El ca­mino es in­no­var

El au­tor, que es pro­fe­sor de la Es­cue­la de Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad Di Te­lla, plan­tea que no hay un “mo­de­lo en­la­ta­do”, co­mo el aus­tra­liano, que se pue­da imi­tar pa­ra desa­rro­llar el país. Di­ce que la cla­ve es apro­ve­char los re­cur­sos na­tu­ra­les y agre­gar­les

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Eduar­do Levy Ye­ya­ti Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Rural

Mu­chas ve­ces cae­mos en la ten­ta­ción de pen­sar el desa­rro­llo “por ana­lo­gía”, su­po­nien­do que nues­tro desa­rro­llo abor­ta­do es el fru­to de las ma­las políticas, y que bas­ta con imi­tar las bue­nas políticas de ter­ce­ros exi­to­sos. Pe­ro la Ar­gen­ti­na es el ca­so pa­ra­dig­má­ti­co de la “tram­pa del in­gre­so me­dio”, una afec­ción que com­par­te con mu­chos otros paí­ses (en­tre ellos, Bra­sil y Chi­le), pa­ra la que, al me­nos por el mo­men­to, no exis­ten re­ce­tas pro­ba­das.

Si enu­me­ra­mos las eco­no­mías que en 1960 eran de in­gre­sos me­dios y hoy son de in­gre­sos altos, la lis­ta es cor­ta: al­gu­nas is­las in­dus­tria­les (Tai­wan, Hong Kong y Sin­ga­pur), las eco­no­mías pe­ri­fé­ri­cas de Eu­ro­pa que fue­ron trac­cio­na­das por el desa­rro­llo alemán (Es­pa­ña, Grecia, Ir­lan­da, Por­tu­gal), un país tem­po­ra­ria­men­te em­po­bre­ci­do por la gue­rra (Ja­pón), y un país que pa­só sin es­ca­las del in­gre­so ba­jo al in­gre­so al­to (Co­rea). Así, el ejer­ci­cio tie­ne un cla­ro co­ro­la­rio: nin­gu­na eco­no­mía me­dia­na de in­gre­sos me­dios sa­lió de la tram­pa del in­gre­so me­dio sin ayu­da ex­ter­na.

Es­ta com­pa­ra­ción tam­bién echa luz so­bre el po­pu­lar mo­de­lo can­gu­ro: Aus­tra­lia ha­bría elu­di­do la tram­pa del in­gre­so me­dio por­que par­tió de in­gre­sos altos. In­ter­vi­nie­ron otros fac­to­res, cla­ro, in­clu­yen­do una do­ta­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les por ha­bi­tan­te más ge­ne­ro­sa que la nues­tra y un ni­vel de edu­ca­ción más ele­va­do.

Lo re­le­van­te del ca­so aus­tra­liano, qui­zás, es que allí un go­bierno la­bo­ris­ta con fuer­te víncu­lo sin­di­cal pu­do lle­var ade­lan­te en los 80 la aper­tu­ra “neo­li­be­ral” que acá in­ten­ta­mos sin éxi­to en los 90. Más allá de lo que uno pien­se so­bre la ve­lo­ci­dad y con­ve­nien­cia de una aper­tu­ra, el dato a res­ca­tar es que es­tra­te­gias si­mi­la­res tu­vie­ron resultados dis­tin­tos.

En­ton­ces, el pun­to de par­ti­da del de­ba­te cam­bia ra­di­cal­men­te: ya no se tra­ta (só­lo) de las bue­nas o ma­las políticas oca­sio­na­les; so­mos par­te de un pe­lo­tón de paí­ses “a me­dio ca­mino” cu­yos fre­nos ex­ce­den las de­ci­sio­nes de un go­bierno en particular, y pa­ra el que no hay ejem­plos vir­tuo­sos. Si que­re­mos des­pe­gar, ha­brá que in­no­var.

Si Fin­lan­dia pa­só de ta­lar bos­ques a di­se­ñar cor­ta­do­ras, de ahí a di­se­ñar ma­qui­na­rias de pre­ci­sión, y de ahí a di­se­ñar “No­kias”, a me­nor es­ca­la la Ar­gen­ti­na pa­sa­ría de co­se­char so­ja a ex­por­tar sem­bra­do­ras, pul­ve­ri­za­do­ras y co­se­cha­do­ras. O a ven­der tec­no­lo­gía in­cor­po­ra­da en las se­mi­llas. Si­guien­do el ejem­plo del ca­ber­net ca­li­for­niano o del “shi­raz” aus­tra­liano, el mal­bec ar­gen­tino pa­só de la uva a gra­nel al vino y de ahí a la mar­ca glo­bal. El mis­mo en­ca­de­na­mien­to ver­ti­cal es­tá al al­can­ce de la mano en la cer­ti­fi­ca­ción de ali­men­tos or­gá­ni­cos y la co­mer­cia­li­za­ción de la “siem­bra di­rec­ta ar­gen­ti­na”, en­tre otras po­si­bi­li­da­des.

Ya no so­mos el gra­ne­ro del mundo (¿al­gu­na vez lo fui­mos?) pa­ra vi­vir to­dos de la ren­ta de nues­tros re­cur­sos na­tu­ra­les (¿al­gu­na vez lo hi­ci­mos?). Pe­ro no hay que con­fun­dir ren­ta y va­lo­ri­za­ción: cual­quie­ra sea la sa­li­da de es­ta tram­pa del desa­rro­llo, uno de sus pi­la­res con­sis­ti­rá en apa­lan­car re­cur­sos na­tu­ra­les y agre­gar­les va­lor de mo­do in­te­li­gen­te.

De ma­ne­ra in­ci­pien­te, ya lo es­ta­mos ha­cien­do: de los dos ter­cios de nues­tras ex­por­ta­cio­nes, que son de ori­gen agro­pe­cua­rio, más de la mi­tad son acei­tes, ha­ri­nas, ju­gos o vi­nos. Y no es ca­sual que cuan­do ha­bla­mos de nues­tros fren­tes de in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca ven­gan a la men­te bio­tec­no­lo­gía, sa­té­li­tes y bioe­co­no­mía. No hay un mo­de­lo en­la­ta­do, pe­ro hay mu­chos pe­que­ños ejem­plos a imi­tar, va­rios de ellos he­chos en ca­sa. La cla­ve no es mi­rar don­de bri­lla el sol sino don­de flo­re­cen los bro­tes. t

Po­ten­cial. La bio­tec­no­lo­gía es una de los sec­to­res en los que más pue­de cre­cer la Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.