­plie­gue de negocios re­fle­ja to­da la po­ten­cia­li­dad de la pro­vin­cia.

En el hú­me­do pe­de­mon­te rei­nan los li­mo­nes que, ba­jan­do ha­cia el llano, ce­den lu­gar a la ca­ña de azú­car, y en las zo­nas más in­ter­me­dias, yen­do ha­cia el es­te, se im­po­nen el tri­go, la so­ja, los maí­ces, los gar­ban­zos y los po­ro­tos.

“La em­pre­sa siem­pre tu­vo un perfil di­ver­si­fi­ca­dor. Te­ne­mos mu­chos cul­ti­vos y es­ta­mos siem­pre en la bús­que­da de nue­vas op­cio­nes”, afir­ma mien­tras re­co­rre los lo­tes jun­to a Cla­rín Ru­ral el in­ge­nie­ro agró­no­mo Diego Se­gu­ra, quien es­tá a car­go de la pro­duc­ción y ad­mi­nis­tra­ción en los cam­pos de la fir­ma en la zo­na sur de Tu­cu­mán.

Lue­go de­ta­lla que la em­pre­sa tie­ne unas 4.600 hec­tá­reas ba­jo cul­ti­vo de gra­nos. En el ve­rano, con siem­bras de di­ciem­bre y co­se­chas de ma­yo a ju­nio, ocu­pan las 4.600 hec­tá­reas con so­ja, maíz y po­ro­tos. En los lo­tes más are­no­sos la so­ja y el maíz se re­par­ten el área en par­tes igua­les, mien­tras que en las me­jo­res zo­nas ha­cen un año de maíz y dos de so­ja y en la zo­na más hú­me­da ha­cen dos o tres años de so­ja y des­pués ca­ña de azú­car. Se­gún ex­pli­ca Se­gu­ra, “en­tre la so­ja y la ca­ña hay bue­na si­ner­gia en ba­lan­ce de nu­trien­tes por la fi­ja­ción de ni­tró­geno de la so­ja, y en ma­te­ria de con­trol de ma­le­zas”.

En in­vierno la em­pre­sa cul­ti­va 2.500 hec­tá­reas de garbanzo, 1.200 de tri­go y las que vie­nen de ser ocu­pa­das por el maíz que­dan en bar­be­cho. Pe­ro es­te año, a mo­do de ex­pe­rien­cia pi­lo­to y para apro­ve­char la hu­me­dad que ha­bía en el fin del oto­ño sem­bra­ron tri­go con avión so­bre el maíz.

“Cuan­do em­pie­za a ti­rar la ho­ja el maíz ti­ra­mos el tri­go para que las ho­jas lo ta­pen. La idea es que cuan­do co­se­che­mos el maíz ya ha­ya una ca­ma de tri­go. La idea es ha­cer co­ber­tu­ra y no lle­gar su­cios a la siem­bra de so­ja”, acla­ra. A prio­ri no te­nían ex­pec­ta­ti­vas de co­se­char el tri­go, pe­ro a la luz de las llu­vias que hu­bo en el trans­cur­so del oto­ño cuen­tan con esa po­si­bi­li­dad en al­gu­nos lo­tes.

“Así ba­ja­mos el cos­to de con­trol de ma­le­zas, es­ta­mos tra­tan­do de no de­jar cam­pos va­cíos”, di­ce Se­gu­ra, y aña­de: “El tri­go acá es un cul­ti­vo muy de re­lleno, como co­ber­tu­ra. Se ha­ce sin ex­pec­ta­ti­vas, tri­go de ba­ja ca­li­dad y sin fer­ti­li­za­ción”.

El cli­ma de la zo­na es bien mon­zó­ni­co. Llue­ven 900 mi­lí­me­tros por año, so­bre to­do de no­viem­bre a abril, y en in­vierno nor­mal­men­te no hay llu­via. “Los cul­ti­vos de in­vierno hay que ha­cer­los con el agua acu­mu­la­da del ve­rano. En el es­te, por ejem­plo, si ha­ce­mos cul­ti­vos de ve­rano no nos que­da agua para ha­cer cul­ti­vos de in­vierno, e in­clu­so para los cul­ti­vos de ve­rano es una zo­na ries­go­sa por­que las llu­vias pue­den ser es­pa­cia­das y hay muy al­tas tem­pe­ra­tu­ras”, ex­pli­ca.

Por esa ra­zón, em­pie­zan a bar­be­char el cam­po en el ve­rano y a me­dia­dos de abril mi­den la con­cen­tra­ción de agua útil que hay en el sue­lo has­ta los dos me­tros.

“Por arri­ba de 180 mi­lí­me­tros sem­bra­mos garbanzo. Es­te año, por ejem­plo, llo­vió mu­cho y te­nía­mos 240 mi­lí­me­tros acu­mu­la­dos en el perfil. El garbanzo en con­di­cio­nes nor­ma­les da de 7 a 15 ki­los por mi­lí­me­tro, en­ton­ces es de es­pe­rar una pro­duc­ción de 1.8002.000 ki­los”, de­ta­lla Se­gu­ra.

En esos cam­pos más ove­ros y con me­nor hu­me­dad del es­te tu­cu­mano, en­ton­ces, la se­cuen­cia es garbanzo, maíz, po­ro­to, bar­be­cho y otra vez garbanzo, to­do so­bre agua acu­mu­la­da. “Tra­ta­mos de ma­xi­mi­zar el po­ten­cial de ca­da zo­na”, re­mar­ca el In­ge­nie­ro.

A la ca­ña de azú­car, un es­tan­dar­te de Tu­cu­mán, la em­pre­sa le des­ti­na 2.000 hec­tá­reas. Ha­bi­tual­men­te se re­no­va­ban las plan­ta­cio­nes ca­da cin­co años, pe­ro ac­tual­men­te, por cues­tio­nes del mer­ca­do, van por el noveno año de cor­te de ca­ña en al­gu­nos lo­tes.

Se­gu­ra ex­pli­ca que el cos­to de sem­brar ca­ña es­tá al­re­de­dor de los 1.000 dó­la­res por hec­tá­rea y re­no­var­la ca­da cin­co años im­pli­ca 200 dó­la­res de cuo­ta de amor­ti­za­ción, mien­tras que el pre­cio del pro­duc­to es­tá plan­cha­do ha­ce cin­co años.

“El mer­ca­do in­terno es­tá aba­rro­ta­do y el pre­cio de ex­por­ta­ción has­ta ha­ce po­co no era na­da bueno. Por eso es­ta­mos pro­lon­gan­do la vi­da

útil de la ca­ña por la ba­ja ren­ta­bi­li­dad que tie­ne el ne­go­cio. El cos­to es una mer­ma en los ren­di­mien­tos, que hoy en pro­me­dio es­tán en 72 to­ne­la­das por hec­tá­rea, cuan­do po­dría ser de 96 to­ne­la­das”, di­ce des­de el bor­de de un ca­ña­ve­ral.

La ac­ti­vi­dad li­mo­ne­ra, por el con­tra­rio, es­tá muy fir­me en la pro­vin­cia. Los pro­duc­to­res tu­cu­ma­nos son for­ma­do­res de pre­cios y hay ex­pec­ta­ti­va an­te la aper­tu­ra del mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos.

De­lot­te, ade­más de te­ner 150 hec­tá­reas de ese cí­tri­co, sa­ca pro­ve­cho al te­ner su pro­pio ca­nal de co­mer­cia­li­za­ción. Jun­to con otras tres em­pre­sas crea­ron Fru­tu­cu­mán, y en una plan­ta com­par­ti­da em­pa­can jun­tos la pro­duc­ción en­fo­ca­dos en la ex­por­ta­ción a la Unión Eu­ro­pea.

Es­ta in­te­gra­ción ver­ti­cal no es la úni­ca que lle­van ade­lan­te, ya que las es­pe­cia­li­da­des que pro­du­cen como el garbanzo, los po­ro­tos mung y ro­jos tam­bién tie­nen des­tino in­ter­na­cio­nal y son em­bol­sa­dos en sus pro­pias ins­ta­la­cio­nes, a des­ti­nos como Eu­ro­pa y Asia.

En un an­ti­guo in­ge­nio mon­ta­ron una plan­ta para pro­ce­sar las le­gum­bres y pre­pa­rar­las para la ex­por­ta­ción a des­ti­nos como Pa­quis­tán e In­dia. “Es­ta es una em­pre­sa es­cue­la, hay tra­ba­jo to­do el año muy in­ten­si­vo y con una gran di­ver­si­dad de ac­ti­vi­da­des. En to­tal so­mos unas se­sen­ta per­so­nas”, co­men­ta Se­gu­ra.

De es­ta ma­ne­ra, apro­ve­chan­do to­das las ven­ta­jas del pai­sa­je y gra­cias a la di­ver­si­fi­ca­ción ho­ri­zon­tal y la in­te­gra­ción, ver­ti­cal De­lot­te com­ple­ta una ju­ga­da se­gu­ra.

A pleno. Diego Se­gu­ra es el ge­ren­te téc­ni­co que mo­ni­to­rea to­dos los cul­ti­vos.

Li­mo­ne­ro. Diego Se­gu­ra, res­pon­sa­ble de pro­duc­ción de la fir­ma, en un lo­te de li­món. De es­te cí­tri­co se ha­cen 150 hec­tá­reas y tie­nen ex­pec­ta­ti­va de ex­por­tar a EE.UU.

Garbanzo 2. El cul­ti­vo se cla­si­fi­ca y se em­bol­sa con des­tino a Eu­ro­pa y Asia.

Garbanzo 1. Si no hay bue­na dis­po­ni­bi­li­dad de agua, el cul­ti­vo se rie­ga.

Va­rie­té. Arri­ba, el gi­ra­sol es uno de los cul­ti­vos que se des­ti­na a los am­bien­tes are­no­sos tu­cu­ma­nos. A la de­re­cha, arri­ba, un lo­te de po­ro­to ne­gro re­cién tri­lla­do y, aba­jo, la ca­ña de azú­car, una gra­mí­nea de la cual hay 2.000 hec­tá­reas sem­bra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.