La sin­fo­nía del des­tino de la agroin­dus­tria

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go

Au­gus­to Roa Bas­tos de­cía que lo que lla­ma­mos des­tino es lo que no­so­tros ha­ce­mos con nues­tra pro­pia vi­da. Co­mo creo que tie­ne ra­zón, qui­zá sea el mo­men­to de pa­rar un po­co la pe­lo­ta con al­gu­nas sen­ten­cias que, de tan­to ma­cha­car, pa­re­cen ir ga­nan­do la ba­ta­lla con­cep­tual. Por­que qui­zá es­te­mos erran­do el viz­ca­cha­zo. “Te­ne­mos que de­jar de ser el gra­ne­ro del mun­do pa­ra ser la gón­do­la del mun­do” (aplau­sos), es la idea que im­preg­na a to­da la agroin­dus­tria. “Hay que ex­por­tar con va­lor agre­ga­do” (más aplau­sos). “Sí, y con mar­ca” (aplau­sos y ví­to­res). “Y con re­des pro­pias de dis­tri­bu­ción” (to­dos al obe­lis­co). Yo tam­bién aplau­do. Pe­ro la reali­dad siem­pre se su­ble­va. No to­do es gón­do­la ni pac­ka­ging ni eti­que­ta. Y el va­lor, que es lo esen­cial, pa­re­ce in­vi­si­ble a los ojos. Hay mu­cha vi­da an­tes de las mar­cas y los ex­hi­bi­do­res.

La se­ma­na pa­sa­da, nues­tra no­ta de ta­pa fue so­bre Ar­cor, la em­ble­má­ti­ca em­pre­sa de ali­men­tos con mar­ca, cu­yas go­lo­si­nas nos asal­tan con apa­ri­cio­nes in­só­li­tas en los kios­kos de los rin­co­nes más re­mo­tos del mun­do. Pe­ro, oh sor­pre­sa, Ar­cor aca­ba de crear su Ge­ren­cia de Agro­ne­go­cios. Con la inau­gu­ra­ción de su plan­ta de mo­lien­da hú­me­da de maíz, pa­ra pro­du­cir ja­ra­be de fruc­to­sa y otros de­ri­va­dos del ce­real que in­ven­tó el In­ca Vi­ra­co­cha, la em­pre­sa agre­ga un nue­vo fo­co. Ya no apun­ta so­lo a la in­te­gra­ción ver­ti­cal, y “lle­gar a la gón­do­la”. In­cur­sio­na en el mun­do de los in­gre­dien­tes, de los bie­nes in­ter­me­dios, in­su­mos pa­ra otras in­dus­trias de aquí y de afue­ra. Por­que el fo­co si­gue es­tan­do en la ex­por­ta­ción. Si hay una com­pa­ñía de ali­men­tos con mar­ca es Mo­li­nos. Acei­te Cocinero, ha­ri­na Blan­ca­flor, etc. Bueno, Mo­li­nos aca­ba de crear una nueva en­ti­dad, Mo­li­nos Agro, que se in­de­pen­di­za fun­cio­nal­men­te de las mar­cas. Apues­ta a pleno a la ex­pan­sión del ne­go­cio de los bá­si­cos y apun­tan­do al mer­ca­do glo­bal, don­de ya son im­por­tan­tes pla­yers. Pe­ro van a más: aco­pios, crus­hing de so­ja, puer­tos. Ven un ho­ri­zon­te mu­cho más am­plio. No han es­con­di­do, en pre­sen­ta­cio­nes pú­bli­cas, su vi­sión res­pec­to a las di­fi­cul­ta­des de ins­ta­lar mar­cas na­cio­na­les en el mun­do. No hay na­da ver­gon­zan­te, nin­gu­na “pri­ma­ri­za­ción” en es­ta apues­ta can­ta­da.

Ya cuan­do Bun­ge ven­dió Mo­li­nos y se que­dó con la ex­por­ta­ción de las mal de­ni­gra­das “com­mo­di­ties”, ha­ce vein­te años, muchos (ca­si to­dos) di­je­ron “va pa­ra atrás”. Yo di­je “sal­to al fu­tu­ro”. Acer­té, es­tá en el po­dio. Aho­ra Mo­li­nos Agro ha­ce la mis­ma apues­ta.

Po­cos lo sa­ben. Coca Co­la es un gran ex­por­ta­dor de pro­duc­tos de la agroin­dus­tria ar­gen­ti­na. “En cual­quier lu­gar del pla­ne­ta, quien con­su­me una be­bi­da de Coca Co­la es­tá con­su­mien­do ju­go ar­gen­tino”—di­jo ha­ce po­co Fran­cis­co do Pi­co, eje­cu­ti­vo de la com­pa­ñía.

Coca Co­la com­pra 400.000 to­ne­la­das de in­su­mos pro­duc­ti­vos en 14 pro­vin­cias. Son 500 mi­llo­nes de dó­la­res por año. Al­tí­si­mo im­pac­to en las eco­no­mías re­gio­na­les. Ju­gos con­cen­tra­dos de na­ran­ja, po­me­lo, li­món, pe­ras, man­za­nas, du­razno y uva, a las cua­les de­ben agre­gar­se las com­pras que rea­li­za de azú­car y ja­ra­be de maíz. En el ju­go de na­ran­jas, re­pre­sen­tan el 60% de la pro­duc­ción na­cio­nal al año, y en el de man­za­nas, el 43%. Tam­bién ad­quie­ren el 35% de la pro­duc­ción na­cio­nal anual de ju­go de li­món; 29% de po­me­lo; 18% de du­raz­nos y 16% de la pro­duc­ción to­tal de mos­to con­cen­tra­do de uva.

En el ca­so del ja­ra­be de maíz, Coca Co­la ad­quie­re 188.000 to­ne­la­das anua­les (55% de la mo­lien­da hú­me­da de es­te cul­ti­vo a ni­vel na­cio­nal). Del to­tal de los ju­gos con­cen­tra­dos ad­qui­ri­dos, el 85% se ex­por­ta a 21 paí­ses que, a su vez, ter­mi­nan abas­te­cien­do glo­bal­men­te al sis­te­ma de co­mer­cia­li­za­ción de be­bi­das de la em­pre­sa. A prin­ci­pios de ju­nio, el ge­ren­te ge­ne­ral de Coca Co­la Ar­gen­ti­na, Mi­chel Da­vi­do­vich, le anun­ció a Mau­ri­cio Ma­cri, que la com­pa­ñía pre­vé de acá al 2025 tri­pli­car las com­pras de ju­go de na­ran­ja con­cen­tra­do, lle­ván­do­las de las 6.000 to­ne­la­das a 18.000. No fue ma­gia. Fue ge­ne­rar va­lor, con tec­no­lo­gía de pro­ce­sos apun­tan­do a la com­pe­ti­ti­vi­dad, la esen­cia de es­ta Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas. Hay mu­cha vi­da, más allá de gón­do­las y mar­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.