La ca­me­li­na ya pi­de pis­ta en el sur

Una em­pre­sa in­tro­du­jo la olea­gi­no­sa in­ver­nal co­mo al­ter­na­ti­va al tri­go en cam­pos mar­gi­na­les. Se uti­li­za pa­ra pro­du­cir bio­dié­sel ap­to pa­ra aviones.

Clarin - Rural - - TAPA - PIGÜE. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Lu­cas Villamil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Agri­cul­tu­ra. Una em­pre­sa in­tro­du­jo es­ta olea­gi­no­sa in­ver­nal, co­mo una al­ter­na­ti­va al tri­go, en lo­tes mar­gi­na­les de esa re­gión. De al­to va­lor in­dus­trial, con su se­mi­lla se pro­du­ce bio­dié­sel ap­to pa­ra aviones.

Los bio­com­bus­ti­bles son una ca­ja de sor­pre­sas que si­gue mul­ti­pli­can­do las po­si­bi­li­da­des pro­duc­ti­vas del cam­po. Aho­ra hay un gru­po de in­tré­pi­dos que es­tá im­pul­san­do la siem­bra de ca­me­li­na, una plan­ti­ta des­co­no­ci­da de flo­res ama­ri­llas, en el sur bo­nae­ren­se, en lo­tes don­de a du­ras pe­nas se pue­de lo­grar un tri­go ra­zo­na­ble.

¿Qué es la ca­me­li­na? Se tra­ta de una olea­gi­no­sa in­ver­nal muy rús­ti­ca, de po­cos re­que­ri­mien­tos, cu­yo acei­te se pue­de trans­for­mar en com­bus­ti­ble pa­ra aviones y cu­ya ha­ri­na es ri­ca en ome­ga 3. Esas fue­ron las ca­rac­te­rís­ti­cas que lle­va­ron a un gru­po de em­pre­sa­rios ar­gen­ti­nos a apos­tar por el cul­ti­vo.

“Ha­ce tiem­po que es­ta­mos fo­ca­li­za­dos en la pro­vi­sión de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo a em­pre­sas del sec­tor, y con el au­ge de los bio­com­bus­ti­bles ima­gi­na­mos desa­rro­llar al­gún ma­te­rial pro­pio apro­ve­chan­do el co­no­ci­mien­to que ha­bía­mos ad­qui­ri­do”, ex­pli­ca Car­los Ru­bio­ne, ge­ren­te ge­ne­ral de Ome­ga Grains, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral.

Tras ana­li­zar va­rias al­ter­na­ti­vas, Ru­bio­ne y sus so­cios se de­ci­die­ron por la ca­me­li­na co­mo cul­ti­vo es­tan­dar­te, y el si­guien­te pa­so fue po­ner­se en con­tac­to con Dway­ne John­son, un ge­ne­tis­ta nor­te­ame­ri­cano de la Uni­ver­si­dad de Mon­ta­na que fue quien do­mes­ti­có, por ejem­plo, la muy gla­mo­ro­sa qui­noa, y que hi­zo lo pro­pio con la ca­me­li­na. Fue por re­co­men­da­ción su­ya que los ar­gen­ti­nos de­ci­die­ron po­ner la ban­de­ra en cam­pos de la lo­ca­li­dad de Pi­güé, en el sur bo­nae­ren­se.

“Mon­ta­na es­tá a 48 gra­dos nor­te de la­ti­tud, y los lo­tes de acá es­tán a 36 gra­dos sur, o sea que aun se po­dría ir más al sur -di­ce John­son mien­tras ob­ser­va las ven­to­sas on­du­la­cio­nes bo­nae­ren­ses-. Los am­bien­tes son si­mi­la­res, pe­ro hay que ha­cer al­gu­nos ajus­tes. Las va­rie­da­des de Mon­ta­na se han com­por­ta­do muy bien acá, pe­ro aho­ra es­ta­mos desa­rro­llan­do nue­vas va­rie­da­des es­pe­cia­les pa­ra es­te am­bien­te”.

A su la­do, Ru­bio­ne acla­ra: “Tra­ba­ja­mos en los dos he­mis­fe­rios pa­ra apro­ve­char me­jor la po­ten­cia­li­dad del cul­ti­vo. Te­ne­mos se­mi­lle­ro pro­pio en Es­ta­dos Uni­dos, es­ta­mos apos­tan­do al cul­ti­vo acá en Ar­gen­ti­na y tam­bién desa­rro­lla­mos ac­cio­nes en Es­pa­ña”.

Si bien a prin­ci­pios del siglo XX la ca­me­li­na era un cul­ti­vo re­gu­lar en al­gu­nas zo­nas de Eu­ro­pa, con el tiem­po ca­yó en desuso y aho­ra, a ni­vel in­ter­na­cio­nal, exis­te so­lo a ni­vel em­brio­na­rio. John­son cuen­ta que

fue un fran­cés, ha­ce ya vein­te años, quien le ha­bló por pri­me­ra vez de la ca­me­li­na. “De­ci­dí lle­var va­rie­da­des de Sue­cia, Ale­ma­nia y Ru­sia a Mon­ta­na pa­ra em­pe­zar a pro­bar, a com­bi­nar lí­neas, y al­gu­nas fun­cio­na­ron muy bien. Aho­ra te­ne­mos muy bue­nas pers­pec­ti­vas por­que al ejér­ci­to le gus­ta nues­tro bio­dié­sel pa­ra sus aviones”.

En la Ar­gen­ti­na, ha­ce cua­tro años que Ome­ga Grains vie­ne ha­cien­do al­re­de­dor de 1.500 hec­tá­reas del cul­ti­vo ba­jo arren­da­mien­to. “Es una for­ma de em­pe­zar con una pla­ta­for­ma co­mer­cial”, ex­pli­ca Ru­bio­ne.

Adrián Mor­gan­ti, ge­ren­te téc­ni­co de la em­pre­sa, de­ta­lla que se tra­ta de un cul­ti­vo rús­ti­co, apro­pia­do pa­ra zo­nas mar­gi­na­les por­que ne­ce­si­ta po­ca agua y se adap­ta a sue­los so­me­ros, y que tie­ne al­to con­te­ni­do de acei­te. “Es un cul­ti­vo pa­ra ex­pan­dir­se en tie­rras mar­gi­na­les, no lo pen­sa­mos pa­ra com­pe­tir con la so­ja, sino pa­ra com­ple­men­tar, per­mi­te ex­pan­dir la fron­te­ra agrí­co­la a lu­ga­res que no tie­nen tan­ta al­ter­na­ti­va”, di­ce. Y aña­de: “En es­ta zo­na, el do­ble cul­ti­vo es bas­tan­te po­co pro­ba­ble, pe­ro co­mo la ca­me­li­na tie­ne un ci­clo cor­to per­mi­te com­bi­nar­lo con un gi­ra­sol o un maíz de se­gun­da”.

La ven­ta­na de siem­bra, se­gún ex­pli­ca el téc­ni­co, es de ma­yo a agosto, y se co­se­cha a me­dia­dos de no­viem­bre li­be­ran­do el lo­te un mes an­tes que el tri­go. “Lo ve­mos co­mo un es­que­ma de ro­ta­ción que en­tra muy bien en los cam­pos mar­gi­na­les, por­que fun­cio­na co­mo cul­ti­vo de co­ber­tu­ra y el cul­ti­vo que le si­gue re­ci­be be­ne­fi­cios”, di­ce Mor­gan­ti.

Ru­bio­ne ase­gu­ra que la ca­me­li­na es muy sen­ci­lla por­que es ba­ja en re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les y fi­to­sa­ni­ta­rios. “Es una plan­ta que no pre­sen­ta pro­ble­mas, no ge­ne­ra en­fer­me­da­des ni atrae in­sec­tos. Con un mí­ni­mo de hu­me­dad a la siem­bra y ba­jas do­sis de fer­ti­li­zan­te, el cul­ti­vo se com­por­ta bien. La di­fi­cul­tad ma­yor es en la co­se­cha, por­que tie­ne una se­mi­lla muy chi­ca, pe­ro no es dehis­cen­te, co­mo la col­za, y se tri­lla con un ca­be­zal nor­mal de fi­na”, ex­pli­ca.

La siem­bra se pue­de ha­cer de for­ma con­ven­cio­nal o en di­rec­ta con cual­quier sem­bra­do­ra de fi­na con ca­jón al­fal­fe­ro. La den­si­dad pue­de ir has­ta las 240 plan­tas por me­tro cua­dra­do y un rin­de nor­mal, se­gún los téc­ni­cos ar­gen­ti­nos, es­tá en­tre 1.300 a 1.700 ki­los por hec­tá­rea. La se­mi­lla pue­de te­ner de 35 a 43 por cien­to de acei­te y el res­to es ha­ri­na con un al­to con­te­ni­do de ome­ga 3, un va­lio­so com­po­nen­te nu­tri­cio­nal que no es fá­cil de con­se­guir.

Al­go en lo que los téc­ni­cos ha­cen én­fa­sis es la po­si­bi­li­dad del cul­ti­vo de ser sus­ten­ta­ble. La ex­pe­ri­men­ta­ción y el desa­rro­llo de las va­rie­da­des en los cam­pos lo­ca­les se ha­ce en lo­tes de ter­ce­ros, y to­do el pro­ce­so es cer­ti­fi­ca­do por un ins­ti­tu­to ale­mán. Y aho­ra, el pro­yec­to ofi­cial­men­te de­jó de ser ex­pe­ri­men­tal.

En Es­ta­dos Uni­dos la com­pa­ñía aca­ba de fir­mar los pri­me­ros con­ve­nios pa­ra la venta de los sub­pro­duc­tos de la ca­me­li­na, al­go que se re­pli­ca­rá pró­xi­ma­men­te en la Ar­gen­ti­na. Pa­ra cap­tu­rar el va­lor del cul­ti­vo, Ome­ga Grains ya cons­tru­yó en Pi­güé una plan­ta con ca­pa­ci­dad pa­ra pro­ce­sar 5.000 to­ne­la­das de ca­me­li­na por año, y aho­ra, tras años de en­sa­yos, es­tán lis­tos pa­ra dar ini­cio a las ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les.

“A ni­vel lo­cal ve­mos es­to des­de la óp­ti­ca del au­to­con­su­mo de coo­pe­ra­ti­vas o unio­nes de pro­duc­to­res, que ten­drían un im­por­tan­te cor­te en sus cos­tos. Es­to to­da­vía re­quie­re al­gu­na pre­ci­sión nor­ma­ti­va, pe­ro lo vir­tuo­so es que la pro­duc­ción que­da­ría en la zo­na”, acla­ra Ru­bio­ne.

Y Mor­gan­ti agre­ga: “Los pro­duc­to­res de acá es­tán to­dos in­tere­sa­dos. Tra­tan de de­fen­der­se con un tri­go que no les da mu­cho y a es­to lo ven co­mo una bue­na po­si­bi­li­dad. El que em­pe­zó a tra­ba­jar con no­so­tros no nos de­jó”.

Car­los Ru­bio­ne (ade­lan­te), ge­ren­te ge­ne­ral de Ome­ga Grains, y el es­ta­dou­ni­den­se Dway­ne John­son, ex­per­to en ge­né­ti­ca, en un lo­te de ca­me­li­na en Pi­güé, es­ta se­ma­na.

En­tre las flor­ci­tas. De iz­quier­da a de­re­cha, Dway­ne John­son, Car­los Ru­bio­ne, Mar­ce­lo Vig­na­ro­li y Adrian Mor­gan­ti en un lo­te con en­sa­yos de ca­me­li­na en la lo­ca­li­dad de Pi­güé.

Cer­ca de la co­se­cha. La tri­lla se ha­rá a me­dia­dos de no­viem­bre, los rin­des pue­den ser de 1.300 - 1.700 ki­los/ha.

Cor­ta. La plan­ta tie­ne ba­jos re­que­ri­mien­tos y po­co desa­rro­llo ra­di­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.