“Nun­ca he­mos te­ni­do tan­tos da­tos co­mo aho­ra”

Clarin - Rural - - MERCADOS AGRICOLAS - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

1- Es­ta se­ma­na se desa­rro­lló un sim­po­sio de bio­eco­no­mía y us­ted fue uno de los di­ser­tan­tes. En pri­mer lu­gar, ¿a qué se re­fie­re este con­cep­to? La bio­eco­no­mía es la eco­no­mía ba­sa­da en la fo­to­sín­te­sis. Es­to es cap­tu­rar la ener­gía so­lar, trans­for­mar­la en plan­ta pa­ra lue­go que es­ta mis­ma pue­de ge­ne­rar va­lor agre­ga­do, ya sea pro­du­cien­do gra­nos, car­ne, le­che o ener­gía. Es un con­cep­to eu­ro­peo pe­ro lo fui­mos en­ten­dien­do en nues­tro país. Re­quie­re un tra­ba­jo im­por­tan­te de com­bi­nar lo am­bien­tal con lo eco­nó­mi­co. Este es el gran desafío: ge­ne­rar con la fo­to­sín­te­sis nue­vas fuen­tes de ener­gía y más ali­men­tos. Es­tos dos pun­tos son muy im­por­tan­tes.

2- ¿Có­mo pue­de con­tri­buir el sec­tor agro­pe­cua­rio na­cio­nal en es­tos dos úl­ti­mos pun­tos?

En cuan­to a los ali­men­tos, de­be­mos au­men­tar la pro­duc­ción un 50% pa­ra el 2050. Y con la mis­ma can­ti­dad de sue­los. En 1950 ha­bía 0,52 hec­tá­reas cul­ti­va­bles por ha­bi­tan­te. En el 2000, se con­ta­ba con 0,25 hec­tá­rea por per­so­na y en 2050, se cal­cu­la que se­rá de 0,16 hec­tá­rea cul­ti­va­ble por per­so­na. En­ton­ces, es­to quie­re de­cir que de­be­mos au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad. Y pa­ra es­to, de­be­mos pro­du­cir más bio­ma­sa con me­nos in­su­mos y de aquí tie­ne es­tre­cha re­la­ción la ge­né­ti­ca, bio­quí­mi­ca, la tec­no­lo­gía en ma­qui­na­ria agrí­co­la y la cien­cia de los da­tos.

3 -Y qué ha ocu­rri­do con los bio­com­bus­ti­bles?

El país es fuer­te ex­por­ta­dor de bio­dié­sel, pe­ro la es­tra­te­gia im­po­si­ti­va cam­bian­te en los úl­ti­mos años no ha si­do bue­na pa­ra la ac­ti­vi­dad, Y la ca­pa­ci­dad de ex­por­tar y pro­du­cir más bio­eta­nol tie­ne un re­co­rri­do muy gran­de. Los mer­ca­dos es­tán, la ne­ce­si­dad de ener­gía au­men­ta y la ener­gía ver­de es ca­da vez más bus­ca­da en el mun­do.

4- An­te­rior­men­te, ha­bló so­bre cien­cia de los da­tos. ¿Qué en­glo­ba es­ta de­fi­ni­ción?

Nun­ca en la his­to­ria he­mos te­ni­do tan­tos da­tos en la mano co­mo aho­ra. Y es­to nos per­mi­te to­mar de­ci­sio­nes pre­ci­sas to­dos los días. Te­ne­mos sem­bra­do­ras, pul­ve­ri­za­do­res y fer­ti­li­za­do­ras ro­bo­ti­za­das que nos per­mi­ten do­si­fi­car y ha­cer un tra­je a me­di­da a ca­da am­bien­te de sue­lo. Ha­bla­mos de mi­cro am­bien­tes tra­ba­jan­do so­bre me­dia hec­tá­rea, una hec­tá­rea o diez hec­tá­reas de­pen­dien­do de ca­da po­tre­ro.

5 - ¿Y es­to ayu­da a me­jo­rar la ecua­ción eco­nó­mi­ca del pro­duc­tor?

Es im­por­tan­te ver que la agri­cul­tu­ra por am­bien­te es­tá de­li­nea­do a los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos con la me­jo­ra en el im­pac­to am­bien­tal. Es­ta­mos uti­li­zan­do las do­sis que ne­ce­si­ta­mos sin nin­gu­na apli­ca­ción de más don­de no ha­ce fal­ta. Tra­ba­ja­mos al de­ta­lle y no con los pro­me­dios que tra­ba­já­ba­mos an­tes. Aho­ra, es de ma­ne­ra qui­rúr­gi­ca. Es­ta ma­ne­jo se es­tá ex­pan­dien­do en va­rias zo­nas del país.

6 - ¿Cuál es el po­ten­cial de la Ar­gen­ti­na en este con­cep­to de bio­eco­no­mía?

Es un te­ma de po­lí­ti­ca de es­ta­do. Si es­tá la de­ci­sión de ser una po­ten­cia bio­eco­nó­mi­ca. el país tie­ne ca­pa­ci­dad de pro­du­cir fi­bras, ali­men­tos, bio­com­bus­ti­bles con un ba­jo cos­to, con au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad per­ma­nen­te. Pe­ro ne­ce­si­ta­mos mu­cha in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo per­ma­nen­te tan­to pú­bli­co y pri­va­do.No so­mos los úni­cos, hay com­pe­ti­do­res. Bra­sil, Es­ta­dos Uni­dos, la Unión Eu­ro­pea lo pue­den ha­cer. Pe­ro el país tie­ne ca­pa­ci­da­des des­ta­ca­das. 7- ¿Cuá­les son los desafíos que tie­ne la Ar­gen­ti­na de acá en ade­lan­te? Una vez que se desa­rro­lla la bio­eco­no­mía, hay que co­lo­car a los pro­duc­tos. Y pa­ra abrir hay que sa­lir a ne­go­ciar tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio, co­mo ha­ce Ca­na­da, Aus­tra­lia, Chi­le, en­tre otros paí­ses. Y Ar­gen­ti­na tie­ne un ca­mino por re­co­rrer en es­ta ín­do­le. Hay que in­ser­tar­se de ma­ne­ra in­te­li­gen­te. Pe­ro te­ne­mos que em­pe­zar, por­que sino va a que­dar en una de­cla­ra­cion pú­bli­ca.

8- Por úl­ti­mo, ¿qué se lle­va de los dos días que du­ró el sim­po­sio de Bio­eco­no­mía?

Lo más im­por­tan­te fue el en­cuen­tro del Mi­nis­te­rio de Cien­cia y Téc­ni­ca con pro­duc­to­res, téc­ni­cos y em­pre­sa­rios del sec­tor agro­pe­cua­rio, jun­tos en­ten­dien­do lo que sig­ni­fi­ca la bio­eco­no­mía. Por que no siem­pre te­ne­mos con­tac­to di­rec­to los em­pre­sa­rios con los cien­tí­fi­cos. De acá sur­gen las co­sas. Tra­ba­jar en con­jun­to pa­ra la fa­mo­sa ar­ti­cu­la­ción pú­bli­ca/pri­va­da que no ha si­do muy flui­da en los úl­ti­mos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.