El nís­pe­ro, un nue­vo “uni­cor­nio” pa­ra la pro­duc­ción fru­tí­co­la

En el país, un gru­po de pro­duc­to­res va a im­pul­sar el cul­ti­vo co­mer­cial de una fru­ta con mu­cho po­ten­cial.

Clarin - Rural - - CULTIVOS INTENSIVOS - Ma­riano Wi­no­grad Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

La ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal fru­tihor­tí­co­la co­no­ce des­de siem­pre la im­por­tan­cia de la es­ta­cio­na­li­dad. El con­su­mi­dor es­tá ávi­do de pri­mi­cias que res­pon­den atá­vi­cas ne­ce­si­da­des an­tro­po­ló­gi­cas. Sa­tis­fe­cho el en­tu­sias­mo por las ba­yas ro­jas que se pro­du­ce a la sa­li­da del in­vierno, apa­re­ce la “ne­ce­si­dad” de sus­ti­tu­tos ama­ri­llos que “re­equi­li­bren” el ar­co iris de la in­ges­ta.

El da­mas­co y el du­razno cu­bren esa ne­ce­si­dad pe­ro con una sal­ve­dad: con el ob­je­ti­vo de ade­lan­tar su tem­po­ra­da, la in­dus­tria abu­sa de va­rie­da­des tem­pra­nas y de me­dio­cre ca­li­dad.

Con la me­ta de apro­piar­se de es­te “ba­che” co­mer­cial, un gru­po de fru­ti­cul­to­res abo­ca­dos a be­rries, cí­tri­cos y tro­pi­ca­les, se aso­cia­ron pa­ra desa­rro­llar el cul­ti­vo pro­fe­sio­nal del nís­pe­ro, una es­pe­cie que in­te­gra el gru­po de las “ne­gli­gen­cia­das”, aque­llas fru­tas que tu­vie­ron re­le­van­cia en el pa­sa­do, cuan­do el abas­te­ci­mien­to era ho­ga­re­ño y no lo­gra­ron con­so­li­dar­se en la eta­pa de la fru­ti­cul­tu­ra pro­fe­sio­nal.

El nís­pe­ro es ha­bi­tual en los pa­tios de las ca­sas de to­do el país, des­de Mar del Pla­ta al nor­te. En su in­men­sa ma­yo­ría se tra­ta de plan­tas “crio­llas” o sea pro­ve­nien­tes de se- mi­lla y sin in­jer­tar. Sin em­bar­go su pre­sen­cia era in­sig­ni­fi­can­te en la ca­de­na co­mer­cial.

Exis­ten cuan­tio­sos an­te­ce­den­tes de es­pe­cies cu­yo cul­ti­vo pro­fe­sio­nal en la Ar­gen­ti­na se con­so­li­dó en la úl­ti­ma dé­ca­da, ta­les co­mo man­go, ma­món, ka­ki, hi­go, tu­na, gra­na­da, mo­ra, por no men­cio­nar arán­dano o ki­wi que di­rec­ta­men­te no exis­tían ha­ce 20 años atrás y hoy son par­te del ima­gi­na­rio con­su­mi­dor en to­dos los es­tra­tos so­cia­les.

El nís­pe­ro ja­po­nés es un ár­bol fru­tal de la fa­mi­lia Ro­sa­ceae ori­gi­na­rio del sud­es­te de Chi­na e in­tro­du­ci­do al Ja­pón ha­ce más de 1000 años. Tam­bién fue in­mi­gra­do con éxi­to en la In­dia, la pe­nín­su­la ará­bi­ga, la cuen­ca me­di­te­rrá­nea, Ca­na­rias, Chi­le y Bra­sil. El nom­bre ori­gi­na­rio sig­ni­fi­ca ca­ña na­ran­ja. En chino mo­derno, es co­no­ci­do co­mo pi­pa.

El gru­po pro­yec­ta im­plan­tar va­rias quin­tas en 2017/18 en el Del­ta de San Fernando, Con­cor­dia, Co­ron­da, Be­lla Vis­ta (Co­rrien­tes), Lu­les y Orán, pa­ra lo cual han co­men­za­do en es­ta tem­po­ra­da un vi­ve­ro de 20.000 plan­tas. El pro­yec­to pre­ten­de com­ple­men­tar el ne­go­cio con el cul­ti­vo de la chi­ri­mo­ya, una es­pe­cie ame­ri­ca­na que en Chi­le com­par­te el mis­mo ni­cho agroecológico

El test co­mer­cial se aca­ba de con­cre­tar con fru­ta pro­ve­nien­te de plan­tas va­rie­ta­les in­jer­ta­das de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UNL en Es­pe­ran­za (San­ta Fe). Pa­ra co­no­cer el ne­go­cio, se reali­zó una vi­si­ta a la Fin­ca Ca­li­for­nia y vi­ve­ro Alihuen de Qui­llo­ta (Chi­le). El país ve­cino po­see unas 20 hec­tá­reas de nís­pe­ros cul­ti­va­dos co­mer­cial­men­te y pro­du­cen unas 500 to­ne­la­das anua­les.

La va­rie­dad pre­vis­ta es Gol­den Nug­get, que se cul­ti­va en Es­pa­ña, Chi­le y Ca­li­for­nia. La plan­ta se con­du­ce con una al­tu­ra de 1,80 pa­ra co­se­cha sin es­ca­le­ra. La po­da de ma­ne­jo in­clu­ye el ra­leo de ra­mas pa­ra que la luz in­gre­se a la co­pa en for­ma difusa y no di­rec­ta. Las fru­tas desa­rro­lla­das en el in­te­rior de la co­pa son las de ma­yor ca­li­dad por no pa­de­cer aso­lea­do.

Du­ran­te la flo­ra­ción se ha­ce la po­da de pa­ní­cu­las, des­pun­tan­do y de­jan­do ape­nas 4 hom­bros con una so­la fru­ta y en con­se­cuen­cia un ra­ci­mo de 4 fru­tas

Los ra­ci­mos ex­te­rio­res (ubi­ca­dos por fue­ra y no den­tro de la co­pa) se en­car­tu­chan pa­ra evi­tar aso­lea­do y me­jo­rar epi­der­mis, co­lor y ca­li­dad. El car­tu­cho es de pa­pel kraft en­go­ma­do y se ins­ta­la con la cos­tu­ra ha­cia aba­jo pa­ra evi­tar in­gre­so de agua. La co­se­cha se rea­li­za en se­tiem­bre y oc­tu­bre, en ban­de­jas con una so­la fi­la y ma­ple plás­ti­co

La co­se­cha se ha­ce con pe­dúncu­lo que se con­ser­va has­ta el úl­ti­mo ins­tan­te del em­pa­que pa­ra evi­tar to­car la fru­ta con la mano.

Se em­pa­ca en ca­ja de car­tón o ma­de­ra con una o dos hi­le­ras pa­ra mer­ca­do in­terno y só­lo una pa­ra ex­por­ta­ción. El pre­cio CANDF New York es de 38/40 U$S por ca­ja y un li­bre pro­duc­tor de 6 U$S/ki­lo. El pre­cio de mer­ca­do in­terno es de 2 a 2,5 U$S/ki­lo.

En la era de las re­des so­cia­les, es po­si­ble apro­ve­char su au­ge pa­ra con­so­li­dar­se y cre­cer, con­ci­bien­do un ne­go­cio B2C. Co­mo pun­to de par­ti­da se con­ci­be una es­tra­te­gia co­mer­cial que im­pac­te en el con­su­mi­dor fi­nal.

El nís­pe­ro, ori­gi­na­rio de Ja­pón, se pue­de cul­ti­var des­de Mar del Pla­ta ha­cia el nor­te.

Ma­ne­jo. El pro­yec­to co­men­zó con un vi­ve­ro y ha­brá quin­tas en San Fernando, Con­cor­día y Orán, en­tre otras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.