Es­ta cam­pa­ña, una gran opor­tu­ni­dad pa­ra fer­ti­li­zar so­ja

Así en­fa­ti­zó la aso­cia­ción Fer­ti­li­zar, en una tra­di­cio­nal jor­na­da.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Es­ta cam­pa­ña, la fer­ti­li­za­ción de los cul­ti­vos tie­ne una gra de­bi­do, por un la­do, a la me­jo­ra del ne­go­cio y, por otro, pa­ra em­pe­zar a re­cu­pe­rar la fer­ti­li­dad quí­mi­ca que per­die­ron los sue­los en va­rias zo­nas pro­duc­ti­vas.

Uno de los cul­ti­vos que me­nos tec­no­lo­gía apli­ca­da re­ci­be es la so­ja. ¿Por qué? Por­que con ba­ja a nu­la in­ver­sión tec­no­ló­gi­ca se lo­gran, fá­cil­men­te, 3.500 kilos por hec­tá­rea de ren­di­mien­to en la zo­na nú­cleo del país. Pe­ro, sin du­das, es­ta de­ci­sión es­tá muy le­jos de ser una prác­ti­ca sus­ten­ta­ble.

Bien cla­ro que­da­ron es­tas ideas, y otras más, du­ran­te la tra­di­cio­nal jor­na­da que or­ga­ni­za Fer­ti­li­zar Aso­cia­ción Ci­vil pa­ra pro­fun­di­zar so­bre lo más im­por­tan­te en la nu­tri­ción de la so­ja.

Uno de los ora­do­res in­vi­ta­dos de es­ta char­la, y an­te la mi­ra­da aten­ta del pre­si­den­te y vi­ce de la en­ti­dad, Jor­ge Bas­si y Víc­tor Ac­cas­te­llo, res­pec­ti­va­men­te, fue el pro­duc­tor y ase­sor téc­ni­co Gus­ta­vo Man­do­li­ni. Es­te úl­ti­mo tie­ne su ba­se de tra­ba­jo en el sur de San­ta Fe, en torno a la lo­ca­li­dad de Vi­lla Ca­ñás, una zo­na con una ex­ten­sa his­to­ria pro­duc­ti­va y es por eso que el pro­duc­tor es que tie­ne una aca­ba­da ex­pe­rien­cia en la fer­ti­li­za­ción de la olea­gi­no­sa.

Ha­cien­do his­to­ria, Man­do­li­ni re­cor­dó que co­men­zó a ex­pe­ri­men­tar en fer­ti­li­za­ción de so­ja ha­ce ca­si vein­te años, cuan­do hi­zo sus pri­me­ras ar­mas co­mo ase­sor in­de­pen­dien­te. Aho­ra, tie­ne una fir­ma de ase­so­ra­mien­to de cul­ti­vos y pro­du­ce en 1.000 hec­tá­reas, 20 por cien­to pro­pias y el res­to al­qui­la­das. Así, re­co­no­ce que la fer­ti­li­za­ción de la so­ja se ha­ce por igual en to­da la su­per­fi­cie, sin dis­tin­ción en­tre cam­po pro­pio u al­qui­la­do.

“En las pri­me­ras cam­pa­ñas de tra­ba­jo, allá por el 1997/98, ya co­no­por­tu­ni­dad, men­za­mos a no­tar di­fe­ren­cias en los plan­teos de so­ja fer­ti­li­za­dos ver­sus los no fer­ti­li­za­dos. Hoy, nues­tra es­tra­te­gia en el cul­ti­vo y des­pués de to­dos es­tos años, es de al­ta tec­no­lo­gía, apli­can­do fós­fo­ro y azu­fre y mi­cro­nu­trien­tes”, se­ña­ló.

En su es­que­ma ac­tual, acla­ró, una fer­ti­li­za­ción pro­me­dio en so­ja os­ci­la en­tre los 200 a 300 kilos de su­per­fos­fa­to sim­ple (SPS), los cua­les aho­ra es­tán cam­bian­do a do­sis si­mi­la­res de fos­fa­to mo­no­amó­ni­co. Es­te cam­bio de fuen­te, sos­tu­vo Man­do­li­ni, se de­be a la fuer­te re­cu­pe­ra­ción del azu­fre en los sue­los de­bi­do al SPS.

Que­dó cla­ro que la fer­ti­li­za­ción se con­vir­tió pa­ra es­ta em­pre­sa en una prác­ti­ca cla­ve pa­ra to­da su ro­ta­ción. So­bre to­do, des­ta­có el pro­duc­tor, “nos per­mi­tió lo­grar es­ta­bi­li­dad en los ren­di­mien­tos e in­cre­men­tar la ren­ta­bi­li­dad del plan­teo”.

Asi­mis­mo, tam­bién re­co­no­ció que la es­tra­te­gia de al­ta fer­ti­li­za­ción lle­gó has­ta es­te pun­to por la cre­cien­te par­ti­ci­pa­ción de la so­ja en las ro­ta­cio­nes y el com­pro­mi­so ellos tie­nen con la sa­lud de los sue­los.

En­tre las con­clu­sio­nes fi­na­les, dio el da­to ju­go­so so­bre el im­pac­to de la al­ta fer­ti­li­za­ción.

“Nues­tro ren­di­mien­to pro­me­dio en so­ja lle­ga a las 4.500 kilos por hec­tá­rea y con­se­gui­mos te­chos, en al­gu­nos lo­tes, que lle­ga­ron has­ta los 7.000 kilos”, des­ta­có.

Lue­go fue el turno de Bas­si, quien apo­ya­do en su pro­pia ex­pe­rien­cia en en­sa­yos de fer­ti­li­za­ción de so­ja, lle­va va­rios años es­tu­dian­do el im­pac­to de es­ta prác­ti­ca.

El ex­per­to di­jo, preo­cu­pa­do, que des­de que co­men­zó a es­tu­diar la nu­tri­ción so­je­ra, las bre­chas de ren­di­mien­to se vie­nen agran­dan­do. Se­gún sus con­clu­sio­nes, es­to se de­be a una con­jun­ción de fac­to­res, vin­cu­la­dos al ma­yor po­ten­cial ge­né­ti­co del cul­ti­vo y tam­bién a la me­nor apli­ca­ción de tec­no­lo­gía.

“Si ana­li­za­mos el au­men­to pro­me­dio de rin­de en so­ja en los úl­ti­mos años, es­te va­lor es nu­lo, mien­tras que los sue­los se si­guen em­po­bre­cien­do”, ad­vir­tió.

Pe­ro no so­lo se tra­ta de fer­ti­li­zar, ar­gu­men­tó Bas­si, tam­bién hay que ha­cer­lo ba­lan­cea­da­men­te, pen­san­do en los ma­cro y mi­cro­nu­trien­tes ya que la so­ja es­tá res­pon­dien­do con ren­di­mien­to an­te la apli­ca­ción de am­bos gru­pos.

La so­ja re­quie­re un pa­que­te in­te­gral de tec­no­lo­gías. La ino­cu­la­ción y la nu­tri­ción con ma­cro y mi­cro­nu­trien­tes, son las des­ta­ca­das Jor­ge Bas­si Pre­si­den­te de Fer­ti­li­zar.

Con la re­la­ción de pre­cios ac­tua­les, la fer­ti­li­za­ción en so­ja es un buen ne­go­cio. Hay una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer­lo Víc­tor Ac­cas­te­llo Vi­ce­pre­si­den­te de Fer­ti­li­zar.

“Ac­tual­men­te, es­ta­mos per­dien­do un po­ten­cial de ren­di­mien­to del 30 por cien­to por año, ca­si otro cul­ti­vo en tres años”, se la­men­tó.

Fi­nal­men­te, Ac­cas­te­llo re­ca­yó so­bre el análisis eco­nó­mi­co de la cam­pa­ña.

El ex­per­to hi­zo én­fa­sis so­bre la des­ta­ca­da re­la­ción de pre­cios (grano/fer­ti­li­zan­te) en so­ja. “Fer­ti­li­zar si­gue sien­do un buen ne­go­cio ya que la so­ja tu­vo un au­men­to de pre­cio del or­den del 15 por cien­to y los fer­ti­li­zan­tes fos­fa­ta­dos más usa­dos en es­te cul­ti­vo re­gis­tran ba­jas. Es­te an­ta­go­nis­mo jue­ga a fa­vor de fer­ti­li­zar y po­ten­ciar el rin­de del cul­ti­vo”, ce­rró.

La lar­ga­da. A la izq., la pre­via an­tes de sem­brar la so­ja, con los ca­rros car­ga­dos de fer­ti­li­zan­te y la se­mi­lla lis­ta en las tol­vas de la sem­bra­do­ra. Arri­ba, el pro­duc­tor Gus­ta­vo Man­do­li­ni que fer­ti­li­za la olea­gi­no­sa ha­ce ca­si vein­te años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.