Un ca­mino a se­guir

Con un ne­go­cio di­ver­si­fi­ca­do, que agre­ga va­lor, más la agri­cul­tu­ra cer­ti­fi­ca­da, co­mo es­tan­dar­te de las bue­nas prác­ti­cas de ma­ne­jo, es que tra­ba­ja la fa­mi­lia Van der Stra­ten, en sus cam­pos del oes­te bo­nae­ren­se. Su vi­sión pen­san­do en lo que vie­ne.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Los Van der Stra­ten de­ci­die­ron su ca­mino por an­dar en la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria: fi­ja­ron un ne­go­cio di­ver­si­fi­ca­do, de agre­ga­do de va­lor y apo­ya­do en la agri­cul­tu­ra cer­ti­fi­ca­da.

Es­ta fa­mi­lia, de ori­gen bel­ga, es­tá ra­di­ca­da ha­ce unos cien años en el oes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires. Aho­ra, son pro­duc­to­res agro­ga­na­de­ros en­tre las lo­ca­li­da­des de Ge­ne­ral Pin­to y Flo­ren­tino Ameg­hino, dos lo­ca­li­da­des que es­tán dis­tan­cia­das por cien ki­ló­me­tros en esa zo­na.

Por eso, Car­los Van der Stra­ten, “Cha­lie”, quien le con­tó su his­to­ria pro­duc­ti­va a Cla­rín Ru­ral, co­no­ce es­tos am­bien­tes co­mo la pal­ma de su mano. Y has­ta se ani­mó a más, lle­van­do su co­no­ci­mien­to has­ta Ke­nia, en Afri­ca, ha­ce tres años. (Ver “Afri­ca, un via­je...”)

“No­so­tros pro­du­ci­mos en dos cam­pos pro­pios de 1.000 hec­tá­reas ca­da uno, en Pin­to y Ameg­hino, y te­ne­mos 1.000 ca­be­zas de ga­na­do, ba­jo un ci­clo com­ple­to. En es­te con­tex­to, te­ne­mos bien cla­ro que los am­bien­tes es­tán de­fi­ni­dos: lo que tie­ne po­ten­cial pro­duc­ti­vo es agrí­co­la y los otros son si­tios ga­na­de­ros”, di­ce el pro­duc­tor, res­pec­to a es­tas ex­ten­sas lla­nu­ras que pa­re­cen te­ner la mis­ma ap­ti­tud pro­duc­ti­va.

Así co­mo se­pa­ró los am­bien­tes, tam­bién pa­ra los Van de Stra­ten es cla­ra la ro­ta­ción de cul­ti­vos: el 60 por cien­to es pa­ra agri­cul­tu­ra y el 40 por cien­to pa­ra ga­na­de­ría.

Con es­ta or­ga­ni­za­ción téc­ni­ca, el pro­duc­tor le en­con­tró la vuel­ta y la es­ta­bi­li­dad al ne­go­cio. De buen áni­mo pro­duc­ti­vo, di­ce: “La úl­ti­ma cam­pa­ña se ali­nea­ron to­dos los pla­ne­tas pa­ra nues­tro es­que­ma ya que tu­vi­mos bue­nos ren­di­mien­tos en los cul­ti­vos y el pre­cio de la ha­cien­da tam­bién fue fa­vo­ra­ble”, re­cuer­da. Aun­que tam­bién cuen­ta, apen­sa­dum­bra­do, que la pa­sa­ron mal en los úl­ti­mos años cuan­do de­bie­ron ce­rrar el tam­bo que te­nían en el cam­po de Pin­to y que ha­bía ini­cia­do su abue­lo ha­ce uso se­ten­ta años. “Mi pa­dre to­mó la de­ci­sión. Fue du­ro, pe­ro si no lo ha­cía­mos de­bía­mos sos­te­ner esa pro­duc­ción con los már­ge­nes de las otras”, co­men­ta. Por eso, to­da­vía es cau­to cuan­do de arries­gar­se se tra­ta.

Mien­tras Van der Strten re­co­rre sus lo­tes en el cam­po de Pin­to, Ro­deo Chi­co, re­co­no­ce que ya no se arries­ga co­mo an­tes. Su es­pí­ri­tu “con­ser­va­dor” se de­be a que “fal­tan me­di­das pa­ra el sec­tor y por eso le cues­ta ha­cer ne­go­cios pen­san­do en el fu­tu­ro, de­fi­ne. Sus in­ver­sio­nes, agre­ga, son pen­san­do en una ba­se só­li­da pa­ra su ne­go­cio.

“Hoy, in­vier­to en ga­na­de­ría y ro­ta­ción de cul­ti­vos. In­ver­tir más en es­truc­tu­ra pa­ra ha­cer agri­cul­tu­ra es im­pa­ga­ble y el ne­go­cio no cie­rra. En ga­na­de­ría, en cam­bio, se­gui­mos apos­tan­do por­que el re­torno es más ge­nuino y rá­pi­do. Ade­más, con la agri­cul­tu­ra no pue­do cre­cer más en cam­po pro­pio, pe­ro con la ha­cien­da to­da­vía ten­go po­ten­cial”, re­fle­xio­na.

La ro­ta­ción de cul­ti­vos allí es clá­si­ca: tri­go/so­ja — maíz. Es­te año, co­men­ta, en la ro­ta­ción del cam­po de Ameg­hino, con me­nor ap­ti­tud pro­duc­ti­va que el de Pin­to, in­clui­rán al gi­ra­sol y el sor­go. Co­mo es co­mún en los plan­teos mix­tos, el maíz es el ne­xo en­tre la ga­na­de­ría y la agri­cul­tu­ra. “De acuer­do al pre­cio, ma­ne­jo la pro­por­ción del maíz en la die­ta”, ex­pli­ca.

El pro­duc­tor es­tá con­ven­ci­do del equi­li­brio eco­nó­mi­co del plan­teo mix­to en am­bien­tes que son in­fe­rio­res, que se da por fac­to­res cli­má­ti­cos o por ca­li­dad de sue­lo. “La es­ta­bi­li­dad me la ter­mi­na dan­do la ga­na­de­ría”, con­clu­ye.

De­bi­do a la im­por­tan­cia que tie­nen pa­ra es­ta em­pre­sa las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las, el año pa­sa­do de­ci­die­ron en­ca­rar la cer­ti­fi­ca­ción de los dos cam­pos, ba­jo los es­tán­da­res de AC (Agri­cul­tu­ra Cer­ti­fi­ca­da) y RTRS (So­ja Res­pon­sa­ble).

“Lo­gra­mos cer­ti­fi­car en seis me­ses y lo que más nos cos­tó tra­ba­jo fue la or­ga­ni­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va. Agro­nó­mi­ca­men­te, ya cum­plía­mos con los re­qui­si­tos de la cer­ti­fi­ca­ción”, di­ce el pro­duc­tor, quien to­mó es­ta ini­cia­ti­va por­que lo con­si­de­ra­ba una for­ma de dar di­fu­sión a es­ta nor­ma­ti­va.

Ha­cer es­to, sos­tie­ne, lo or­de­nó com­ple­ta­men­te y, ade­más, an­ti­ci­pa que fue una apues­ta de fu­tu­ro. “En el cual­quier mo­men­to, la ex­por­ta­ción de ma­te­rias pri­mas o de pro­duc­tos con va­lor agre­ga­do de­be­rán te­ner el se­llo de AC”, ase­gu­ra.

Otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas que des­ta­ca, res­pec­to a la cer­ti­fi­ca­ción, es que me­jo­ró su diá­lo­go con la co­mu­ni­dad, un te­ma que aun es­tá en el cen­tro del de­ba­te, so­bre to­do, en lo­ca­li­da­des chi­cas.

“Ser un pro­duc­tor cer­ti­fi­ca­do me obli­ga a co­mu­ni­car al mu­ni­ci­pio y a mis ve­ci­nos, de ma­ne­ra per­ma­nen­te­men­te, so­bre las prác­ti­cas que ha­ré en el cam­po y que pue­den ser un ries­go”, ex­pli­ca.

En es­te as­pec­to re­la­cio­na­do con la con­cien­cia so­cial de las prác­ti­cas, sos­tie­ne que to­da­vía hay una opor­tu­ni­dad pa­ra se­guir tra­ba­jan­do. Co­mo di­ce es­to, tie­ne una vi­sión me­nos aus­pi­cio­sa res­pec­to al ac­tual pa­ra­dig­ma pro­duc­ti­vo y que lle­vó a im­por­tan­tes per­jui­cios al sis­te­ma e ins­ta­ló im­por­tan­tes pro­ble­má­ti­cas, co­mo las ma­le­zas re­sis­ten­tes.

Van der Stra­ten tra­ba­ja siem­pre mirando pa­ra ade­lan­te y se pro­yec­ta pa­ra los pró­xi­mos años se­gu­ro y fir­me del ca­mino que ya adop­tó. “Pien­so que la em­pre­sa fa­mi­liar se­gui­rá cre­cien­do en nú­me­ro de ca­be­zas y ajus­tan­do prác­ti­cas de bie­nes­tar ani­mal. Por su par­te, en agri­cul­tu­ra va­mos a me­jo­rar los ni­ve­les pro­duc­ti­vos, si­guien­do la idea de las ro­ta­cio­nes, la re­po­si­ción de nu­trien­tes, el uso de agro­quí­mi­cos con ban­da ver­de de apli­ca­ción. Y, ade­más, con­ven­ci­dos de se­guir afian­zan­do la si­ner­gia el pla­teo mix­to”, di­ce.

For­ta­le­zas, desafíos y opor­tu­ni­da­des, cues­tio­nes en las que ya pen­sa­ron los Van der Stra­ten y las trans­for­ma­ron en de­ci­sio­nes de fu­tu­ro.

En el lo­te. Los Van der Stra­ten, Car­los, izq., con Alberto, su pa­dre, en un ro­deo de re­cría.

Mai­ce­ro. Re­cien­te­men­te, Car­los Van der Stra­ten en un mai­zal que por sus re­cu­rren­tes llu­vias se re­tra­só la co­se­cha del cul­ti­vo. El ce­real, el víncu­lo con la ga­na­de­ría.

En Ke­nia. De izq. a der., un ope­ra­rio lo­cal y los ar­gen­ti­nos Al­va­rez y Van der Stra­ten.

Ga­na­de­ría. Izq., un ro­deo de ter­ne­ros en re­cría, den­tro del co­rral. Arri­ba, el si­la­je de plan­ta de maíz, el ali­men­to cla­ve pa­ra el in­vierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.