La qui­mo­si­na ex­traí­da del cár­ta­mo, una nue­va re­vo­lu­ción

Es un in­su­mo cla­ve pa­ra la fa­bri­ca­ción de que­sos y ya se pro­du­ce en el país a par­tir del cár­ta­mo trans­gé­ni­co.

Clarin - Rural - - CIENCIA Y AGRO - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Es­cri­bo es­tas lí­neas con el or­gu­llo de per­te­ne­cer al pe­que­ño gru­po de pro­duc­to­res y pro­fe­sio­na­les que acu­di­mos, ha­ce do­ce años, a la con­vo­ca­to­ria de Víc­tor Truc­co pa­ra invertir en una em­pre­sa na­cio­nal de bio­tec­no­lo­gía. En aque­lla épo­ca no sa­bía­mos que exis­tía el tér­mino “star­tup”, pe­ro era lo que es­tá­ba­mos in­cu­ban­do.

Ha­blá­ba­mos de los even­tos que ne­ce­si­ta­ba el país: to­le­ran­cia a mal de Rio Cuar­to, que diez­ma­ba al maíz y ame­na­za­ba ex­ten­der­se por to­do el país. Re­sis­ten­cia a en­fer­me­da­des en so­ja. A tra­vés de con­ve­nios con INTA, Co­ni­cet, uni­ver­si­da­des, la cues­tión era do­tar de re­cur­sos pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas que, des­de afue­ra, na­die iba a in­ves­ti­gar.

Pe­ro un con­cep­to má­gi­co nos en­tu­sias­ma­ba par­ti­cu­lar­men­te: el “mo­le­cu­lar far­ming”, la ca­pa­ci­dad de desa­rro­llar in­su­mos y pro­duc­tos in­dus­tria­les a par­tir de plan­tas trans­for­ma­das por me­dio de la bio­tec­no­lo­gía.

El pri­mer pro­duc­to de es­ta sa­ga es la qui­mo­si­na, el com­ple­jo en­zi­má­ti­co res­pon­sa­ble de la coa­gu­la­ción de la le­che bo­vi­na, ob­te­ni­da de una plan­ta de cár­ta­mo mo­di­fi­ca­da ge­né­ti­ca­men­te. Des­de se­tiem­bre pa­sa­do, la qui­mo­si­na cuen­ta con una plan­ta in­dus­trial ope­ra­ti­va. A tra­vés de un acuer­do en­tre Bio­ce­res SA y la em­pre­sa cor­do­be­sa Por­ta Hnos SA (co­no­ci­da por su ex­pe­rien­cia en fer­men­ta­ción pa­ra la pro­duc­ción de be­bi­das y al­cohol) se cons­tru­yó una bio­fac­to­ría de cár­ta­mo (saf­flo­wer) pa­ra la pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción glo­bal de Qui­mo­si­na “SPC” (Saf­flo­wer Pro­du­ced Chi­mo­sin).

La tecnología SPC se des­ta­ca por el ba­jo cos­to de pro­duc­ción y la ge­ne­ra­ción de un pro­duc­to fi­nal de pre­cio com­pe­ti­ti­vo y al­ta ca­li­dad. Ofre­ce otras ven­ta­jas im­por­tan­tes co­mo el me­nor ries­go de ex­po­si­ción a pa­tó­ge­nos ani­ma­les/hu­ma­nos (al­ta inocui­dad), aho­rro sig­ni­fi­ca­ti­vo de ener­gía y uso de ma­te­ria prima re­no­va­ble en la eta­pa de pro­duc­ción (ami­ga­ble con el me­dioam­bien­te).

Así, la tecnología significa una me­jo­ra en el ba­lan­ce ne­to de ener­gía pa­ra el pro­ce­so in­dus­trial.

El ni­vel de ex­pre­sión de en­zi­ma en los gra­nos de cár­ta­mo es de 1kg de qui­mo­si­na por 1 TN de cár­ta­mo, don­de la qui­mo­si­na re­pre­sen­ta el 90% de los in­gre­sos. El res­tan­te 10% es­tá da­do por los su­pro­duc­tos de la mo­lien­da de qui­mo­si­na: Fi­bra, Cuer­pos Gra­sos y Pro­teí­nas (999 KG de sub­pro­duc­tos por 1 TN de cár­ta­mo).

La plan­ta in­dus­trial tie­ne una ca­pa­ci­dad anual de mo­lien­da de 6.000 Tn de cár­ta­mo por año, que re­pre­sen­tan al­re­de­dor de 2.000.000 de li­tros de qui­mo­si­na (20% mer­ca­do glo­bal, es­ti­ma­do en 200 mi­llo­nes de dó­la­res).

In­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo

El Ins­ti­tu­to de Agro­bio­tec­no­lo­gía Ro­sa­rio S.A. (INDEAR) es la em­pre­sa de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de Bio­ce­res. Allí se hi­zo la trans­for­ma­ción del cár­ta­mo y una plan­ta pi­lo­to. Nacido de una alian­za en­tre Bio­ce­res y el CO­NI­CET, INDEAR cuen­ta con avan­za­das pla­ta­for­mas de in­ves­ti­ga­ción en agro-bio­tec­no­lo­gía y la pri­me­ra se­cuen­cia­do­ra de ADN de al­to ren­di­mien­to dis­po­ni­ble en Ar­gen­ti­na.

Ori­gi­nal­men­te, la qui­mo­si­na era ex­traí­da de los es­tó­ma­gos de ter­ne­ros en lac­tan­cia. De­bi­do al au­men­to en la de­man­da, pro­ble­mas sa­ni­ta­rios y el al­to cos­to de pro­duc­ción, des­de ha­ce ca­si 20 años se pro­du­ce en for­ma re­com­bi­nan­te en bac­te­rias y hon­gos uti­li­zan­do fer­men­ta­do­res. Hoy en día más del 80% de la qui­mo­si­na uti­li­za­da en la pro­duc­ción de que­so es de ori­gen re­com­bi­nan­te.

La pro­duc­ción mun­dial de que­so ron­da las 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Los paí­ses de ma­yor pro­duc­ción son Es­ta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia y Francia, con más del 50% de la pro­duc­ción to­tal. Ar­gen­ti­na es el sép­ti­mo pro­duc­tor de que­sos del mundo con una pro­duc­ción cer­ca­na a 650.000 to­ne­la­das.

Con­si­de­ran­do un pro­me­dio de 1,5 gra­mos de qui­mo­si­na pu­ra pa­ra 100 Kg de que­so, la de­man­da mun­dial de es­ta en­zi­ma se­ría de 9.500.000 Li­tros. En la Ar­gen­ti­na el mer­ca­do de qui­mo­si­na se apro­xi­ma­ría a los 260.000 Li­tros. In­clu­yen­do a los paí­ses in­te­gran­tes del MER­CO­SUR y Chi­le, la pro­duc­ción de que­so se ex­tien­de a cer­ca de los 2 mi­llo­nes de to­ne­la­das, ge­ne­ran­do un mer­ca­do re­gio­nal de apro­xi­ma­da­men­te 1.100.000 L de qui­mo­si­na.

De­pen­dien­do del pre­cio de ven­ta de la qui­mo­si­na, el mer­ca­do Ar­gen­tino de es­ta en­zi­ma se­ría de en­tre 5 y 10 mi­llo­nes de us$/año. Al­re­de­dor del 80% de la qui­mo­si­na que se uti­li­za en Ar­gen­ti­na es im­por­ta­da. La frac­ción del mer­ca­do res­tan­te ha si­do his­tó­ri­ca­men­te abas­te­ci­da por pro­duc­tos na­cio­na­les ex­traí­dos del cuar­to es­tó­ma­go de ter­ne­ros (cua­jo).

El cár­ta­mo es un cultivo ideal pa­ra so­lu­cio­nes de Mo­le­cu­lar Far­ming de­bi­do a su baja par­ti­ci­pa­ción en la ca­de­na ali­men­ti­cia y sus ex­ce­len­tes ca­rac­te­rís­ti­cas de bio­se­gu­ri­dad. La se­mi­lla es el te­ji­do ve­ge­tal más atrac­ti­vo pa­ra la pro­duc­ción de pro­teí­nas re­com­bi­nan­tes, prin­ci­pal­men­te por­que per­mi­te el al­ma­ce­na­mien­to de al­tas can­ti­da­des de pro­teí­nas en for­ma es­ta­ble du­ran­te mu­chos años, a un muy ba­jo cos­to.

Lue­go de es­te pro­ce­so, el pro­duc­to fi­nal ob­te­ni­do es in­dis­tin­gui­ble de los que ac­tual­men­te se co­mer­cia­li­zan, en to­dos los as­pec­tos ana­li­za­dos: ac­ti­vi­dad ca­ta­lí­ti­ca, ac­ti­vi­dad pro­teo­lí­ti­ca, otras ac­ti­vi­da­des en­zi­má­ti­cas (ami­la­sa, li­pa­sa, ce­lu­la­sa), per­fil de inac­ti­va­ción por ca­lor y de­gra­da­ción por fluí­dos gás­tri­cos.

Los in­ves­ti­ga­do­res de INDEAR ase­gu­ran que no se iden­ti­fi­ca­ron di­fe­ren­cias en el pro­ce­so de pro­duc­ción de que­sos ana­li­zan­do: coa­gu­la­ción de la le­che (ren­di­mien­to), sa­bor y tex­tu­ra del pro­duc­to fi­nal. Es­ta ho­mo­lo­gía de fun­ción y se­gu­ri­dad ha si­do com­pro­ba­da en el cen­tro de es­tu­dios lác­teos de Ma­di­son, Wis­con­sin, y en en­sa­yos rea­li­za­dos en Ar­gen­ti­na.

Flor de plan­ta. A la iz­quier­da, el cár­ta­mo, a la de­re­cha, el gru­po de ac­cio­nis­tas de Bio­ce­res jun­to a di­rec­ti­vos de Por­ta Hnos., en Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.