Ma­le­zas: có­mo de­tec­tar­las a tiem­po

Hay que rea­li­zar los mo­ni­to­reos en eta­pas bien pre­ci­sas y de­fi­nir pun­tos de mues­treo, re­co­mien­da Ca­sa­fe.

Clarin - Rural - - MANEJO AGRÍCOLA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

El mo­ni­to­reo del lo­te en bús­que­da de ma­le­zas, es una de las prin­ci­pa­les he­rra­mien­tas so­bre la cual se de­be­rá ba­sar la de­ci­sión de rea­li­zar o no un con­trol. Los es pe­cia­lis­tas de la Cá­ma­ra de Sanidad Agro­pe­cua­ria y Fer­ti­li­zan­tes (Ca­sa­fe) re­cuer­dan que exis­ten cier­tos mo­men­tos cen­tra­les en los cua­les se re­co­mien­da rea­li­zar­los: u An­tes de la co­se­cha del cul­ti­vo an­te­ce­sor: es cla­ve pa­ra iden­ti­fi­car las ma­le­zas que co­mien­zan a apa­re­cer, ya que una vez que se trilla los re­cur­sos (agua, luz y nu­trien­tes) que­da­rán li­be­ra­dos pa­ra el cre­ci­mien­to de las mis­mas. u Du­ran­te el bar­be­cho: es im­por­tan­te in­ten­si­fi­car el mo­ni­to­reo pa­ra lle­gar a la siem­bra con un lo­te lim­pio de ma­le­zas. De­pen­dien­do del pe­río­do de bar­be­cho, se de­be­rá po­ner es­pe­cial aten­ción a la sa­li­da del in­vierno, don­de las con­di­cio­nes am­bien­ta­les co­mien­zan a ser más fa­vo­ra­bles pa­ra el cre­ci­mien­to de las ma­le­zas. u Al ini­cio del cul­ti­vo: se re­co­mien­da con­ti­nuar los mo­ni­to­reos de ma­le­zas has­ta que el cul­ti­vo cie­rre el sur­co, lle­ga­do a es­te mo­men­to, la pro­pia com­pe­ten­cia que ejer­ce el cul­ti­vo so­bre es­tas ha­ce in­ne­ce­sa­rios los con­tro­les.

Al mo­men­to de in­gre­sar al lo­te es im­por­tan­te iden­ti­fi­car las di­fe­ren­tes am­bien­tes (zo­nas ba­jas, al­tas, con pro­ble­mas de dre­na­je o con di­fe­ren­tes ti­pos de sue­los). Si el cam­po es muy he­te­ro­gé­neo, lo más sen­sa­to es rea­li­zar un mo­ni­to­reo di­fe­ren­cia­do en ca­da uno de esos am­bien­tes.

En ge­ne­ral se re­co­mien­da 10 pun­tos de mues­treo ca­da 15 a 50 hec­tá­reas y los mis­mos de­bie­ran ser de 10 me­tros cua­dra­dos. Se re­co­mien­da tam­bién po­ner es­pe­cial aten­ción a las zo­nas cer­ca­nas a los alam­bra­dos y al sec­tor por el que in­gre­sa la co­se­cha­do­ra.

La per­so­na en­car­ga­da del mo­ni­to­reo de­be­rá con­tar con una pla­ni­lla que per­mi­ta re­gis­trar los da­tos que iden­ti­fi­can la es­pe­cie de ma­le­za, su ta­ma­ño y la den­si­dad apro­xi­ma­da que tie­ne en ca­da si­tio de mues­treo.

Re­ca­ban­do es­tá in­for­ma­ción, los pro­duc­to­res, con el ase­so­ra­mien­to de los in­ge­nie­ros agró­no­mos, po­drán con­tar con he­rra­mien­tas pre­ci­sas pa­ra to­mar de­ci­sio­nes más acer­ta­das en cuan­to a la ne­ce­si­dad de rea­li­zar o no un con­trol. Asi­mis­mo, se de­be­rán con­si­de­rar las con­di­cio­nes am­bien­ta­les co­mo la bio­lo­gía de la ma­le­za ya que mu­chas ve­ces con­di­cio­nes am­bien­ta­les, co­mo he­la­das tem­pra­nas po­drán rea­li­zar un con­trol na­tu­ral de las mis­mas sin ne­ce­si­dad de una apli­ca­ción.

Dos mo­men­tos cla­ves. A la izq., mo­ni­to­rean­do a las hier­bas. Se acon­se­ja de­fi­nir diez pun­tos pa­ra to­mar mues­tras ca­da 15 hec­tá­reas. Du­ran­te el bar­be­cho (der.) es im­por­tan­te in­ten­si­fi­car los mo­ni­to­reos pa­ra lle­gar a la siem­bra con un lo­te lim­pio de ma­le­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.