Ga­nó Trump. ¿Y aho­ra qué?

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

¿Y aho­ra, qué? A tres días del shock por el triun­fo de Do­nald Trump, la úni­ca cer­te­za es que no sa­be­mos adón­de va­mos. El es­ce­na­rio pro­ba­ble es un mun­do más ce­rra­do, con re­me­zo­nes de pro­tec­cio­nis­mo ex­plí­ci­to.

Ya sa­be­mos lo que esto sig­ni­fi­ca para el mun­do agroin­dus­trial. Co­mo he­chos pun­tua­les, el pri­mer nu­ba­rrón es el ries­go de frus­tra­ción de las ex­pec­ta­ti­vas en al­gu­nos te­mas que pa­re­cían bien en­ca­mi­na­dos: el in­gre­so de car­ne va­cu­na y li­mo­nes ar­gen­ti­nos al mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se, cu­ya aper­tu­ra se anun­cia­ba co­mo in­mi­nen­te. Una de las ci­trí­co­las más im­por­tan­tes, que es­ta­ba por lan­zar una ron­da de ca­pi­ta­li­za­ción por 50 mi­llo­nes de dó­la­res, aci­ca­tea­da por la pers­pec­ti­va de ese mer­ca­do, pa­de­ció una caí­da sen­si­ble en su va­lor bur­sá­til. En car­ne el im­pac­to no es muy se­ve­ro en el cor­to pla­zo, por­que –ya sa­be­mos-- no se cuen­ta con un vo­lu­men im­por­tan­te de ha­cien­da y las com­pli­ca­cio­nes para ex­por­tar pa­san por otro la­do.

Pe­ro la gran pre­gun­ta es qué pue­de pa­sar con los prin­ci­pa­les pro­duc­tos de la agri­cul­tu­ra. Son los que real­men­te mue­ven la agu­ja de la ma­cro­eco­no­mía na­cio­nal y de­fi­nen la ecua­ción del cam­po y to­do lo que lo ro­dea. La fa­se ac­tual se ca­rac­te­ri­za por un fuer­te cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción, con tres gran­des co­se­chas su­ce­si­vas. Y aun­que la de­man­da si­gue cre­cien­do, li­de­ra­da por las im­por­ta­cio­nes chi­nas de so­ja, lo cier­to es que los stocks fi­na­les vie­nen cre­cien­do os­ten­si­ble­men­te.

Al mis­mo tiem­po que se co­no­cía el triun­fo de Trump, el De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de los EEUU ex­hi­bió ci­fras más abul­ta­das de las que es­ti­ma­ba el mer­ca­do. Los pre­cios se de­rrum­ba­ron y los ana­lis­tas no se ani­ma­ban a des­pe­jar cuán­to se de­bía al efec­to Do­nald y cuán­to al au­men­to de las exis­ten­cias.

En es­te sen­ti­do, una cues­tión cla­ve es la de los bio­com­bus­ti­bles. Hoy un ter­cio de la co­se­cha de maíz de los EEUU se des­ti­na a la pro­duc­ción de eta­nol. Son 130 mi­llo­nes de to­ne­la­das, el do­ble que los stocks fi­na­les in­for­ma­dos es­ta se­ma­na. Ima­gi­ne­mos lo que po­dría su­ce­der si, co­mo te­men al­gu­nos, Trump de­ci­de qui­tar apo­yo a es­te bio­com­bus­ti­ble.

El pre­si­den­te elec­to se opo­ne al acuer­do ce­le­bra­do un año atrás en Pa­rís, y ra­ti­fi­ca­do aho­ra en Ma­rra­kesh, para en­fren­tar el ca­len­ta­mien­to glo­bal y re­du­cir las emi­sio­nes de CO2. Sin em­bar­go, des­de el po­de­ro­so lobby agrí­co­la del Me­dio Oes­te sos­tie­nen que ha­brá con­ti­nui­dad. Con­vie­ne re­cor­dar que fue allí don­de el can­di­da­to re­pu­bli­cano ob­tu­vo la ma­yor di­fe­ren­cia de vo­tos a fa­vor. La ape­la­ción al na­cio­na­lis­mo im­pli­ca el én­fa­sis en la se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca, y ya en los tiem­pos de Bush ga­nó enor­me es­pa­cio la idea de sus­ti­tuir pe­tró­leo im­por­ta­do por bio­com­bus­ti­bles.

Trump mis­mo res­pal­dó fuer­te­men­te el RFS (Re­ne­wa­ble Fuel Stan­dard). El go­ber­na­dor de Io­wa (pa­tria mun­dial del maíz), Terry Brans­tad, y Bruce Ras­tet­ter, pre­si­den­te del Sum­mit Ag Group, fue­ron las vo­ces can­tan­tes en la cam­pa­ña del nue­vo pre­si­den­te Au­gust. Eric Brans­tad, hi­jo de Terry, fue el je­fe de la exi­to­sa cam­pa­ña en Io­wa.

Bob Din­neen, CEO de la Aso­cia­ción de Ener­gías Re­no­va­bles, re­sal­tó que Trump “re­pe­ti­da­men­te ex­pre­só su fuer­te apo­yo al eta­nol en su cam­pa­ña; com­pren­de la im­por­tan­cia de que es un com­bus­ti­ble lim­pio, que agre­ga va­lor a la agri­cul­tu­ra e im­pul­sa a las fuen­tes ener­gé­ti­cas lo­ca­les”. Agre­gó que es­pe­ra que “con­ti­núe sos­te­nien­do y ex­pan­dien­do la pro­duc­ción”. Y fue más allá: di­jo que tra­ba­ja­rán con el nue­vo go­bierno en la re­mo­ción de los obs­tácu­los ad­mi­nis­tra­ti­vos “irra­zo­na­bles” para lle­gar al 15% de eta­nol, lo que im­pli­ca un 50% más que el uso ac­tual.

Si esto no su­ce­die­ra, es­ta­ría­mos real­men­te en pro­ble­mas. En los úl­ti­mos diez años, en los EEUU la in­dus­tria del eta­nol di­gi­rió más de mil mi­llo­nes de to­ne­la­das de maíz. Ima­gi­ne­mos la si­tua­ción si esto no hu­bie­ra ocu­rri­do: los far­mers se hu­bie­ran pa­sa­do de maíz a so­ja, aba­rro­tan­do tam­bién es­te mer­ca­do. Por eso, en es­tas pá­gi­nas, po­ne­mos tan­to én­fa­sis en el eta­nol (hoy mis­mo es nues­tra no­ta de ta­pa). Sin el des­tino ener­gé­ti­co, to­da la agri­cul­tu­ra su­fri­rá. Y, co­mo di­jo el poe­ta, cuan­do el cam­po es­tá tris­te, los pue­blos se lle­nan de yu­yos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.