La apues­ta por la agri­cul­tu­ra es­tá fir­me

Omar Qui­no­doz es pro­duc­tor del sud­oes­te en­te­rriano. Por las inun­da­cio­nes del año pa­sa­do re­tra­jo fuer­te su ne­go­cio, sin em­bar­go, es­tá con­ven­ci­do del ca­mino a se­guir.

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Losada plo­sa­da@cla­rin.com

Omar Qui­no­doz es pro­duc­tor del sud­oes­te en­te­rriano. Por las inun­da­cio­nes del año pa­sa­do re­tra­jo fuer­te su ne­go­cio, sin em­bar­go, es­tá con­ven­ci­do de que el ca­mino a se­guir es el ma­ne­jo.

Los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios vie­nen muy afec­ta­dos las úl­ti­mas cam­pa­ñas. Lue­go de mu­chos años de po­lí­ti­cas po­co alen­ta­do­ras pa­ra el sec­tor, el año pa­sa­do ce­le­bra­ron el re­gre­so de las re­glas de jue­go. Pe­ro, lo bueno du­ró po­co. A par­tir de en­ton­ces, el clima no les da tre­gua.

Co­mo una his­to­ria de nun­ca aca­bar, si­guen a la de­fen­si­va con sus es­tra­te­gias pro­duc­ti­vas y bus­can las al­ter­na­ti­vas pa­ra ga­nar efi­cien­cia.

Así, pin­ta el es­ce­na­rio Omar Qui­no­doz, pro­fe­sio­nal agró­no­mo y pro­duc­tor agro­pe­cua­rio en­tre las lo­ca­li­da­des del sud­oes­te en­tre­rriano de No­go­yá, Vic­to­ria y Ro­sa­rio del Ta­la. Has­tá ahí lle­gó Cla­rín Ru­ral.

Qui­no­doz tra­ba­ja pa­ra dos so­cie­da­des agro­pe­cua­rias, pe­ro su ac­ti­vi­dad es­tá vol­ca­da de lleno a la pro­duc­ción. Por un la­do, ha­ce las re­co­rri­das, el ase­so­ra­mien­to y el mo­ni­to­reo in­ten­si­vo de cul­ti­vos pa­ra los clien­tes de Agroin­su­mos Vic­to­ria, una de las fir­mas en la que es so­cio. Por otro la­do, tie­ne una em­pre­sa fa­mi­liar con su cu­ña­do. Allí tam­bién es­tá en la par­te pro­duc­ti­va, sem­bran­do ma­yor­men­te en cam­pos arren­da­dos, y ma­ne­jan­do los ser­vi­cios de siem­bra y co­se­cha que ha­cen con sus má­qui­nas pro­pias.

El pro­duc­tor cuen­ta los avan­ces y re­tro­ce­sos del úl­ti­mo año. Co­mo no cam­bia­ron mu­cho las co­sas, ellos se si­guen re­plan­tean­do el ne­go­cio, vie­ne su­ce­dien­do des­de ha­ce al­gu­nos años.

“El clima nos dio un gol­pe du­ro so­bre el fi­nal de la úl­ti­ma cam­pa­ña. En ple­na tri­lla de la so­ja avan­za­mos so­bre las pri­me­ras 200 hec­tá­reas, en abril. Em­pe­zó a llo­ver y no se de­tu­vo por 35 días. En to­do ese tiem­po, nun­ca pu­di­mos vol­ver a la co­se­cha del cul­ti­vo. De esa for­ma, de los 30 quin­ta­les por hectárea po­ten­cia­les que iba a ren­dir –un ren­di­mien­to muy bueno pa­ra esa zo­na- y con ex­ce­len­te ca­li­dad, co­se­cha­mos so­la­men­te 16 quin­ta­les, con un 70 por cien­to de su ca­li­dad óp­ti­ma”, re­cuer­da el pro­duc­tor. En­ton­ces, y re­cu­pe­ra­da la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar, Qui­no­doz cuen­ta una de las tan­tas pe­ri­pe­cias que ne­ce­si­ta­ban pa­ra en­tre­gar el grano a la plan­ta de aco­pio. “Ya que no ha­bía ca­mi­nos tra­si­ta­bles pa­ra los ca­mio­nes, aun­que sí se po­día lle­gar al cam­po, lle­ga­mos a trans­por­tar 21 tol­vas gra­ne­le­ras en un día has­ta la plan­ta aco­pia­do­ra. El trans­por­te lo ha­cía­mos con trac­tor”, se­ña­la.

Des­pués de eso, pe­ga­ron un gi­ro brus­co en sus de­ci­sio­nes. De las 1.300 hec­tá­reas que sem­bra­ban, se re­tra­je­ron y se que­da­ron con los me­jo­res lo­tes. Así, pa­sa­ron a sem­brar 350 hec­tá­reas es­te año. El pro­duc­tor des­ta­ca que, con el tiem­po ocio­so, apro­ve­chan pa­ra ha­cer más ser­vi­cios de siem­bra y co­se­cha.

Sin em­bar­go, Qui­no­doz es­tá con­ven­ci­do y es en­tu­sias­ta. “Siem­pre vol­ve­ría a apos­tar por la agri­cul­tu­ra”, di­ce, por eso, se ali­men­ta con el planteo de nuevos desafíos den­tro de una zo­na pro­duc­ti­va que es­tá en per­ma­nen­te cre­ci­mien­to.

“En es­te mo­men­to, el prin­ci­pal desafío que te­ne­mos en es­ta zo­na es se­guir cre­cien­do en ren­di­mien­tos. Acá, el desa­rro­llo de los cam­pos se lo­gró gra­cias a la adop­ción de la siem­bra di­rec­ta ya que se pu­sie­ron en pro­duc­ción lo­tes que no eran pro­duc­ti­vos. De esa for­ma, la me­ta es se­guir po­ten­cian­do esos si­tios ya que con las pro­ble­má­ti­cas agro­nó­mi­cas ac­tua­les, el pro­duc­tor es­tá en cons­tan­te de­fen­sa del ren­di­mien­to. Ade­más, no que­da otra al­ter­na­ti­va por­que los már­ge­nes eco­nó­mi­cos son muy ajus­ta­dos”, afirma.

De esa for­ma, Qui­no­doz en­tien­de, que los agri­cul­to­res que­dan aco­rra­la­dos eco­nó­mi­ca­men­te por los cos­tos de pro­duc­ción, so­bre to­do, co­mo aque­llos que co­mo él tra­ba­jan su­per­fi­cie en cam­po arren­da­do.

Es­to le da pie al pro­duc­tor pa­ra re­cor­dar y ha­cer com­pa­ra­cio­nes. “Cuan­do sem­bré mis pri­me­ras 30 hec­tá­reas de so­ja, en el año 2004, una año des­pués de fi­na­li­zar la uni­ver­si­dad, con el cul­ti­vo en pleno na­ci­mien­to, una llu­via in­ten­sa y el gra­ni­zo lo afec­tó mu­cho. Re­bro­tó y al fi­nal de la cam­pa­ña co­se­ché 16 quin­ta­les por hectárea. Con ese ren­di­mien­to pa­gué los in­su­mos, las la­bo­res y me que­dó un mar­gen de ga­nan­cia. Hoy, con 16 quin­ta­les no me al­can­za ni pa­ra cu­brir to­dos los gas­tos”, re­fle­xio­na so­bre có­mo cam­bia­ron los con­tex­tos con so­lo 12 años de di­fe­ren­cia.

Sin em­bar­go, el pro­duc­tor es­tá con­cen­tra­do en se­guir pa­ra ade­lan­te y por eso ha­bla de los pro­ble­mas técnicos que tie­ne que sor­tear pa­ra se­guir cre­cien­do.

“En es­ta re­gión, se nos es­tá com­pli­can­do mu­cho el ma­ne­jo de las ma­le­zas du­ras, pa­ra lo cual se es­tá gas­tan-

do en­tre 20 a 30 dó­la­res más por hectárea en di­ver­sos pro­duc­tos pa­ra po­der con­tro­lar­las”, sos­tie­ne, a lo que agre­ga que “re­cu­pe­rar la efi­cien­cia de ma­ne­jo de­mo­ra­rá mu­cho tiem­po”. Se­gún él, al­go si­mi­lar a lo que ocu­rre con las ma­le­zas du­ras es­tá pa­san­do con los in­sec­tos. Re­co­no­ce, por ejem­plo, que con­tro­lar chin­che en so­ja es ca­da vez más di­fí­cil.

Te­nien­do en cuen­ta que pa­ra Qui­no­doz la bús­que­da de la efi­cien­cia es cla­ve pa­ra man­te­ner­se en la rue­da de es­te ne­go­cio, tam­bién apues­ta a tec­no­lo­gías nue­vas y di­fe­ren­tes. Así, ha­ce un par de años, co­men­zó a tra­ba­jar con fós­fo­ro lí­qui­do, una he­rra­mien­ta que vie­ne pro­ban­do con re­sul­ta­dos muy pro­mi­so­rios.

“Pa­ra no­so­tros, que te­ne­mos equi­pos sem­bra­do­res, car­gar la sem­bra­do­ra so­lo con se­mi­lla, te­nien­do en cuen­ta que una pul­ve­ri­za­do­ra hi­zo an­tes el tra­ba­jo de apli­car el fer­ti­li­zan­te lí­qui­do, es una gran ven­ta­ja. Te­ne­mos me­nos pérdidas de tiem­po en la car­ga de la má­qui­na y me­jo­ras en la lo­gís­ti­ca de nues­tras equi­pos. Ade­más, todas las prue­bas a cam­po que hi­ci­mos nos dan au­men­tos de los ren­di­mien­tos de so­ja del 10%”, di­ce el pro­duc­tor, res­pec­to a Phos­fér­til30, el fer­ti­li­zan­te fos­fa­ta­do que es­tán apli­can­do. Aho­ra, pla­nean em­pe­zar a tra­ba­jar con una mez­cla de es­te pro­duc­to más ni­tró­geno pa­ra apli­car a los ce­rea­les de in­vierno y de ve­rano.

A pe­sar de que es­te año re­cor­ta­ron mu­cho la su­per­fi­cie sem­bra­da, los pro­ble­mas con el clima no ce­san. Mien­tras avan­za­ban a to­do va­por con la co­se­cha de tri­go, se de­tu­vie­ron con la siem­bra de so­ja de se­gun­da por la fal­ta de hu­me­dad su­per­fi­cial (la su­per­fi­cie de pri­me­ra ya se ha­bía sem­bra­do to­da). Re­tor­na­ron al­gu­nas llu­vias an­tes del fin de se­ma­na de Na­vi­dad pa­ra po­der ter­mi­nar y, nue­va­men­te, vol­vie­ron las fuer­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes. Preo­cu­pa­do, Qui­no­doz es­tá ex­pec­tan­te con el avan­ce de los cul­ti­vos. Sa­be que es­te año se juega mu­cho pa­ra su ne­go­cios que, aho­ra, de­pen­den del buen clima.

En el tri­go. Qui­no­doz po­si­cio­na­do en un lo­te de tri­go en No­go­yá, los úl­ti­mos días del año. Pa­ra él, la vuel­ta a las ro­ta­cio­nes fue muy im­por­tan­te pa­ra una re­gión que si­gue en desa­rro­llo.

Tri­gue­ro. Qui­no­doz se apo­ya en el di­ver­si­fi­ca­ción de cul­ti­vos pa­ra tra­ba­jar. Pa­ra él, el tri­go y el maíz son dos he­rra­mien­tas de­ci­si­vas en la lu­cha contra las ma­le­zas du­ras.

Des­car­ga. El tri­go rin­dió 40 quin­ta­les de pro­me­dio en esa zo­na.

Ma­qui­na­ria. Qui­no­doz tie­ne dos trac­to­res y sem­bra­do­ras más una co­se­cha­do­ra con la que ha­ce ser­vi­cios.

De pri­me­ra. El buen es­ta­do de la so­ja, an­tes de las ex­ce­si­vas llu­vias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.