Los al­qui­le­res de cor­to pla­zo aten­tan contra la sus­ten­ta­bi­li­dad

El au­tor, di­rec­tor de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo de Aa­crea, ad­vier­te que los arren­da­mien­tos anua­les fa­vo­re­cen el mo­no­cul­ti­vo y di­ce que los pro­duc­to­res, los due­ños de la tie­rra y el Es­ta­do de­ben to­mar car­tas en el asun­to pa­ra re­ver­tir es­ta si­tua­ción.

Clarin - Rural - - PROTAGONISTAS / FINANCIAMIENTO - Fe­de­ri­co Bert Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

“Es­te año ce­rré un quin­tal arri­ba.” Es el ti­po de fra­se que pue­de oir­se año tras año en bo­ca de mi­les de pro­duc­to­res. ¿Qué re­fle­ja? En prin­ci­pio, un acuer­do en­tre un arren­da­ta­rio y un arren­da­dor co­mo par­te de una transac­ción por una frac­ción de tie­rra. Pe­ro, de­trás de ese ac­to hay mu­cho más que una transac­ción. En el pro­ce­so de ne­go­cia­ción de arren­da­mien­tos se de­fi­ne la re­la­ción en­tre el pro­duc­tor y la tie­rra.

Co­mo to­da re­la­ción, la for­ma en que se es­ta­ble­ce de­fi­ne el tra­to en­tre las par­tes. En el ca­so del pro­duc­tor y la tie­rra, la re­la­ción de te­nen­cia con­di­cio­na los ob­je­ti­vos del pro­duc­tor y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, sus de­ci­sio­nes. En un tra­ba­jo que pu­bli­ca­mos re­cien­te­men­te, mos­tra­mos que los pro­duc­to­res que tra­ba­jan cam­pos pro­pios po­nen más fo­co en ob­je­ti­vos de lar­go pla­zo y en la con­ser­va­ción del va­lor, mien­tras que los arren­da­ta­rios tien­den a en­fo­car­se en ma­xi­mi­zar el re­sul­ta­do de la cam­pa­ña.

Lo an­te­rior no es­ca­pa a lo que la li­te­ra­tu­ra mues­tra res­pec­to del “sen­ti­mien­to psi­co­ló­gi­co de pro­pie­dad”. So­bran evi­den­cias de que el pro­pie­ta­rio de un bien tien­de a asig­nar­le un ma­yor va­lor res­pec­to de aquel que só­lo tie­ne su po­se­sión. Sin em­bar­go, no ser pro­pie­ta­rio no de­bie­ra ser im­pe­di­men­to pa­ra la pre­ser­va­ción del va­lor. Pen­se­mos sino en el lea­sing de au­tos: el po­see­dor sue­le es­tar in­tere­sa­do en pre­ser­var­lo sin ser pro­pie­ta­rio (aun­que cla­ro que tie­ne el es­tí­mu­lo de po­der ser­lo en el fu­tu­ro).

To­do lo an­tes des­crip­to tie­ne gran­des im­pli­can­cias en la agri­cul­tu­ra de la Ar­gen­ti­na, prin­ci­pal­men­te si pre­ten­de­mos sis­te­mas sos­te­ni­bles. Ocu­rre que más del 60% del área agrí­co­la es arren­da­da. Y co­mo re­fle­ja la fra­se ini­cial, la ma­yo­ría de los acuer­dos de arren­da­mien­to son por un año.

Un año no es una ca­sua­li­dad. Sue­le ser el pun­to en el que más fá­cil acuer­dan due­ños y arren­da­do­res; es ca­si tá­ci­to. Y es una con­se­cuen­cia más de los his­tó­ri­cos vai­ve­nes eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­cos y so­cia­les de nues­tro país. Vai­ve­nes que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, ge­ne­ran im­pre­vi­si­bi­li­dad. Y es ló­gi­co.

¿Es Ar­gen­ti­na el úni­co lu­gar del mun­do (agrí­co­la) im­pre­vi­si­ble? Cla­ro que no. Nues­tra par­ti­cu­la­ri­dad es, ade­más, la au­sen­cia de in­cen­ti­vos, re­gu­la­cio­nes, con­tro­les. En fin, re­glas de jue­go que den un mar­co a esas mi­les de transac­cio­nes. Es­tas son las va­ria­bles que dan sen­ti­do a fra­ses tan tri­lla­das co­mo vá­li­das co­mo “fal­ta de po­lí­ti­cas agro­pe­cua­rias”, tan es­cu­cha­da en los úl­ti­mos años.

Vol­vien­do a las re­la­cio­nes y su psi­co­lo­gía, pa­re­cie­ra que mu­chos pro­duc­to­res te­ne­mos con la tie­rra una re­la­ción “touch and go”. Es­ta cam­pa­ña sí, pe­ro la que vie­ne no sé. Ca­paz vie­ne al­guien me­jor (y es­te es un ca­so más en que bi­lle­te­ra ma­ta ga­lán). Las im­pli­can­cias del cor­to­pla­cis­mo son evi­den­tes: des­de des­in­cen­ti­vos pa­ra ro­tar y ten­den­cia a mo­no­cul­tu­ra del cul­ti­vo más ren­ta­ble has­ta ines­ta­bi­li­dad es­truc­tu­ral pa­ra las em­pre­sas. To­do eso aten­ta contra la sos­te­ni­bi­li­dad.

Aho­ra, ¿to­da la cul­pa es de la im­pre­vi­si­bi­li­dad y la fal­ta de po­lí­ti­cas? No. Ocu­rre, en ese sen­ti­do, al­go muy curioso. Si vos, que es­tás le­yen­do la no­ta, sos pro­duc­tor que arrien­da, pen­sá: ¿por cuan­tos años has al­qui­la­do los cam­pos que hoy al­qui­lás? Aun­que no te­ne­mos nú­me­ros ofi­cia­les, un re­le­va­mien­to mues­tra que, a pe­sar de los acuer­dos anua­les, la gran ma­yo­ría vuel­ve a arren­dar los mis­mos cam­pos. En­ton­ces, acuer­dos anua­les pe­ro re­la­cio­nes de po­se­sión de lar­go pla­zo. Sa­bien­do que las de­ci­sio­nes cor­to­pla­cis­tas ge­ne­ran inevi­ta­ble­men­te un im­pac­to ne­ga­ti­vo en la pro­duc­ti­vi­dad (tal es así que el mer­ca­do sue­le re­co­no­cer­lo con al­qui­le­res más al­tos pa­ra cam­pos con bue­nos an­te­ce­den­tes) re­sul­ta cla­ro que, quien pro­ba­ble­men­te su­fra las con­se­cuen­cias de ac­tuar en mo­do “touch and go” sea uno mis­mo. La si­tua­ción po­dría en­mar­car­se den­tro del fa­mo­so di­le­ma de los co­mu­nes (un de­ri­va­do de la teo­ría de jue­gos): el pro­duc­tor que al­qui­la el mis­mo cam­po por va­rias cam­pa­ñas pe­ro to­ma de­ci­sio­nes en fun­ción del acuer­do anual, no coope­ra con­si­go mis­mo en el fu­tu­ro.

Es in­jus­to car­gar to­das las tin­tas so­bre el pro­duc­tor. El due­ño, a pe­sar de no apa­re­cer en la es­ce­na pro­duc­ti­va, es par­te de es­ta pe­lí­cu­la. Es el ter­ce­ro en dis­cor­dia en la re­la­ción pro­duc­tor­tie­rra. Por ejem­plo, si el ob­je­ti­vo del due­ño es ma­xi­mi­zar la ren­ta, me­nos incentivo y mar­gen ten­drá el pro­duc­tor pa­ra in­ver­tir en prác­ti­cas que apor­ten a la sos­te­ni­bi­li­dad. Lo pa­ra­dó­ji­co es que pa­re­cie­ra que el arren­da­dor, a pe­sar de se­guir sien­do due­ño, mo­di­fi­ca su re­la­ción psi­co­ló­gi­ca con la tie­rra al no pro­du­cir­la, per­dien­do preo­cu­pa­ción por la pér­di­da de su va­lor. El pa­so del tiem­po agra­va es­to ya que de­bi­li­ta el víncu­lo sen­ti­men­tal del due­ño con la tie­rra.

Los ac­to­res re­la­cio­na­dos a la pro­duc­ción te­ne­mos que to­mar con­cien­cia de lo que im­pli­ca te­ner más de la mi­tad del área ba­jo arren­da­mien­tos de cor­to pla­zo. Es ho­ra de to­mar car­tas en el asun­to, nin­gún cam­bio se da­rá es­pon­tá­nea­men­te. Se ne­ce­si­ta del com­pro­mi­so de arren­da­ta­rios y arren­da­do­res con una pro­duc­ción sos­te­ni­ble. Y se ne­ce­si­ta de la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va del es­ta­do ge­ne­ran­do un mar­co de pre­vi­si­bi­li­dad e im­pul­san­do po­lí­ti­cas pú­bli­cas que re­gu­len as­pec­tos cla­ve co­mo la du­ra­ción de con­tra­tos y que in­cen­ti­ven bue­nas prác­ti­cas. En de­fi­ni­ti­va, se tra­ta de cam­biar la re­la­ción psi­co­ló­gi­ca que te­ne­mos con la tie­rra. t

Jun­tos. Se ne­ce­si­ta com­pro­mi­so de arren­da­ta­rios y arren­da­do­res pa­ra una pro­duc­ción sos­te­ni­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.