La es­tra­te­gia es cla­ve pa­ra su­mar rin­de

La me­jo­res de­ci­sio­nes de siem­bra pa­ra so­ja y maíz im­pli­can ajus­tar el ma­ne­jo a la ofer­ta to­tal del agua. Es­to es la cla­ve que ma­xi­mi­za el ren­di­mien­to.

Clarin - Rural - - LOS CULTIVOS DE VERANO - Ra­mi­ro Ca­rre­te­ro Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

La dis­po­ni­bi­li­dad de agua pa­ra los cul­ti­vos de­fi­ne en gran me­di­da el rin­de de los mis­mos. Por ello, co­no­cer­la es cla­ve pa­ra de­fi­nir es­tra­te­gias de ma­ne­jo que per­mi­tan apro­ve­char­las y ma­xi­mi­zar los ren­di­mien­tos.

Pue­de de­fi­nir­se que la ofer­ta ac­tual es­tá con­for­ma­da por el agua al­ma­ce­na­da en el sue­lo al mo­men­to de la siem­bra y la pre­sen­cia -o au­sen­cia- de la na­pa. Asi­mis­mo, la ofer­ta fu­tu­ra pro­vie­ne de las llu­vias que pue­den ser es­ti­ma­das a par­tir de los re­gis­tros his­tó­ri­cos de pre­ci­pi­ta­cio­nes o pro­nós­ti­cos cli­má­ti­cos.

El agua al­ma­ce­na­da en el sue­lo pue­de me­dir­se de for­ma prác­ti­ca, sen­ci­lla y a muy ba­jo cos­to, y pue­de de­fi­nir el ren­di­mien­to del cul­ti­vo en una pro­por­ción ca­si tan im­por­tan­te co­mo lo ha­cen pre­ci­pi­ta­cio­nes.

Por su par­te, la in­fluen­cia de la na­pa pue­de per­mi­tir, en mu­chos ca­sos, “ca­si” in­de­pen­di­zar el ma­ne­jo de lo que ocu­rra con las llu­vias. En tér­mi­nos muy ge­ne­ra­les, las pro­fun­di­da­des de na­pa óp­ti­ma (en au­sen­cia de sa­li­ni­dad) se en­cuen­tra en­tre 1 a 2 me­tros pa­ra los cul­ti­vos de so­ja y maíz.

Pro­fun­di­da­des me­no­res co­mien­zan a ge­ne­rar re­duc­cio­nes de rin­de y ries­gos de anega­mien­to, mien­tras que pro­fun­di­da­des ma­yo­res re­pre­sen­tan me­nos be­ne­fi­cios pa­ra el rin­de has­ta ha­cer­se nu­lo. A di­fe­ren­cia de los pro­nós­ti­cos, tan­to el agua al­ma­ce­na­da en el sue­lo co­mo la pro­fun­di­dad de na­pa pue­den me­dir­se, sin re­caer en la in­cer­ti­dum­bre.

Por su par­te, los re­gis­tros cli­má­ti­cos apor­tan una idea de cuá­les son las si­tua­cio­nes más pro­ba­bles a ocu­rrir, con qué fre­cuen­cia pue­den su­ce­der de­ter­mi­na­dos even­tos ex­tre­mos (por ejem­plo, es­ca­sez de llu­vias) y cuál es el ran­go de va­ria­bi­li­dad de de­ter­mi­na­das va­ria­bles cli­má­ti­cas.

Con res­pec­to a los pro­nós­ti­cos, “El Ni­ño Os­ci­la­ción del Sur “(ENOS) es la prin­ci­pal fuen­te de va­ria­bi­li­dad y pre­dic­ti­bi­li­dad cli­má­ti­ca (pre­ci­pi­ta­cio­nes) pa­ra la Re­gión Pam­pea­na. Es­te pro­nós­ti­co pre­di­ce la ocu­rren­cia de tres fa­ses, las cua­les se aso­cian a dis­tin­tas pro­ba­bi­li­da­des de ocu­rren­cia de pre­ci­pi­ta­cio­nes en la Re­gión Pam­pea­na (prin­ci­pal­men­te du­ran­te oc­tu­bre, no­viem­bre y di­ciem­bre): Fa­se Ni­ña, Neu­tro o Ni­ño, in­di­can­do ma­yor pro­ba­bi­li­dad de ocu­rren­cia de pre­ci­pi­ta­cio­nes por de­ba­jo, igua­les o por en­ci­ma de lo nor­mal, res­pec­ti­va­men­te.

Co­mo to­do pro­nós­ti­co, so­lo in­di­ca la pro­ba­bi­li­dad de ocu­rren­cia de un de­ter­mi­na­do even­to, pe­ro ello no in­di­ca el ni­vel con qué ocu­rri­rá ni tam­po­co ase­gu­ra que lo con­tra­rio no pue­da ocu­rrir.

En tér­mi­nos de es­tra­te­gias de ma­ne­jo que apun­ten a ma­xi­mi­zar los rin­des en fun­ción de la ofer­ta hí­dri­ca, se pue­den de­fi­nir de ma­ne­ra muy am­plia dos ti­pos.

Las es­tra­te­gias “ofen­si­vas” que bus­can cap­tu­rar la ma­yor can­ti­dad de re­cur­sos po­si­ble (agua y luz) y, en ge­ne­ral, se to­man cuan­do la ofer­ta hí­dri­ca pre­vis­ta pa­ra la cam­pa­ña es ade­cua­da: siem­bras tem­pra­nas (so­ja o maíz) y/o en gru­pos de ma­du­rez cor­tos (so­ja), hí­bri­dos de al­to po­ten­cial (maíz), en­tre otras.

En el otro ex­tre­mo, las es­tra­te­gias “de­fen­si­vas” prio­ri­zan la cap­tu­ra de agua en re­la­ción a la cap­tu­ra de luz y, en ge­ne­ral, se plan­tean cuan­do se pre­vé es­ca­sez de agua: siem­bras tar­días (so­ja y maíz), gru­pos de ma­du­rez más lar­gos (so­ja) e hí­bri­dos más “es­ta­bles” (maíz).

Pa­ra la pre­sen­te cam­pa­ña se pro­nos­ti­ca una al­ta pro­ba­bi­li­dad de ocu­rren­cia de fa­se Ni­ña (po­co más del 50%) o fa­se Neu­tro (cer­ca del 40%). Es de­cir, exis­te un 90% de pro­ba­bi­li­da­des de que las llu­vias sean nor­ma­les o in­fe­rio­res a lo nor­mal. Por ello, ba­jo es­te es­ce­na­rio lo que de­fi­ne la elec­ción de es­tra­te­gias de ma­ne­jo de so­ja y maíz es la can­ti­dad de agua al­ma­ce­na­da en el sue­lo y la pro­fun­di­dad de na­pa.

En si­tua­cio­nes con na­pa en­tre 1 y 2 me­tros y sue­los car­ga­dos de agua se pue­de pen­sar en es­tra­te­gias más ofen­si­vas mien­tras que en si­tua­cio­nes con au­sen­cia de na­pa y sue­los po­co re­car­ga­dos hay que pla­ni­fi­car lo con­tra­rio. Fi­nal­men­te, hay que con­si­de­rar las con­di­cio­nes del lo­te (im­pe­dan­cias del sue­lo, tex­tu­ra o sa­li­ni­dad de na­pa, etc.) pa­ra de­ci­dir una es­tra­te­gia fi­nal. t

Sue­lo. El agua al­ma­ce­na­da de­fi­ne el ren­di­mien­to en una pro­por­ción ca­si tan im­por­tan­te co­mo lo ha­cen pre­ci­pi­ta­cio­nes.

Pro­nós­ti­co. El re­gis­tro cli­má­ti­co es cla­ve pa­ra la es­tra­te­gia.

So­ja. ¿Ser ofen­si­vo o de­fen­si­vo? Hay que de­fi­nir el ma­ne­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.