Pa­ra las inun­da­cio­nes de la zo­na cen­tral, hay so­lu­cio­nes

Un ex­per­to es­pa­ñol en me­dio am­bien­te re­co­rrió las zo­nas inun­da­das del su­des­te cor­do­bés y apor­tó su ex­pe­rien­cia en la pro­ble­má­ti­ca.

Clarin - Rural - - TAPA - WA­GE­NIN­GEN, HO­LAN­DA. ENV. ES­PE­CIAL Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

Un ex­per­to de los Paí­ses Ba­jos apor­tó su ex­pe­rien­cia.

Cam­pos anega­dos e inun­da­cio­nes han si­do las pos­ta­les cons­tan­tes en los úl­ti­mos años en las prin­ci­pa­les zo­nas agrí­co­las del país. El cam­bio cli­má­ti­co, fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra y el mal uso de los sue­los, son al­gu­nas de las ex­pli­ca­cio­nes.

En la ac­tua­li­dad, la zo­na más com­pli­ca­da es el su­des­te de Cór­do­ba que se man­tie­ne con gran can­ti­dad de agua en los cam­pos tras las fuer­tes llu­vias pro­du­ci­das du­ran­te el úl­ti­mo año de­ján­do­los im­pro­duc­ti­vos. Ade­más, la al­tu­ra de la na­pa freá­ti­ca se en­cuen­tra ca­si so­bre el ni­vel del sue­lo.

“Des­de el Ob­ser­va­to­rio Me­teo­ro­ló­gi­co, que da­ta des­de 1970, he­mos de­tec­ta­do un au­men­to del ni­vel freá­ti­co de­bi­do a ex­ce­den­te hí­dri­co ge­ne­ra­do en par­te por las pre­ci­pi­ta­cio­nes y par­te por el cam­bio de uso de los sue­los que con­lle­vo a un me­nor con­su­mo de agua.”, des­ta­có Pa­blo Bo­llat­ti, téc­ni­co del INTA Mar­cos Juá­rez y del Gru­po Na­pas. En es­te sen­ti­do, es­pe­ci­fi­có que fue pro­duc­to del me­nor con­su­mo de agua de­bi­do a que se mo­di­fi­có el uso de los sue­los: an­te­rior­men­te los cul­ti­vos pe­ren­nes ocu­pa­ban el 75% y con­su­mían al­re­de­dor de 1.300 mi­lí­me­tros anua­les y aho­ra, el 95% del área es­tá ocu­pa­da por agri­cul­tu­ra que es un sis­te­ma que si bien par­ti­ci­pan más de un cul­ti­vo pe­ro pre­do­mi­na uno so­lo, es­te sis­te­ma agrí­co­la con­su­me 730 mi­lí­me­tros anua­les, po­co más de la mi­tad de lo que se con­su­mía en 1970.

En con­se­cuen­cia, esa acu­mu­la­cion de agua ha pro­vo­ca­do que ha­ya subido la na­pa freá­ti­ca. En 1970 se ubi­ca­ba a 10,5 me­tros y hoy se en­cuen­tra pe­li­gro­sa­men­te a me­nos de un me­tro de pro­fun­di­dad lo que pue­de per­ju­di­car a los cul­ti­vos pro­vo­can­do as­fi­xia ra­di­cu­lar.

An­te es­te es­ce­na­rio, a me­dia­dos de agos­to, An­gel de Mi­guel Gar­cía, un in­ves­ti­ga­dor del cam­bio cli­má­ti­co y de la ad­mi­nis­tra­ción del agua de la Uni­ver­si­dad y Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de Wa­ge­nin­gen, una ins­ti­tu­ción pres­ti­gio­sa a ni­vel es­pe­cia­li­za­da en pro­duc­ción de ali­men­tos y me­dio am­bien­te, lle­gó has­ta la zo­na afec­ta­da en Cór­do­ba y jun­to al téc­ni­co del INTA, Bo­llat­ti, y es­pe­cia­lis­tas de Aa­pre­sid, re­co­rrie­ron las zo­nas afec­ta­das (Ver Re­cua­dro: El vue­lo...).

En pri­mer lu­gar, el es­pe­cia­lis­ta hi­zo hin­ca­pié en al­gu­nas de­bi­li­da­des que vio du­ran­te su es­ta­día. “El dre­na­je su­per­fi­cial no co­rri­ge el pro­ble­ma de na­pas. Es lo úni­co que vi en Ar­gen­ti­na. Esos la­gos no se eli­mi­na­rán so­los”, apun­tó.

Así, pa­ra es­to, sos­tu­vo que en Ar­gen­ti­na se de­be tra­ba­jar con la go­ber­nan­za del agua con la in­te­gra­ción de to­dos los ac­to­res (go­bierno y pro­duc­to­res. “Las so­lu­cio­nes de­ben ser a ni­vel de cuen­ca hi­dro­grá­fi­ca y no por lí­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos por­que ca­da re­gión tie­ne sus pro­pias le­yes pa­ra el agua”, di­jo.

En pa­ra­le­lo, ob­ser­vó que otra de­bi­li­dad del sis­te­ma ar­gen­tino es que el 70% de los pro­duc­to­res ren­tan la tie­rra, lo que di­fi­cul­ta im­ple­men­tar po­lí­ti­cas a lar­go pla­zo. “Hay so­lu­cio­nes pe­ro son com­ple­jas”. La­có­ni­ca­men­te, Gar­cía hi­zo fo­co en al­gu­nos pun­tos cru­cia­les to­man­do la ex­pe­rien­cia de Ho­lan­da, que con 50% del país ba­jo el ni­vel de mar o ries­gos de anega­mien­to, es un ejem­plo pa­ra el mun­do ha­cien­do hin­ca­pié en la in­fra­es­truc­tu­ra cons­tru­yen­do di­ques pa­ra con­te­ner el mar y pol­ders (tie­rra ga­na­da al mar) jun­to con bom­bas pa­ra con­tra­rres­tar a los 4 ríos que atra­vie­san al país. Es­ta vi­sión hi­zo cam­biar su pa­ra­dig­ma: de usar los ríos a cui­dar­los, de lu­char con­tra el agua a vi­vir con el agua y de cons­truir en la na­tu­ra­le­za a cons­truir con la na­tu­ra­le­za. “Hu­bo mu­chas po­lí­ti­cas in­tere­san­tes. Ya en el 1.300 se creó la pri­me­ra jun­ta del agua don­de los dis­tin­tos in­tere­sa­dos se po­nían de acuer­do pa­ra to­mar de­ci­sio­nes so­bre los re­cur­sos hí­dri­cos. Y lue­go, en 1.800 se creó el Mi­nis­te­rio del

En 1970 la na­pa freá­ti­ca se ubi­ca­ba a 10,5 me­tros en Mar­cos Juá­res y hoy se en­cuen­tra a a me­nos de un me­tro de pro­fun­di­dad Pa­blo Bo­llat­ti Téc­ni­co del INTA y Gru­po Na­pas Las so­lu­cio­nes de­ben ser a ni­vel de cuen­ca hi­dro­grá­fi­ca y no por lí­mi­tes por­que ca­da re­gión tie­ne sus pro­pias le­yes pa­ra el agua An­gel de Mi­guel Gar­cía In­ves­ti­ga­dor Univ. de Wa­ge­nin­gen

Agua”, am­plió el ex­per­to.

Con es­te pa­no­ra­ma, el es­pe­cia­lis­ta eva­luó una se­rie de es­tar­tae­gias pa­ra tra­tar de so­lu­cio­nar los in­con­ve­nien­tes. Una de ellas es la di­fe­ren­cia en la uti­li­za­ción de dre­na­jes su­per­fi­cia­les y sub­su­per­fi­cia­les. Los su­per­fi­cia­les, se­gún el es­pe­cia­lis­ta, son los que se en­cuen­tran en Ar­gen­ti­na. Son fran­jas pa­ra eli­mi­nar en­char­ca­mien­tos pe­ro opi­nó que no van a so­lu­cio­nar nun­ca el as­cen­so de na­pa freá­ti­ca.

En cam­bio, pa­ra el dre­na­je sub­su­per­fi­cial, que son los que hay en Ho­lan­da, se co­lo­can dre­nes en­te­rra­dos en el sue­lo y son ca­pa­ces de eva­cuar el agua que as­cien­de por la na­pa freá­ti­ca y ade­más, eli­mi­nan sa­les de los sue­los. Sin em­bar­go, acla­ró que es un sis­te­ma muy cos­to­so pa­ra la ins­ta­la­ción, man­te­ni­mien­to y ope­ra­ción por­que tie­ne que es­tar co­lo­ca­do en gran­des su­per­fi­cies

Asi­mis­mo, otra po­si­ble so­lu­ción pa­ra Gar­cía, es la uti­li­za­ción del bio­dre­na­je. Es­to con­sis­te en el uso de es­pe­cies ve­ge­ta­les pa­ra in­cre­men­tar­la ta­sa de eva­potr as­pi­ra­ción e in­ter­cep­tar el agua de las llu­vias pa­ra con­tro­lar la na­pa freá­ti­ca. “Es­to no es plan­tar ár­bo­les en cual­quier la­do, sino de­be ser en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos co­mo en las zo­nas de des­car­ga y re­car­ga de los sue­los en ban­das. Cuan­ta más ban­das de bio­dra­na­je, me­jor se­rá”, in­di­có.

En es­te sen­ti­do, ar­gu­men­tó que es­te sis­te­ma tie­ne un me­nor cos­to de im­plan­ta­ción y man­te­ni­mien­to y agre­ga un va­lor eco­nó­mi­co del sub­pro­duc­to, aun­que no eli­mi­na sa­les y ne­ce­si­ta gran­des su­per­fi­cies de im­plan­ta­ción. “De­be ir acom­pa­ña­do de otras so­lu­cio­nes”, agre­gó. “Ho­lan­da tie­ne ar­bo­la­dos al­re­de­dor de to­dos los ca­na­les de dre­na­je y en la se­pa­ra­ción de los lo­tes”.

Otra de las sa­li­das es tra­ba­jar con la com­po­nen­te del ci­clo de agua ha­cien­do fo­co en la eva­potr as­pi­ra­ción del sis­te­ma, pla­ni­fi­ca­ción los usos del sue­lo e in­ten­si­fi­can­do las ro­ta­cio­nes de cul­ti­vo. Co­mo ejem­plo, dio da­tos que le pro­pi­na­ron des­de el INTA Mar­cos Juá­rez: el mo­no­cul­ti­vo de so­ja eva­po­ra 448 mi­lí­me­tros por año y el de maíz, 548 mi­lí­me­tros, mu­cho me­nos de lo que llue­ve en un año en ple­na zo­na agrí­co­la ar­gen­ti­na En cam­bio, si se siem­bra tri­go más so­ja o maíz, la e va po­tras pi ra­ción es mu­cho más al­to: 820 mi­lí­me­tros y 830 mi­lí­me­tros por año, res­pec­ti­va­men­te.

El ejem­plo de Ho­lan­da pue­de ser de gran uti­li­dad. No es fá­cil. Pe­ro se pue­de.

Ar­gen­ti­na. En el su­des­te de Cór­do­ba hay gran can­ti­dad de cam­pos anega­dos des­de ha­ce va­rios me­ses.

Ho­lan­da. A la izq, cam­pos con el po­zo de agua pa­ra re­ti­rar­la con la bom­ba al otro la­do de la ru­ta.

Re­cu­pe­ra­ción. Ha­ce 40 años, es­ta zo­na es­ta­ba ba­jo el agua en Zee­wol­de, a 40 ki­lóm­tros de Ams­ter­dam . Hoy, pro­du­cen y ex­por­tan in­jer­tos de man­za­nas y pe­ras. De­trás, el pól­der y los mo­li­nos, par­te de la in­fras­truc­tu­ra pa­ra re­cu­pe­rar es­tas tie­rras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.