Otra vez, la som­bra do­lien­te del agua

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

L a som­bra do­lien­te de la inun­da­ción en la lla­nu­ra pam­pea­na se ha con­ver­ti­do en una re­cu­rren­cia per­ti­naz. La ta­rea de la hora es pro­te­ger vi­das y sal­var lo que se pue­da, con es­pe­cial én­fa­sis en evi­tar que se inun­den los pue­blos. Ahí se pri­vi­le­gian, co­rrec­ta­men­te, los es­fuer­zos. La cues­tión de fon­do, mien­tras tan­to, es ana­li­zar lo que es­tá pa­san­do. Y ver qué ha­cer, pen­san­do en que es­tán afec­ta­das cien­tos de miles de hec­tá­reas de al­to po­ten­cial pro­duc­ti­vo. El año pa­sa­do, cuan­do las aguas en­sa­ña­ron en la cuen­ca del río Lu­ján, hu­bo con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas tre­men­das. La de­sidia e im­po­ten­cia del go­bierno bo­nae­ren­se au­sen­te, con­tras­tó fuer­te­men­te con la fo­to de la por en­ton­ces can­di­da­ta a go­ber­na­do­ra María Eu­ge­nia Vidal en bo­tas de go­ma. Es pro­ba­ble que aque­lla ima­gen ha­ya de­fi­ni­do las elec­cio­nes. No so­lo en la pro­vin­cia, sino en la Na­ción. Hoy, Vidal tie­ne en las ma­nos un fie­rro al ro­jo que no se en­fria­rá fá­cil­men­te. Pe­ro el pro­ble­ma es tan gran­de que con­vo­ca a to­do el mun­do. Cór­do­ba tie­ne sa­tu­ra­das las na­pas en las me­jo­res zo­nas agrí­co­las. La Pam­pa es­tá en li­ti­gio con Cór­do­ba y Bue­nos Ai­res, con epi­so­dios de vio­len­cia inusi­ta­da.

En aquel mo­men­to, di­ji­mos en es­tas pá­gi­nas que ha­bía que re­cu­rrir a los in­ge­nie­ros ho­lan­de­ses. Y allá fui­mos. Son los que más ex­pe­rien­cia tie­nen en es­to de pe­lear­le al agua: ha­ce 500 años, cuan­do Ams­ter­dam por enési­ma vez fue ba­rri­da por el des­bor­de de los gran­des ríos que la cir­cun­da­ban, di­je­ron bas­ta. Cons­tru­ye­ron Net­her­land, los Paí­ses Ba­jos, que hoy al­ber­gan a 17 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes que, en bue­na par­te, vi­ven por de­ba­jo del ni­vel del mar. So­bre 4 mi­llo­nes de hec­tá­reas de pol­ders, pro­du­cen prác­ti­ca­men­te to­da la co­mi­da que ne­ce­si­tan y les que­dan hor­ta­li­zas, que­sos y flo­res pa­ra ex­por­tar a to­do el mun­do.

Con rá­pi­dos re­fle­jos, la nue­va ad­mi­nis­tra­ción bo­nae­ren­se ce­le­bró un acuer­do con Paí­ses Ba­jos. Cla­rín Ru­ral acom­pa­ñó una vi­si­ta al reino de Má­xi­ma. A los po­cos días, el pro­pio ministro de Agri­cul­tu­ra ne­der­lan­dés vino a la Ar­gen­ti­na acom­pa­ña­do de los ex­per­tos. Se em­pe­zó a tra­ba­jar en se­rio.

La com­ple­ji­dad es enor­me, por­que la lla­nu­ra pam­pea­na es tre­men­da­men­te ex­ten­sa y, so­bre to­do, pla­na. Y la si­tua­ción se agra­va en el es­ce­na­rio de cam­bio cli­má­ti­co que, con to­da cer­te­za, ex­pli­can aca­dé­mi­cos co­mo el dr. Vi­cen­te Ba­rros. El cien­tí­fi­co ase­gu­ra, con ar­gu­men­tos só­li­dos, que en es­ta re­gión se ex­pre­san con par­ti­cu­lar vi­ru­len­cia las con­se­cuen­cias del ca­len­ta­mien­to glo­bal.

Epi­so­dios ex­tre­mos que pa­re­cen res­pon­der a al­go más que un ci­clo de gran­des llu­vias. Por eso en Cla­rín Ru­ral nos ocu­pa­mos tan­to de los bio­com­bus­ti­bles: no so­lo cons­ti­tu­yen un ca­mino de va­lor agre­ga­do, sino que im­pli­can una con­tri­bu­ción a la ba­ta­lla glo­bal pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Si es­te es el es­ce­na­rio, hay que to­mar el to­ro por las as­tas. De­jar de la­do las mu­le­ti­llas es­ti­lo “Flo­ren­tino Ameg­hino de­cía que ha­bía que ha­cer obras de re­ten­ción, no de desagües”. Hay que ha­cer las dos co­sas, y mu­cho más. Tam­po­co sir­ve cul­par a la so­ja o a la siem­bra di­rec­ta, por­que eva­po­ran me­nos que otras co­ber­tu­ras, ya sea pas­tu­ras o ce­rea­les de in­vierno y ve­rano. Aquí y aho­ra, la cues­tión es que llue­ve mu­cho más. Ten­ga­mos ade­más en cuen­ta otra co­sa. El sal­to tec­no­ló­gi­co de la agri­cul­tu­ra, a ni­vel glo­bal y en la Ar­gen­ti­na en par­ti­cu­lar, es gi­gan­tes­co. Y vie­ne un alu­vión de nue­va tec­no­lo­gía, con la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, la co­nec­ti­vi­dad, el big da­ta, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, la ro­bo­ti­za­ción. En es­te con­tex­to, lo que el país ne­ce­si­ta son tie­rras. Nue­vas tie­rras es im­po­si­ble, por­que mu­cho no hay y la pre­sión de los am­bien­ta­lis­tas tra­ba­rá cual­quier desa­rro­llo po­si­ble. La omi­no­sa pe­ne­tra­ción de la ideo­lo­gía de “los hu­me­da­les” es una toa­lla mo­ja­da gol­pean­do los ri­ño­nes pro­duc­ti­vos de un país que ne­ce­si­ta sa­lir de la po­bre­za. En­ton­ces, lo pri­me­ro es re­cu­pe­rar las tie­rras pro­duc­ti­vas. Es­tas pam­pas tam­bién se ca­rac­te­ri­zan por su re­si­lien­cia, así que es­to va a su­ce­der más pron­to que tar­de. Pe­ro al mis­mo tiem­po hay que pen­sar en la cons­truc­ción de una nue­va pam­pa hú­me­da. Ba­ra­jar y dar de nue­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.