Tri­go: la “app” que cui­da su sa­ni­dad

Es “Tri­goDe­ci­sor”, una nue­va apli­ca­ción que de­fi­ne el mo­men­to opor­tuno pa­ra apli­car fun­gi­ci­das.

Clarin - Rural - - EN DEFENSA DEL RINDE - Mar­ce­lo Car­mo­na Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Si bien hoy la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das en tri­go es una prác­ti­ca fre­cuen­te pa­ra el con­trol de ro­yas y man­chas, to­da­vía exis­ten in­cer­ti­dum­bres re­la­cio­na­das con el mo­men­to óp­ti­mo de con­trol.

La ma­yo­ría de las ve­ces al mo­men­to de apli­car fun­gi­ci­das pre­va­le­ce la idea de prio­ri­zar sus efec­tos so­bre la plan­ta más que so­bre el pa­tó­geno. Exis­te una acep­ta­ción ge­ne­ra­li­za­da en­tre pro­duc­to­res y ase­so­res que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de un fun­gi­ci­da es “pro­te­ger y cu­rar” al tri­go sin te­ner pre­sen­te que di­cha ta­rea se rea­li­za me­dian­te su ac­ción so­bre los pa­tó­ge­nos. De es­ta for­ma mu­chos fun­gi­ci­das son apli­ca­dos en fun­ción del es­ta­dio fe­no­ló­gi­co o con la mi­sión de que las ho­jas in­vo­lu­cra­das en la ge­ne­ra­ción de ren­di­mien­to re­ci­ban el quí­mi­co, aún sin con­si­de­rar el ni­vel de en­fer­me­dad pre­sen­te.

Es tan­ta la in­sis­ten­cia en pen­sar pri­me­ro en la plan­ta (vi­sión fi­to­cén­tri­ca), que mu­chos de­ci­den apli­car fun­gi­ci­das con la mi­sión fun­da­men­tal de pro­te­ger la ho­ja ban­de­ra y la in­me­dia­ta in­fe­rior.

En es­te úni­co mar­co de aná­li­sis es al­ta­men­te pro­ba­ble que por ejem­plo al mo­men­to de apli­car, el cul­ti­vo pre­sen­te pús­tu­las o man­chas en las ho­jas in­fe­rio­res (prin­ci­pa­les mul­ti­pli­ca­do­res de la en­fer­me­dad en el lo­te) so­bre­pa­san­do los um­bra­les de re­co­men­da­ción con da­ños irre­ver­si­bles.

Por ello es muy co­mún que la apli­ca­ción sea tar­día, lo que sig­ni­fi­ca que se es­tá re­sig­nan­do ga­nan­cias de ren­di­mien­to y asu­mien­do da­ños que no son con­ta­bi­li­za­dos en la ecua­ción eco­nó­mi­ca, los de­no­mi­dos cos­tos ocul­tos.

Es­tos cos­tos pue­den ser al­ta­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos y por tan­to de­bie­ran desa­rro­llar­se mé­to­dos pa­ra su va­lo­ra­ción. Al ha­blar de ellos se ha­ce re­fe­ren­cia a las pér­di­das que se ge­ne­ran, o al di­ne­ro que se de­ja de ga­nar, por no ha­ber uti­li­za­do la má­xi­ma efi­cien­cia téc­ni­ca en la elec­ción de una molécula, mez­cla de ellas, o sus do­sis, o en la de­fi­ni­ción del mo­men­to co­rrec­to de la apli­ca­ción. Son por ejem­plo los da­ños cau­sa­dos por la en­fer­me­dad que no fue­ron fre­na­dos por no apliin­te­li­gen­tes car­se a tiem­po.

Pa­ra ma­xi­mi­zar ren­di­mien­to, in­gre­sos, de­fi­nir el me­jor mo­men­to de con­trol y ser sus­ten­ta­ble con la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das, la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Bue­nos Ai­res en con­ve­nio con la com­pa­ñía Du­Pont desa­rro­lló una apli­ca­ción pa­ra te­lé­fo­nos de­no­mi­na­da “Tri­goDe­ci­sor” cu­yo ob­je­ti­vo pri­mor­dial es la re­duc­ción de los da­ños, pér­di­das de ren­di­mien­to y ca­li­dad oca­sio­na­das por las en­fer­me­da­des fo­lia­res en el cul­ti­vo de tri­go de la re­gión pam­pea­na.

La apli­ca­ción, ba­sa­da en la pro­ba­bi­li­dad de res­pues­ta de ren­di­mien­to fren­te a la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das, le per­mi­te a los pro­duc­to­res y ase­so­res téc­ni­cos, de­fi­nir si es o no ren­ta­ble (y al mis­mo tiem­po sus­ten­ta­ble) la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das, y de­fi­nir el mo­men­to más opor­tuno pa­ra la apli­ca­ción del mis­mo.

El po­ten­cial pro­duc­ti­vo de la apli­ca­ción de­ter­mi­na el um­bral pa­ra ca­da si­tua­ción de cam­po par­ti­cu­lar. Los um­bra­les son ni­ve­les de en­fer­me­dad ex­pre­sa­dos en in­ci­den­cia (nú­me­ro de ho­jas en­fer­mas res­pec­to al to­tal mues­trea­do, en por­cen­ta­je).

Cuan­do los pa­to-sis­te­mas cuen­tan con um­bra­les de da­ño, la de­ci­sión del con­trol re­sul­ta más prác­ti­ca y con fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos y epi­de­mio­ló­gi­cos lo que la ha­ce al­ta­men­te com­pa­ti­ble con los con­cep­tos de ma­ne­jo in­te­gra­do de en­fer­me­da­des, el cual ga­ran­ti­za la sus­ten­ta­bi­li­dad de la pro­duc­ción agrí­co­la.

La de­ci­sión de con­trol de­be ser com­pa­ti­ble con el ma­ne­jo in­te­gra­do de en­fer­me­da­des

Mo­ni­to­reo. Es­ta he­rra­mien­ta es de­ci­si­va pa­ra la de­ter­mi­na­ción de la in­ci­den­cia de la en­fer­me­dad. Pun­to de par­ti­da com­po­ner um­bra­les de da­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.