La lu­pa so­bre las apli­ca­cio­nes

Un in­for­me re­ve­la que ca­si el 70 por cien­to de las fa­llas en el uso de agro­quí­mi­cos pro­vie­nen de erro­res co­me­ti­dos por los pro­duc­to­res.

Clarin - Rural - - EN DEFENSA DEL RINDE - Aa­pre­sid Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Rural

Por en­ci­ma de la tec­no­lo­gía en ma­qui­na­rias y pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios se en­cuen­tran las re­gu­la­cio­nes co­rres­pon­dien­tes a las ta­reas agrí­co­las, y los aná­li­sis in­di­can que en ma­te­ria de con­tro­les y se­gui­mien­to de es­tas re­gu­la­cio­nes si­gue ha­bien­do altos ín­di­ces de fra­ca­sos. El aná­li­sis co­rres­pon­de al pro­fe­sor Ernesto Ja­lil Ma­luf, un ex­per­to en la te­má­ti­ca, quien re­vi­ve el vie­jo aná­li­sis que in­di­ca la di­fe­ren­cia en­tre pul­ve­ri­zar y apli­car un pro­duc­to.

“La má­qui­na es quien pul­ve­ri­za. Los téc­ni­cos o pro­duc­to­res so­mos quie­nes apli­ca­mos los pro­duc­tos. Esa es la ba­se del pro­ce­di­mien­to y el ini­cio de una ta­rea que co­mien­za con una de­li­ca­da lim­pie­za de los tan­ques que car­gan con los pro­duc­tos pa­ra ca­da tra­ta­mien­to”, re­co­no­ce. Des­de hace tiem­po, Ma­luf com­par­te las ex­pe­rien­cias más no­to­rias de fra­ca­sos en las apli­ca­cio­nes, y re­mar­ca que un gran por­cen­tual se da por no lim­piar bien los tan­ques o uti­li­zar mé­to­dos in­efi­cien­tes, que de­jan res­tos de for­mu­la­cio­nes y lue­go afec­tan el cul­ti­vo.

“Aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, ca­si na­die lim­pia los fil­tros o los cam­bia. Con ellos, por­tan re­si­duos de pro­duc­tos por to­dos la­dos, de un cam­po a otro y mu­chas ve­ces ter­mi­nan que­man­do los cultivos, co­mo si hu­bie­sen he­cho un bar­be­cho. Si hoy hi­cié­ra­mos un aná­li­sis del es­ta­do de los sis­te­mas de fil­tros de mu­chas pul­ve­ri­za­do­ras, no du­do el al­to por­cen­tual que mar­ca­ría un mal es­ta­do de los mis­mos. Aún hoy, las au­di­to­rias si­guen in­di­can­do un pro­me­dio del 89 por cien­to de des­cui­dos o fal­ta de con­trol en es­te pun­to”, sub­ra­yó.

Lo cier­to so­bre es­te fac­tor crí­ti­co es que se da por una fal­ta de cos­tum­bre en el pro­duc­tor ar­gen­tino. No es por achi­ca­mien­to de cos­tos, sino por ma­la aten­ción o des­cui­do. Va­rios re­fe­ren­tes re­co­no­cen que son muy po­cos los que en­jua­gan los tan­ques cuan­do ter­mi­nan con una jor­na­da de apli­ca­cio­nes y se ol­vi­dan de con­si­de­rar que es­tos im­ple­men­tos com­pues­tos por plásticos, fi­bra de vi­drio, su­per­fi­cies ru­go­sas y una gran ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción se­can los re­si­duos que que­dan y los ac­ti­van en la pró­xi­ma apli­ca­ción que se ha­ga so­bre un lo­te.

Hace un tiem­po, un es­tu­dio rea­li­za­do en Es­ta­dos Uni­dos in­di­có que los fac­to­res de error en las apli­ca­cio­nes se di­vi­dían en un 33 por cien­to por la rea­li­za­ción de mez­clas en los tan­ques, otro por­cen­tual si­mi­lar se da­ba por la de­ri­va de los pro­duc­tos uti­li­za­dos y un 28 por cien­to se oca­sio­na­ba por pro­ble­mas pro­pios de la má­qui­na.

El de­ta­lle re­fle­ja que el 66 por cien­to de los pro­ble­mas son de ma­ne­jo y erro­res pro­pios de los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios. “La es­ta­dís­ti­ca aún es­tá vi­gen­te y si­gue sien­do el pro­ble­ma más difícil de co­rre­gir en las apli­ca­cio­nes de fi­to­sa­ni­ta­rios, pa­ra ser más efec­ti­vos”, ad­vier­te Ja­lil Ma­luf.

In­tui­ti­vo, ase­gu­ra que la de­ri­va de pro­duc­tos es un in­con­ve­nien­te mayor y de­ber ser ana­li­za­do. Re­co­mien­da va­rias for­mas, y en prin­ci­pio ins­ta a la uti­li­za­ción de ad­yu­van­tes co­mo pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos an­ti de­ri­vas, por sus pro­pie­da­des en el es­pe­sa­mien­to del cal­do. “Acá preo­cu­pa el ma­ne­jo de go­tas chi­cas. En reali­dad, es una ta­rea muy difícil, si se con­si­de­ra que una go­ti­ta de 50 mi­cro­nes de agua, a 30 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra y 50 por cien­to de hu­me­dad re­la­ti­va, a los 3,2 cen­tí­me­tros de caí­da se ter­mi­na eva­po­ran­do”.

El ejem­plo de­mues­tra la im­por­tan­cia de ob­ser­var las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas en el mo­men­to de una apli­ca­ción, pa­ra ge­ne­rar un rango de tra­ba­jo sin nin­gún ti­po de ries­go. Ma­luf res­ca­ta su bi­blio­gra­fía y hace un al­to en un tra­ba­jo de FAO (1972), don­de so­bre una ba­se de 2000 apli­ca­cio­nes, el dato con­clu­si­vo in­di­ca­ba que pa­ra un her­bi­ci­da sis­té­mi­co con 20 o 30 im­pac­tos por cen­tí­me­tro cua­dra­do es su­fi­cien­te pa­ra ac­tuar.

“De­be­mos re­co­no­cer otro pun­to crí­ti­co que hace a la uni­for­mi­dad de la apli­ca­ción pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo. Esa es la di­fe­ren­cia. En los her­bi­ci­das de con­tac­to, no obs­tan­te se ne­ce­si­ta un mayor nú­me­ro de go­tas, ya que to­can y pe­ne­tran so­lo en la zo­na de la plan­ta don­de se pe­ga”, in­di­ca agre­gan­do que los sis­té­mi­cos (co­mo el gli­fo­sa­to) se tras­lo­can o des­pla­zan y son tam­bién efec­ti­vos con un me­nor nú­me­ro de go­tas.

Por aho­ra, la mayor fa­lla es la ca­ren­cia de ase­so­ra­mien­to o la au­sen­cia de un pro­fe­sio­nal que con­tro­le có­mo se ha­cen las co­sas. “El re­sul­ta­do preo­cu­pa y se de­be bus­car re­ver­tir las vie­jas es­ta­dís­ti­cas”, afir­ma Ma­luf. El te­ma se abor­da­rá en las Jor­na­das Aa­pre­sid que se rea­li­za­rán en las lo­ca­li­da­des de Raw­son (Bue­nos Ai­res, el 19 de octubre), Ban­de­ra (San­tia­go del Es­te­ro, el 9 de no­viem­bre) y Jus­ti­niano Pos­se (Cór­do­ba, el 30 de no­viem­bre).

De­ta­lles. El ma­ne­jo de la las go­tas chi­cas, sus­cep­ti­bles a la eva­po­ra­ción, es una de las preo­cu­pa­cio­nes lo­ca­les.

Se­gu­ri­dad. El mo­men­to de la car­ga es vi­tal pa­ra el éxi­to de la apli­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.