El sue­lo, ese di­vino te­so­ro

Un in­ves­ti­ga­dor del Conicet aler­ta so­bre los pro­ce­sos de­gra­ti­vos y acon­se­ja más mo­ni­to­reo.

Clarin - Rural - - SUSTENTABILIDAD -

En los úl­ti­mos años, la Re­gión Pam­pea­na tu­vo una ba­ja in­ten­si­dad de ro­ta­cio­nes, en las cua­les par­ti­ci­pó ma­yor­men­te un so­lo cul­ti­vo, la so­ja, y una ba­ja par­ti­ci­pa­ción de gra­mí­neas co­mo el maíz, el tri­go y el sor­go. A es­to se su­ma el avan­ce de la fron­te­ra agrí­co­la en am­bien­tes frá­gi­les y la dis­mi­nu­ción de su­per­fi­cie ocu­pa­da por pas­tu­ras pe­ren­nes.

Las con­se­cuen­cias que se ob­ser­van son gran­des cam­bios en el es­ta­do de sa­lud fí­si­ca, quí­mi­ca y bio­ló­gi­ca de los sue­los.

La ob­ser­va­ción he­cha en un in­for­me de Aapresid, co­rres­pon­de al ex­per­to Guillermo Pe­ral­ta, in­ves­ti­ga­dor del Conicet, quien in­ter­pre­ta que es­tas variables han es­ta­do re­la­cio­na­das con la im­po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar otros cul­ti­vos, co­mo el tri­go.

El in­ves­ti­ga­dor pre­vé que, de a po­co, se irán re­cu­pe­ran­do las pro­pie­da­des de los sue­los y re­co­no­ce tam­bién que la ca­pa­ci­dad de re­ver­sión de lo de­gra­da­do, so­bre la re­gión nú­cleo, po­dría equi­li­brar­se en me­nos de cin­co cam­pa­ñas.

Asi­mis­mo, agre­ga que el cul­ti­vo de so­ja fue en­mas­ca­ran­do pro­ce­sos de de­gra­da­ción fí­si­ca, so­bre to­do, si se tie­ne en cuen­ta que en un pro­me­dio de quin­ce años no ha ha­bi­do un im­pac­to en los ren­di­mien­tos.

“Aho­ra, si uno mi­ra los lo­tes con de­te­ni­mien­to, si ana­li­za sus ten­den­cias, no es di­fí­cil com­pro­bar una va­ria­bi­li­dad bien no­to­ria en las si­tua­cio­nes más de­gra­da­das”, re­mar­có Pe­ral­ta, su­man­do que en años más se­cos es fá­cil com­pro­bar una me­nor en­tra­da de agua en es­tos sue­los, y en los muy llu­vio­sos son com­pro­ba­bles las si­tua­cio­nes de anega­mien­tos pro­lon­ga­dos, per­di­das de stands de plan­tas, nu­trien­tes y otros efec­tos di­rec­tos.

Hay he­rra­mien­tas pa­ra de­ter­mi­nar la sa­lud de los sue­los, co­men­ta el ex­per­to, y el pro­duc­tor de­be co­no­cer­las pa­ra ha­cer con­tro­les muy sim­ples.

“Los sig­nos de de­gra­da­ción co­mien­zan con la pre­sen­cia de es­truc­tu­ras la­mi­na­res, que si­mu­lan mil ho­jas o la­jas en los pri­me­ros cen­tí­me­tros, y son res­pon­sa­bles de di­fi­cul­tar en mo­vi­mien­to de agua, en sen­ti­do ver­ti­cal”, di­ce Pe­ral­ta.

Otro fac­tor, agre­ga, son las es­truc­tu­ras ma­si­vas co­mo blo­ques o te­rro­nes de 10 o 15 cen­tí­me­tros de diá­me­tro.

Pe­ral­ta, con­si­de­ra que las ac­cio­nes van más allá de la im­ple­men­ta­ción de me­di­das co­rrec­ti­vas. Tam­bién se­ña­la co­mo im­por­tan­te ana­li­zar el trán­si­to de ma­qui­na­ria agrí­co­la, de co­se­cha, las con­di­cio­nes de hu­me­dad y pres­tar mu­cha aten­ción a los neu­má­ti­cos de ca­da im­ple­men­to. Por otra par­te, se­ña­la que el pro­duc­tor de­be con­si­de­rar co­mo vi­tal el apro­ve­cha­mien­to de las ro­ta­cio­nes, la in­ten­si­fi­ca­ción con gra­mí­neas, cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, pa­ra evi­tar la for­ma­ción de den­si­fi­ca­cio­nes.

De­gra­da­dos. Hu­bo gran­des cam­bios en el es­ta­do de sa­lud fí­si­ca, quí­mi­ca y bio­ló­gi­ca de los sue­los por la fal­ta de ro­ta­ción de cul­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.