La Ar­gen­ti­na pue­de tri­pli­car su área irri­ga­da

Ac­tual­men­te, el país rie­ga so­lo 2,1 mi­llo­nes de hec­tá­reas, que equi­va­len al 5% de la su­per­fi­cie cul­ti­va­da.

Clarin - Rural - - AGRICULTURA -

En 1960, el mun­do dis­po­nía de 0,45 hec­tá­reas agrí­co­las pa­ra ali­men­tar a ca­da uno de los 2.500 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Hoy, la su­per­fi­cie se re­du­jo a la mi­tad y só­lo con­ta­mos con 0,24 hec­tá­reas por per­so­na pa­ra más de 7.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. En es­te contexto, el rie­go efi­cien­te tie­ne un rol es­tra­té­gi­co. Se­gún Aqui­les Sa­li­nas –es­pe­cia­lis­ta en tec­no­lo­gías de rie­go del INTA Man­fre­di, Cór­do- ba–, “pa­ra 2030, la Ar­gen­ti­na tie­ne po­ten­cial pa­ra su­mar dos mi­llo­nes de hec­tá­reas pro­duc­ti­vas más y, así, su­pe­rar las seis mi­llo­nes”. Es de­cir, “es­ta­mos en con­di­cio­nes de tri­pli­car la su­per­fi­cie irri­ga­da, lo que le per­mi­ti­rá al país en­fren­tar la de­man­da de ali­men­tos y el cam­bio cli­má­ti­co”, afir­mó.

“De­be­mos ser com­pe­ti­ti­vos y el rie­go su­ple­men­ta­rio es una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra al­can­zar los va­lo­res má­xi­mos de ren­di­mien­tos de los cul­ti­vos”, in­di­có Sa­li­nas. Pa­ra él, “al­can­zar es­ta me­ta de­man­da­rá una fuer­te in­ver­sión en tec­no­lo­gías de rie­go con nu­me­ro­sos be­ne­fi­cios aso­cia­dos: un uso más efi­cien­te del agua, la am­plia­ción del área pro­duc­ti­va y el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad”.

Sin em­bar­go, pa­ra al­can­zar el po­ten­cial es­ti­ma­do ha­brá que te­ner en cuen­ta as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la ca­pa­ci­ta­ción, la trans­fe­ren­cia de la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble, el res­pal­do cre­di­ti­cio y el or­de­na­mien­to te­rri­to­rial.

“El 80 por cien­to del rie­go en el país es gra­vi­ta­cio­nal”, se­ña­ló Sa­li­nas, quien ex­pli­có que se tra­ta de una tec­no­lo­gía his­tó­ri­ca im­ple­men­ta­da ha­ce más de 5.000 años en el An­ti­guo Egip­to y que, aún en la ac­tua­li­dad, es la más di­fun­di­da en­tre los pro­duc­to­res. En­tre las ra­zo­nes, Sa­li­nas se­ña­ló que se de­be a que el agua uti­li­za­da pro­vie­ne de in­ver­sio­nes rea­li­za­das por el Es­ta­do, por lo que no re­quie­re una gran ero­ga­ción pa­ra los pro­duc­to­res y el ca­non de rie­go no tie­ne im­pac­to eco­nó­mi­co, en re­la­ción con los be­ne­fi­cios per­ci­bi­dos.

Aun así, pa­ra el es­pe­cia­lis­ta del INTA, “es­ta tec­no­lo­gía re­quie­re una sig­ni­fi­ca­ti­va me­jo­ra en la efi­cien­cia de la apli­ca­ción, en es­pe­cial en zo­nas cor­di­lle­ra­nas”. Y, en es­te sen­ti­do, el es­pe­cia­lis­ta ins­tó a los pro­duc­to­res a “apli­car tec­no­lo­gías pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia en el uso del agua pa­ra in­cre­men­tar en más de 700.000 hec­tá­reas la su­per­fi­cie con la mis­ma can­ti­dad de agua”.

En cuan­to al rie­go pre­su­ri­za­do en cul­ti­vos ex­ten­si­vos –que ocu­pa el 22 por cien­to de la su­per­fi­cie– pa­ra re­gio­nes co­mo la de Cór­do­ba fal­tan cré­di­tos pa­ra su im­ple­men­ta­ción y una ma­yor in­fra­es­truc­tu­ra ener­gé­ti­ca. Ac­tual­men­te, en el país se rie­ga só­lo el 5 por cien­to del área cul­ti­va­da –2,1 mi­llo­nes de hec­tá­reas– a par­tir de aguas su­per­fi­cia­les y sub­te­rrá­neas. A pe­sar de su ba­ja efi­cien­cia re­la­ti­va, esa su­per­fi­cie ge­ne­ra al­re­de­dor de un 13 por cien­to del va­lor de la pro­duc­ción agrí­co­la na­cio­nal.

De acuer­do con cifras de la UNES­CO, el 17 por cien­to del área ba­jo rie­go del mun­do pro­du­ce el 50 por cien­to de los ali­men­tos. “En un mun­do con una su­per­fi­cie li­mi­ta­da pa­ra pro­du­cir, tec­no­lo­gías co­mo el rie­go cum­plen un rol tras­cen­den­tal a la ho­ra de au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad y el ren­di­mien­to”, sub­ra­yó Sa­li­nas. Pe­ro no to­dos tie­nen la mis­ma dis­po­ni­bi­li­dad de tie­rras. Y, en es­te sen­ti­do, la FAO ase­gu­ró que las re­gio­nes del mun­do con ma­yor po­ten­cial pa­ra ex­ten­der sus su­per­fi­cies y ren­di­mien­tos son Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca La­ti­na.

Sa­li­nas fue más allá y de­ta­lló que los paí­ses en vías de de­sa­rro­llo tie­nen un 70% de po­ten­cial de au­men­tar su área irri­ga­ble, mien­tras que los paí­ses desa­rro­lla­dos ya no tie­nen más po­si­bi­li­da­des de am­pliar la su­per­fi­cie re­ga­da. “La ex­pec­ta­ti­va es­tá en no­so­tros”, in­di­có el téc­ni­co.

En la Ar­gen­ti­na, el 65 % de las más de dos mi­llo­nes de hec­tá­reas irri­ga­das es abas­te­ci­do con aguas su­per­fi­cia­les y el res­to con agua sub­te­rrá­nea. Los cul­ti­vos con ma­yor par­ti­ci­pa­ción en los sis­te­mas de rie­go –se­ña­la­dos en el in­for­me– son los fru­ta­les con un 24 %, se­gui­do por el arroz con un 13 % y los fo­rra­jes con 12 %.

Asi­mis­mo, se su­po que la su­per­fi­cie to­tal cul­ti­va­da en el país pre­sen­tó –en los úl­ti­mos 20 años– un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do que per­mi­tió pa­sar de 27,80 mi­llo­nes de hec­tá­reas en 1992 a más de 39 en 2012. Sin em­bar­go, el área irri­ga­da no acom­pa­ñó esa ta­sa de cre­ci­mien­to y se ubi­ca en só­lo 2,1 mi­llo­nes de hec­tá­reas. Se­gún la FAO, la Ar­gen­ti­na cuen­ta con un contexto fa­vo­ra­ble en re­la­ción con los re­cur­sos na­tu­ra­les pa­ra in­cre­men­tar la su­per­fi­cie con rie­go.

Pi­vot. La tec­no­lo­gía de as­per­sión au­men­ta la efi­cien­cia de uso res­pec­to de la irri­ga­ción gra­vi­ta­cio­nal, que hoy es el 80 % del área re­ga­da en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.