La iso­ca me­di­do­ra lle­gó a la so­ja y el gi­ra­sol

El INTA Per­ga­mino ad­vir­tió que la pre­sen­cia de es­ta pla­ga po­dría in­ten­si­fi­car­se en los pró­xi­mos me­ses.

Clarin - Rural - - AGRICULTURA -

El INTA Per­ga­mino lan­zó es­ta se­ma­na una aler­ta por la pre­sen­cia de iso­ca me­di­do­ra en lo­tes de gi­ra­sol y de so­ja, y ad­vir­tió que es­ta pri­mer ge­ne­ra­ción de la pla­ga se­rá pun­to de par­ti­da pa­ra una po­bla­ción más in­ten­sa en los me­ses de enero y fe­bre­ro que, se­gun las con­di­cio­nes am­bien­ta­les de es­tos me­ses po­dría afec­tar se­ria­men­te a la so­ja.

“Es­ta­mos en los es­ta­dos ini­cia­les de so­ja de pri­me­ra y, si bien no de­be­mos to­mar de­ci­sio­nes apre­su­ra­das, sa­be­mos que pro­te­ger el arran­que del cul­ti­vo an­te pro­ba­bles da­ños de im­por­tan­cia nun­ca es ma­la idea”, di­jo el in­for­me ela­bo­ra­do por el in­ge­nie­ro agró­no­mo Ni­co­lás Ian­no­ne.

Pe­ro lue­go re­cor­dó que los lo­tes de so­ja sue­len pre­sen­tar si­tua­cio­nes agro­nó­mi­cas muy dis­tin­tas en­tre sí, las cua­les per­mi­ten un va­ria­do ti­po de res­pues­tas an­te un mis­mo ni­vel de de­fo­lia­ción.

Los ni­ve­les de da­ño eco­nó­mi­co pa­ra una de­fo­lia­do­ra co­mo la me­di­do­ra son im­por­tan­tes pa­ra orien­tar la to­ma de de­ci­sión, aun­que pue­den dis­tar mu­cho de ser pre­ci­sos.

En palabras de Ian­no­ne, “pa­ra un lo­te da­do y en ba­se a los um­bra­les orien­ta­ti­vos dis­po­ni­bles, de­be­mos ajus­tar el ni­vel de de­fo­lia­ción que ese lo­te en par­ti­cu­lar es­ta­ría en con­di­cio­nes de to­le­rar, a fin de to­mar una co­rrec­ta de­ci­sión. Ese ajus­te, ba­sa­do en un aná­li­sis agro­nó­mi­co in­te­gra­dor so­bre la si­tua­ción real del cul­ti­vo en un con­tex­to glo­bal, de­bie­ra es­tar da­do en fun­ción del es­ta­do fe­no­ló­gi­co de la so­ja, con­di­cio­nes de es­trés o bue­na dis­po­ni­bi­li­dad hí­dri­ca, ti­po de cul­ti­var, así co­mo cla­se y con­di­ción del sue­lo, ti­po y can­ti­dad de pla­ga y da­ños pre­sen­tes”.

El téc­ni­co re­mar­có que un lo­te ade­cua­da­men­te mo­ni­to­rea­do pa­ra de­fo­lia­do­ras (en el que se de­ter­mi­ne tan­to la de­fo­lia­ción exis­ten­te co­mo el nú­me­ro de iso­cas ma­yo­res a 1,5 cen­tí­me­tros en si­tios re­pre­sen­ta­ti­vos y bien dis­tri­bui­dos den­tro del lo­te, y a su vez se re­gis­tre la po­bla­ción de be­né­fi­cos), per­mi­ti­rá adop­tar me­di­das más co­rrec­tas de ma­ne­jo y con­trol.

“Es más, la in­for­ma­ción re­sul­tan­te de un mo­ni­to­reo ade­cua­do se­rá el ba­sa­men­to so­bre el que des­can­sa to­da de­ci­sión ra­cio­nal so­bre un ma­ne­jo de la pla­ga”, in­di­có, y aña­dió: “Ade­más, en al­gu­nos ca­sos, un ade­cua­do mo­ni­to­reo per­mi­ti­ría has­ta dis­cri­mi­nar los tra­ta­mien­tos de con­trol se­gún sec­to­res del lo­te. Es de­cir, que tam­bién nos da­ría la po­si­bi­li­dad de apli­car un in­sec­ti­ci­da don­de se ne­ce­si­te pa­ra evi­tar el im­pac­to eco­nó­mi­co de la pla­ga, mien­tras que de­ja­ría­mos sin tra­tar otro sec­tor del lo­te don­de la pla­ga no ten­drá in­ci­den­cia eco­nó­mi­ca”.

En el fi­nal del in­for­me, el es­pe­cia­lis­ta del INTA Per­ga­mino re­cor­dó que ser más efi­cien­te en la pro­duc­ción de cul­ti­vos va mu­cho más allá de lo eco­nó­mi­co. "Ha­ga­mos lo que ha­ga­mos pa­ra pro­du­cir ali­men­tos, en pri­me­ra y úl­ti­ma ins­tan­cia se tra­ta­rá siem­pre de la sa­lud y del am­bien­te", afir­mó Ian­no­ne.

A me­dir las es­tra­te­gias, en­ton­ces, fren­te a la me­di­do­ra.

A con­tar. El mo­ni­to­reo de los lo­tes es el pri­mer paso pa­ra ha­cer un buen uso de los um­bra­les de da­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.