¿Hay vam­pi­ros en Bahía Blan­ca?

Una pro­duc­to­ra de­nun­cia abu­sos a ca­mio­ne­ros que trans­por­tan gra­nos en la pla­ya de estacionamiento de es­pe­ra de en es­ta terminal por­tua­ria.

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Ma­ría Amei­lia Iras­tor­za Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Es no­ta­ble. Pa­re­ce ser que no so­lo los ani­ma­les do­més­ti­cos cuen­tan con de­fen­so­res de sus de­re­chos, sino tam­bién los tres ele­fan­tes del zoo­ló­gi­co de Bue­nos Ai­res, que ya tie­nen abo­ga­do por cau­sa de mal­tra­to.

Es­to pa­re­cie­ra ser un avan­ce, sino fue­ra por­que he­mos lo­gra­do acor­dar­nos de los de­re­chos de los ani­ma­les, ol­vi­da­dos por tan­to tiem­po, ig­no­ran­do los de al­gu­nos ca­mio­ne­ros que aho­ra son tra­ta­dos co­mo ani­ma­les en al­gu­nas ter­mi­na­les por­tua­rias.

Es­te ver­da­de­ro cuen­to de la sel­va co­mien­za en la pla­ya de ca­mio­nes de la ciu­dad de Bahía Blan­ca, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, y mues­tra a las cla­ras có­mo una bue­na idea pue­de ser cap­tu­ra­da por opor­tu­nis­tas pa­ra com­pli­car la vi­da a to­dos en pos del pro­pio be­ne­fi­cio.

Ori­gi­nal­men­te crea­da pa­ra re­ci­bir ca­mio­nes sin cu­po (du­ran­te la ges­tión Li­na­res), unos par­ti­cu­la­res ar­ma­ron una so­cie­dad anó­ni­ma. Has­ta aquí, to­do bien. Los ca­mio­nes con cu­po irían, co­mo lo ha­cen en el res­to de los puer­tos del país, di­rec­ta­men­te a des­car­gar a la terminal co­rres­pon­dien­te, y los que no tie­nen cu­po se es­ta­cio­na­rían en la pla­ya pa­gan­do una ta­ri­fa por la es­pe­ra.

Pe­ro las per­so­nas pue­den ser muy crea­ti­vas, y va­ya a sa­ber uno con que con­tac­tos y con qué apo­yo, es­tos “vi­vi­llos” se las in­ge­nia­ron pa­ra: re­ci­bir tie­rras fis­ca­les; cons­truir por de­ba­jo de una lí­nea de al­ta ten­sión; mo­no­po­li­zar el ca­la­do pa­ra que to­dos los ca­mio­nes de­ban pa­sar por ahí (a es­ta al­tu­ra us­ted ima­gi­na­rá que el tema con cu­po sin cu­po ya de­jó de exis­tir); achi­car la pla­ya a la mi­tad, ya que de un la­do es­tán los ca­mio­nes ca­la­dos y del otro los sin ca­lar; co­brar $ 150 por ca­mión (a ra­zón de 1.000 ca­mio­nes por día la cuen­ta em­pie­za a gus­tar­me); co­brar so­lo en efec­ti­vo; no acep­tar que se pa­gue en una cuen­ta, in­clu­si­ve si se tra­ta de una em­pre­sa con 30 ca­mio­nes.

Cla­ro que en es­te es­ta­do de si­tua­ción, ca­re­ce de sen­ti­do pen­sar en el ca­mio­ne­ro, que es­pe­ra du­ran­te ho­ras por­que la terminal no lo re­ci­be, inex­pli­ca­ble­men­te, ya que le dio un turno y un có­di­go al­fa­nu­mé­ri­co de una ex­ten­sión que desafía la me­mo­ria e in­te­li­gen­cia del pro­pio Ste­ve Jobs, el fun­da­dor de Ap­ple.

Pe­ro to­do pue­de em­peo­rar, por­que en la pla­ya de ca­mio­nes se ro­ban los cu­pos, aun­que pa­rez­ca in­creí­ble. Sim­ple­men­te, el ca­mio­ne­ro lle­ga con su nu­me­ri­to de 20 ci­fras y re­sul­ta que un se­ñor que ten­dría po­co suel­do y ca­sa en ba­rrio ca­ro le in­for­ma que ya ha si­do usa­do.

Y no se le ocu­rra ha­cer­se el lo­co, por­que lo man­dan a otro lu­gar pa­ra que acon­di­cio­ne su mer­ca­de­ría (que por lo ge­ne­ral es­tá en per­fec­tas con­di­cio­nes).

Ello lo obli­ga­rá a vol­ver a pa­gar los $ 150 cuan­do re­in­gre­se. Así que se­ñor ca­mio­ne­ro: ¡más va­le que no se que­je!

De­más es­tá de­cir que to­do es­to es re­sul­ta­do no so­lo del vam­pi­ris­mo des­ca­ra­do de es­tos opor­tu­nis­tas sin lí­mi­tes, sino tam­bién de quie­nes di­cen de­fen­der a sus pa­res, de los in­com­pe­ten­tes que pa­ra so­lu­cio­nar al­go le agre­gan un trá­mi­te al pro­ble­ma, y ni ha­blar de las au­to­ri­da­des que, por aho­ra, pa­re­cen es­tar más preo­cu­pa­dos por los ele­fan­tes.

De vol­ver a los orí­ge­nes, de en­ten­der que las ter­mi­na­les por­tua­rias de­ben ha­cer­se car­go de los cu­pos que en­tre­ga­ron y eli­mi­nar in­ter­me­dia­rios: ni ha­blar. ¿Pa­ra qué so­lu­cio­nar al­go, si po­de­mos com­pli­car­lo? pa­re­ce ser la tris­te mo­ra­le­ja de una his­to­ria que ocu­rre, fren­te a la vis­ta de to­dos, en uno de los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res de gra­nos.

Pro­ble­ma. Los ca­mio­ne­ros de­ben en­fren­tar un com­ple­jo sis­te­ma, mien­tras es­pe­ran pa­ra in­gre­sar al puer­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.