El clima de­ja pos­ta­les ne­gras pa­ra el agro

Es­tos da­ños son un gran gol­pe ape­nas co­men­zó el año. Los pro­duc­to­res in­ten­tan cuan­ti­fi­car pérdidas.

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Losada plo­sa­da@cla­rin.com

Los da­ños son un gran gol­pe ape­nas co­men­zó el año. Se es­ti­man im­por­tan­tes pérdidas.

Co­men­zó el año 2017 y los tem­po­ra­les, los in­cen­dios y la se­quía cas­ti­gan a los pro­duc­to­res de di­ver­sas zo­nas del país. De to­do un po­co, pa­ra no re­la­jar los áni­mos.

Las inun­da­cio­nes y el fue­go mues­tran las imá­ge­nes más im­pac­tan­tes de lo que es­tá su­ce­dien­do. En la re­gión cen­tral del país, co­mo mí­ni­mo, llo­vie­ron 200 mi­lí­me­tros en diez dí- as. Es­ta zo­na abar­ca el cen­tro es­te y sud­es­te cor­do­bés, el cen­tro de San­ta Fe ha­cia el sur de la pro­vin­cia, el sud­oes­te en­tre­rriano y tam­bién el no­roes­te bo­nae­ren­se. Pe­ro, la zo­na más cas­ti­ga­da es la san­ta­fe­si­na. Allí, los pi­cos de llu­vias al­can­za­ron 400 mi­lí­me­tros.

Ariel Chia­ra­me­lo es ase­sor téc­ni­co y pro­duc­tor en Lan­de­ta, 200 ki­ló­me­tros al no­roes­te de Ro­sa­rio y a 10 ki­ló­me­tros del límite con Cór­do­ba. El es­tá real­men­te preo­cu­pa­do. Dia­lo­ga con Cla­rín Ru­ral pa­ra con­tar que des­de el fin de se­ma­na de Na­vi­dad re­ci­bió dos agua­ce­ros muy gran­des de 130 mí­lí­me­tros ca­da uno, más llu­vias es­po­rá­di­cas que tam­bién se pre­sen­ta­ron. En to­tal, su re­gis­tro su­peró los 300 mi­lí­me­tros. Aho­ra, res­pi­ra, ya que lle­va va­rios, lue­go fin de se­ma­na del Año Nue­vo, con el tiem­po des­pe­ja­do. En su cam­po, tie­ne agri­cul­tu­ra y un feed­lot de 900 ca­be­zas en en­gor­de. Los ba­jos del cam­po, que es­ta­ban sem­bra­dos, que­da­ron to­tal­men­te cu­bier­tos de agua. “Por aho­ra, en las lo­mas no hay agua en su­per­fi­cie, pe­ro es im­po­si­ble pi­sar­las. Las na­pas es­tán muy al­ta y no pue­de cir­cu­lar nin­gún ti­po de vehícu­lo por­que no hay pi­so fir­me”, co­men­ta el pro­duc­tor. Tam­bién se la­men­ta por­que sus ani­ma­les en el corral es­tán en el fan­go. Eso, pa­ra él, re­pre­sen­ta un 20 por cien­to de pérdida de pe­so por día de­bi­do al es­trés del barro.

“Es­te es el se­gun­do gran tem­po­ral en ocho me­ses. En abril, nos afec­tó pe­ro los cul­ti­vos ya ha­bían cum­pli­do su ci­clo. Pe­ro, en es­te ca­so, las llu­vias se dan al arran­que de la cam­pa­ña y no sé cuán­to re­cu­pe­ra­re­mos de lo que es­tá afec­ta­do. Ade­más, pen­sar en re­sem­brar es im­po­si­ble. No dan los tiem­pos por la fe­cha del año en la que es­ta­ría­mos ha­cién­do­lo”, ana­li­za el pro­duc­tor. Agre­ga que, si­guien­do por la ru­ta que se di­ri­ge a Cór­do­ba, cru­za el ca­nal San An­to­nio y que esa re­gión tam­bién es­tá to­tal­men­te afec­ta­da por las inun­da­cio­nes. En me­nor me­di­da que en el cen­tro de San­ta Fe, di­ce el pro­duc­tor, pe­ro tam­bién con mu­chas com­pli­ca­cio­nes por los ex­ce­sos hí­dri­cos es­tán las lo­ca­li­da­des cor­do­be­sas de El For­tín, Las Va­ri­llas y Ga­li­cia.

Se­bas­tián Bri­zio es un jo­ven pro­duc­tor le­che­ro de Ca­ña­da Ros­quín, en el cen­tro de San­ta Fe. En esa lo­ca­li­dad llo­vie­ron 330 mi­lí­me­tros des­de el 22 de di­ciem­bre, a ra­zón de 25 mi­lí­me­tros por día has­ta fin de año.

“Me en­deu­dé pa­ra re­cu­pe­rar par­te de las pérdidas que de­jó la an­te­rior inun­da­ción. Pla­neé pa­gar to­do con par­te de la co­se­cha del maíz 2017 y ce­rrar un mo­men­to ma­lo pa­ra mi ne­go­cio. Pe­ro, aho­ra, la his­to­ria se re­pi­te y no sé cuán­to per­dí. Ade­más, la pro­duc­ción de le­che em­pe­zó a ba­jar por los ex­ce­sos hí­dri­cos y el ca­lor”, afirma el pro­duc­tor.

“Si si­gue llo­vien­do ca­si dia­ria­men­te, so­lo ten­go co­mi­da pa­ra las va­cas pa­ra una se­ma­na”, re­su­me el pro­duc­tor, quien ade­más cuen­ta que un tra­mo de 20 ki­ló­me­tros de la ru­ta 34 en di­rec­ción a San Mar­tín de las Es­co­bas, es­tá cor­ta­dos en tres pun­tos por los ex­ce­sos hí­dri­cos.

La otra ca­ra de la mo­ne­da son los in­cen­dios que afectan la re­gión com­pren­di­da en­tre las pro­vin­cias de La Pam­pa, sur de Bue­nos Ai­res y nor­te de Río Ne­gro. Allí es­tán en pleno com­ba­te contra las lla­mas.

Un re­le­va­mien­to efec­tua­do por di­fe­ren­tes es­ta­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­les del INTA sos­tie­ne que ha­cia fi­nes de 2016 ya es­ta­ban las con­di­cio­nes de ex­tre­ma pe­li­gro­si­dad pa­ra la ocu­rren­cia de fue­gos.

Pa­ra los es­pe­cia­lis­tas, la acu­mu­la­ción de gran­des vo­lú­me­nes de mate-

El es­trés ani­mal por es­tar en el fan­go o en el agua im­pli­ca al­tas caí­das de pro­duc­ción

ria se­ca, su­ma­do a tor­men­tas eléc­tri­cas se­cas –ca­si sin pre­ci­pi­ta­cio­nes–, al­tas tem­pe­ra­tu­ras y ba­ja hu­me­dad re­la­ti­va en el am­bien­te pre­dis­pu­sie­ron el co­mien­zo del fue­go y di­fi­cul­tan su con­trol.

Pablo Váz­quez, es­pe­cia­lis­ta del INTA An­guil (La Pam­pa) con­fir­mó que “las tem­pe­ra­tu­ras su­pe­rio­res a 32° y la au­sen­cia de llu­vias des­en­ca­de­na­ron una se­rie de in­cen­dios que afectan aún hoy a to­da la re­gión”. En la Pam­pa, su­man más de 400.000 las hec­tá­reas afec­ta­das por el fue­go des­de el co­mien­zo de los in­cen­dios. A las hec­tá­reas afec­ta­das en La Pam­pa, se su­man las 500.000 de Río Ne­gro y las 150.000 de Bue­nos Ai­res.

Pa­ra Da­niel Bo­lla, es­pe­cia­lis­ta del INTA Valle Inferior del Río Ne­gro, coin­ci­de con su co­le­ga Váz­quez en que el des­en­ca­de­nan­te de los in­cen­dios fue­ron las tor­men­tas se­cas. En el sur de Bue­nos Ai­res, la si­tua­ción no es muy dis­tin­ta, aun­que los prin­ci­pa­les fo­cos es­tán ca­si con­tro­la­dos.

Ale­jan­dro Pez­zo­la, de INTA Hi­la­rio As­ca­su­bi, in­di­có que “la ga­na­de­ría es una de las pro­duc­cio­nes más afec­ta­das en la zo­na, su­ma­do a una par­te de pas­ti­za­les con mon­te y ar­bus­tos. Ade­más, se re­gis­tra­ron al­gu­nas pérdidas agrí­co­las”, se la­men­tó.

Por su par­te, el Mi­nis­tro de Agroin­dus­tria bo­nae­ren­se, Leo­nar­do Sar­quís, en­ca­be­zó una reu­nión ex­traor­di­na­ria de la Co­mi­sión de Emer­gen­cia y Desas­tre Agro­pe­cua­rio de Bue­nos Ai­res pa­ra ana­li­zar la si­tua­ción que atra­vie­san los pro­duc­to­res de los mu­ni­ci­pios que pa­de­cen los in­cen­dios. Asi­mis­mo, via­jó has­ta Pa­ta­go­nes y Vi­lla­rino, en el límite con Río Ne­gro, pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano lo que es­tá su­ce­dien­do.

An­tes de via­jar, el mi­nis­tro anun­ció que la pro­vin­cia pon­drá a dis­po­si­ción de los pro­duc­to­res las he­rra­mien­tas eco­nó­mi­cas ne­ce­sa­rias pa­ra asis­tir a los afec­ta­dos. Ade­más, re­co­no­ció que en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res es­tán tra­ba­jan­do 17.000 bom­be­ros, en­tre los per­te­ne­cien­tes al cuer­po de las policia bo­nae­ren­se y vo­lun­ta­rios.

Pa­sa­dos por agua. Una ima­gen aé­rea, del cen­tro san­ta­fe­sino, mues­tra los ex­ce­sos en los lo­tes agrí­co­las.

In­cen­dios. El pas­to na­tu­ral, abun­dan­te y se­co, ex­ten­dió las lla­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.