Nue­vo round: en las ma­le­zas, la bio­lo­gía otra vez ven­ció a la química

Que­dó con­fir­ma­da una nue­va re­sis­ten­cia pa­ra el na­bo sil­ves­tre. Aho­ra, al 2,4-D. Sube el nú­me­ro de re­sis­ten­tes.

Clarin - Rural - - EN DEFENSA DEL RINDE - Pa­blo Losada plo­sa­da@cla­rin.com

Una plan­ta de na­bo sil­ves­tre, ex­traí­da de una po­bla­ción de es­ta es­pe­cie, en un cam­po de la lo­ca­li­dad de Azul, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, con­fir­mó que es­te bio­ti­po ya re­sis­te al her­bi­ci­da 2,4-D. Otra ma­la no­ti­cia al res­pec­to, con­si­de­ran­do que es­ta ma­le­za es tí­pi­ca de to­das las zo­nas agrí­co­las del país, también cos­mo­po­li­ta, que ve­ge­ta du­ran­te pri­ma­ve­ra-ve­rano en cul­ti­vos de ve­rano pe­ro que in­va­de lo­tes de tri­go y ce­ba­da y es­tá pre­sen­te en bar­be­chos in­ver­na­les. Además, tie­ne con­fir­ma­das re­sis­ten­cia a los her­bi­ci­das gli­fo­sa­tos e in­hi­bi­do­res de los ALS.

Co­mo par­te de un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción, el Gru­po de Te­ra­péu­ti­ca Ve­ge­tal de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Cen­tro de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res es­tu­dia so­bre ma­le­zas re­sis­ten­tes y to­le­ran­tes en to­da la pro- vin­cia de Bue­nos Ai­res.

De es­ta for­ma, Víc­tor Juan, in­te­gran­te de es­te gru­po, le cuen­ta a

Cla­rín Ru­ral que, a par­tir del re­por­te que re­gis­tra­ban por par­te de pro­duc­to­res de es­ca­pes de na­bos a her­bi­ci­das hor­mo­na­les, co­mo el 2,4-D, co­men­za­ron con los tra­ba­jos ex­plo­ra­to­rios en las plan­tas que no eran con­tro­la­das. Así, di­ce, “co­se­cha­mos la se­mi­lla en esos casos, las cul­ti­va­mos en la­bo­ra­to­rio y co­men­za­mos con las tí­pi­cas prue­bas de do­sis/ respuesta pa­ra es­te na­bo, el cual lo tra­ta­mos con 2,4-D y, al mis­mo tiem­po, hi­ci­mos el mis­mo pro­ce­di­mien­to pa­ra un po­bla­ción sen­si­ble al her­bi­ci­da”.

Lue­go de es­tos aná­li­sis y sus re­sul­ta­dos, ex­pli­ca el ex­per­to, con­clu­ye­ron que la po­bla­ción to­le­ran­te te­nía un ín­di­ce de re­sis­ten­cia igual a 4, es de­cir, que se ne­ce­si­ta­ba cua­dru­pli­car la do­sis de 2,4-D pa­ra po­der con­tro­lar a esa po­bla­ción. Lo su­guien­te, Juan sos­tie­ne, fue di­fun­dir la no­ti­cia, la cual fue to­ma­da por la Red de Co­no­ci­mien­to de Ma­le­zas Re­sis­ten­tes (REM), de Aa­pre­sid, quie­nes agre­ga­ron a es­ta es­pe­cie a su lis­ta­do de “aler­tas ro­jas”.

Sin em­bar­go, la ex­pe­ri­men­ta­ción del gru­po de in­ves­ti­ga­ción en torno al na­bo si­gue. Juan se­ña­la que es­te en­sa­yo de prue­ba se re­pi­tió dos ve­ces más pa­ra cons­ta­tar la re­sis­ten­cia y, aho­ra, es­tán pro­ban­do la re­sis­ten­cia a otros her­bi­ci­das hor­mo­na­les per­te­ne­cien­tes a otros fa­mi­lias quí­mi­cas pa­ra des­car­tar la po­si­bi­li­dad de re­sis­ten­cias cru­za­da o múl­ti­ple.

En­tre las cau­sas po­si­bles pa­ra al­can­zar es­ta re­sis­ten­cia, Juan ex­po­ne al­gu­nos po­si­bles ar­gu­men­tos. En­tre ellos, co­men­ta, en los cam­pos en los que se tra­ba­jó son lo­tes que es­tán en agri­cul­tu­ra per­ma­nen­te, cam­pos arren­da­dos y los bar­be­chos quí­mi­cos in­ver­na­les son tra­ta­dos re­pe­ti­da­men­te con gli­fo­sa­to más 2,4-D.

Uno de los te­mas preo­cu­pan­tes con es­ta es­pe­cie, ad­vier­te el ex­per­to, es que en­tre es­pe­cies de na­bo hay mu­cho “flu­jo gé­ni­co” ya que tie­ne po­li­ni­za­ción abier­ta, por lo tan­to, “es­ta re­sis­ten­cia se trans­mi­te a otros in­di­vi­duos, de otros lo­tes y, así se van con­for­man­do una po­bla­ción com­ple­ta­men­te re­sis­ten­te”.

De acuer­do a su aná­li­sis y se­gún la reali­dad con la que to­pa co­ti­dia­na­men­te, él sos­tie­ne que el pro­ble­ma de ma­le­zas en Ar­gen­ti­na es­tá “sub­di­men­sio­nan­do” ya que con­si­de­ra que casos co­mo el que ellos do­cu­men­ta­ron “hay mu­chos más que no fue­ron de­nun­cia­dos y co­men­za­rán a apa­re­cer con el tiem­po, más aun que hay pro­duc­to­res que si­guen re­pi­tien­do vie­jas re­ce­tas de apli­ca­ción de pro­duc­tos”.

La es­tra­te­gia de cor­to pla­zo, con­clu­ye el ex­per­to, es cui­dar las he­rra­mien­tas exis­ten­tes pa­ra el ma­ne­jo de las ma­le­zas, las cua­les “no son tan­tas” y tam­po­co ha­brá nue­vas por un tiem­po.

En ac­ción. El ex­pec­to Víc­tor Juan du­ran­te la prue­bas de la­bo­ra­to­rio.

Na­bo. Es una ma­le­za que ya tie­ne re­sis­ten­cia al gli­fo­sa­to y a los ALS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.