Di­gi­rien­do la ma­la no­ti­cia

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La de­ci­sión de man­te­ner en el 30 por cien­to las re­ten­cioa­van­ce nes pa­ra la so­ja por un año más es una pé­si­ma no­ti­cia, no so­lo pa­ra el cam­po (ob­via­men­te, el dam­ni­fi­ca­do di­rec­to) sino pa­ra el con­jun­to de la so­cie­dad. Im­pli­ca, fun­da­men­tal­men­te, una clau­di­ca­ción ca­mu­fla­da en ar­gu­men­tos tan en­de­bles co­mo efec­tis­tas. Una pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción del ries­go de caer en “la ten­ta­ción del bien” con la que Fran­ces­co Di Cas­tri de­mo­ni­za­ba a los po­lí­ti­cos, en sus re­cor­da­das in­ter­ven­cio­nes en aque­llos con­gre­sos de Aa­pre­sid.

La reali­dad es que es­ta me­di­da no ten­drá im­pac­to fis­cal fa­vo­ra­ble, sino to­do lo con­tra­rio. Lo re­mar­có el eco­no­mis­ta je­fe de la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res, Ra­mi ro Cos­ta. Una qui­ta de 5 pun­tos, co­mo es­ta­ba pro­gra­ma­da, ten­dría un co­rre­la­to en un au­men­to de la pro­duc­ción. Los fun­cio­na­rios del Mi­nA­gro lo sa­ben, pe­ro tro­pe­za­ron con la mis­ma pie­dra que sus an­te­ce­so­res his­tó­ri­cos, que nun­ca pu­die­ron contra la te­na­ci­dad de los de Ha­cien­da en su cuen­ta de al­ma­ce­ne­ros. Creen que con re­ten­cio­nes del 30 por cien­to en el 2017 iban a re­cau­dar unos 800 a 1.000 mi­llo­nes más. Na­da que ver.

Ade­más de re­cau­dar lo mis­mo, se van a per­der los efec­tos de una ma­yor pro­duc­ción po­si­ble, con to­do lo que ello sig­ni­fi­ca en ma­te­ria de ma­yor ven­ta de in­su­mos, y lue­go un flu­jo de 3 a 5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja adi­cio­na­les. Con­vie­ne re­cor­dar que la in­dus­tria de crus­hing cuen­ta con ca­pa­ci­dad su­pe­rior al vo­lu­men de la co­se­cha. Bir­lar­le es­te vo­lu­men en­ca­re­ce sus cos­tos, re­du­ce la ope­ra­to­ria por­tua­ria y tam­bién unos 10.000 via­jes.

La com­pen­sa­ción pro­me­ti­da pa- ra las pro­vin­cias del Bel­grano Car­gas es un pa­lia­ti­vo aten­di­ble, pe­ro re­me­da tiem­pos re­cien­tes en los que se crea­ban fon­dos e in­cen­ti­vos de du­do­so re­sul­ta­do y al­to ries­go de ge­ne­ra­ción de hi­jos y en­te­na­dos.

A buen en­ten­de­dor, po­cas pa­la­bras. De la ten­ta­ción del bien, se pa­sa fá­cil­men­te a la ten­ta­ción del mal.

Es­tos fon­dos pro­me­ti­dos pa­ra aten­der las cri­sis re­gio­na­les son tam­bién po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos. Pe­ro cons­ti­tu­yen una vuel­ta de tuer­ca en la di­ná­mi­ca clá­si­ca: tras­la­dar in­gre­sos de los sec­to­res com­pe­ti­ti­vos, a los no com­pe­ti­ti­vos. La so­ja no pue­de car­gar so­bre sus es­pal­das la fal­ta de ca­li­dad de las man­za­nas de Rio Ne­gro, el del pi­cu­do del al­go­dón o el ries­go del HLB en los cí­tri­cos. O el fra­ca­so de la ac­tua­li­za­ción de las ta­ri­fas eléctricas.

Si la cues­tión era fi­nan­ciar el dé­fi­cit, se po­dría ha­ber ape­la­do a ideas más ima­gi­na­ti­vas. Si no exis­tie­ra la so­ja, el go­bierno hu­bie­ra te­ni­do que ape­lar al cré­di­to in­ter­na­cio­nal. Si la com­pe­ti­ti­vi­dad so­je­ra es tan gran­de que pue­de ce­der uno de ca­da tres ca­mio­nes, ¿no se­ría más in­tere­san­te sa­car­le so­lo dos y pe­dir­le uno pres­ta­do? No es lo mis­mo una exac­ción que un prés­ta­mo.

Por suer­te, la mis­ma so­ja se ocu­pó de com­pen­sar con una bue­na no­ti­cia, co­mo siem­pre. Es­ta se­ma­na, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio dic­ta­mi­nó de­fi­ni­ti­va­men­te en fa­vor de la Ar­gen­ti­na en el pa­nel que pre­sen­tó el país por la de­ci­sión eu­ro­pea de tra­bar las im­por­ta­cio­nes de bio­die­sel.

La de­ci­sión sig­ni­fi­ca que la Unión Eu­ro­pea de­be­rá re­to­mar las com­pras de uno de los pro­duc­tos más im­por­tan­tes de la ca­nas­ta ex­por­ta­do­ra ar­gen­ti­na.

La Ar­gen­ti­na es el ma­yor ex­por­ta­dor mun­dial de bio­die­sel. La Unión Eu­ro­pea era el prin­ci­pal mer­ca­do has­ta que ha­ce cua­tro años ce­rró abrup­ta­men­te la puer­ta de en­tra­da, co­lo­can­do aran­ce­les que de­ja­ban al bio ar­gen­tino to­tal­men­te fue­ra de po­si­bi­li­dad de com­pe­tir. La apa­ri­ción sor­pre­si­va del mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se y la ex­pan­sión del con­su­mo in­terno per­mi­tie­ron flo­tar al úl­ti­mo es­la­bón del va­lor agre­ga­do de la ca­de­na so­je­ra.

Aho­ra se abre la es­pe­ran­za de una re­cu­pe­ra­ción ple­na de la ca­pa­ci­dad ocio­sa, que al­can­za al 50 por cien­to. Se pue­den ela­bo­rar anual­men­te unos 4 mi­llo­nes de me­tros cúbicos de bio­die­sel, por un va­lor de ca­si 4.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Más ela­bo­ra­ción de bio­die­sel sig­ni­fi­ca tam­bién me­nos acei­te de so­ja en el mer­ca­do mun­dial. Y eso to­ni­fi­ca los pre­cios de to­do el com­ple­jo so­ja.

> La qui­ta de 5 pun­tos hu­bie­ra ge­ne­ra­do un au­men­to en la pro­duc­ción de so­ja

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.