El desafío de vol­ver a pen­sar el ne­go­cio

Las inun­da­cio­nes de­ja­ron se­ve­ros da­ños y al­tos ries­gos para la pro­duc­ción agrí­co­la y ga­na­de­ra ac­tual y que se vie­ne. Por eso, el desafío es vol­ver a pen­sar el ne­go­cio.

Clarin - Rural - - TAPA - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Los im­por­tan­tes per­jui­cios que de­ja­ron los ex­ce­sos hí­dri­cos del úl­ti­mos mes en la zo­na cen­tral de país, ja­quea­ron la pro­duc­ción ac­tual y fu­tu­ra. Por eso, los pro­duc­to­res ya pien­san en lo que vie­ne.

Cuan­do la cam­pa­ña pa­re­cía en­ca­mi­na­da para ser un gran ci­clo, las ex­ce­si­vas llu­vias, otra vez, gol­pea­ron fuer­te a los pro­duc­to­res. Ahí, don­de más due­le. Vien­do co­mo el agua ta­pa­ba la so­ja y el maíz o se veían obli­ga­dos a sal­var sus ani­ma­les de las cre­ci­das o es­ta­ban im­po­si­bi­li­ta­dos de vol­ver a los cam­pos para sa­car la pro­duc­ción de in­vierno que, po­cos días atrás, ha­bían re­co­lec­ta­do.

Cla­rín Ru­ral dia­lo­gó con pro­duc­to­res y ase­so­res téc­ni­cos de las zo­nas más afec­ta­das. En es­te re­co­rri­do, es­cu­chó desa­zón, pe­ro también es­pe­ran­zas.

Matías Monge es agri­cul­tor y téc­ni­co de la lo­ca­li­dad cor­do­be­sa de la La­bou­la­ye. En­tre am­bas ac­ti­vi­da­des ma­ne­ja ca­si 11.000 hec­tá­reas. Ahí, la si­tua­ción es muy se­ve­ra ya que en un mes llo­vie­ron 500 mi­lí­me­tros.

An­te la gra­ve­dad, el ase­sor se la­men­ta: “Hay cam­pos con el 50% de la su­per­fi­cie per­di­da”. Asi­mis­mo, de­ta­lla que el da­ño más im­por­tan­te es­tá en el cul­ti­vo de so­ja. “El maíz de pri- me­ra re­sis­tió por­que se im­plan­tó en zo­nas ap­tas con las na­pas se­gu­ras. Pe­ro al maíz tar­dío no lo­gra­mos sem­brar”, ex­pli­ca. La in­quie­tud de los pro­duc­to­res por su­pe­rar es­tas di­fi­cul­ta­des se ac­ti­vó y ana­li­zan qué ha­cer.

“Es­ta­mos pen­san­do có­mo pa­gar los al­qui­le­res y qué cul­ti­vos de in­vierno sem­bra­re­mos por­que la na­pa es­tá muy al­ta y la llu­via que cai­ga la ele­va rá­pi­da­men­te y la po­si­cio­na muy cer­ca del sue­lo”, acla­ra.

Una si­tua­ción pa­re­ci­da a la del sud­es­te cor­do­bés atra­vie­sa Die­go Pé­rez, ase­sor de CREA Las Pe­ta­cas, en el cen­tro san­ta­fe­sino, una de las zo­nas más gol­pea­das por los ex­ce­sos hí­dri­cos. En es­ta zo­na mix­ta, también ca­ye­ron ca­si 500 mi­lí­me­tros en 25 días, de­ta­lla Pé­rez y di­ce: “En nues­tra re­gio­nal per­di­mos el 25 por cien­to de la su­per­fi­cie y, con ries­go de pér­di­da, es­tá el otro 75 por cien­to. Aho­ra, que va­mos quin­ce días sin llu­vias ya pen­sa­mos en sem­brar so­ja y maíz don­de se pue­da, con re­ajus­tes en la tec­no­lo­gía”, ade­lan­ta el téc­ni­co.

Es­ta si­tua­ción es atí­pi­ca y po­ne en ja­que a la pro­duc­ción de to­do el año por­que enero, que nor­mal­men­te es un mes de dé­fi­cits hí­dri­cos, en es­te año se inun­da­ron los cam­pos. Por eso, el in­te­rro­gan­te es qué su­ce­de­rá con las llu­vias de me­ses más llo­ve­do­res, co­mo lo son fe­bre­ro y mar­zo.

En la bús­que­da de ana­li­zar có­mo se­guir, Pe­rez cuen­ta que se reunió con Ru­bén To­so­li­ni, es­pe­cia­lis­ta en sue­los de INTA Ra­fae­la, y de esa char­la sa­lió preo­cu­pa­do.

“Mi con­clu­sión es que es­ta si­tua­ción, ade­más de los da­ños que es­ta­mos vien­do, es de ex­tre­ma gra­ve­dad por­que aque­llos lo­tes con la na­pa a menos de un me­tro de pro­fun­di­dad con­vier­ten a la pro­duc­ción en un gran ries­go. Cual­quier llu­via, por más mí­ni­ma que sea, sa­tu­ra el per­fil y se pier­de ren­di­mien­to po­ten­cial. Y para los mo­de­los de pro­duc­ción en arren­da­mien­to ne­ce­si­tas pro­duc­ti­vi­dad para que cie­rre el ne­go­cio”, sos­tie­ne el téc­ni­co. Así, se au­to­de­sa­fía: “La cla­ve para la 2017/18 es re­for­mu­lar el ne­go­cio de­bi­do al ries­go de ex­ce­sos ya ins­ta­la­do”. Asi­mis­mo, re­co­no­ce que, a par­tir de es­te ti­po de even­to más fre­cuen­tes y con­cen­tra­dos, es­tá más con­ven­ci­do en el cam­bio cli­má­ti­co y és­to ya de­be ser con­si­de­ra­do en es­te mo­de­lo de negocios.

Ha­cia el sur de esa pro­vin­cia, en la lo­ca­li­dad de Al­cor­ta, Jo­sé Luis Fi­na des­cri­be el pai­sa­je de la zo­na con un fra­se ro­tun­da: “Acá, los cam­pos son un con­jun­to de is­lo­tes”.

El pro­duc­tor tie­ne un plan­teo mix­to, agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría, en 500 hec­tá­reas. “No so­lo fue­ron los al­tos vo­lú­me­nes de llu­vias sino también la dispersión muy con­cen­tra­da. Ade­más, la fal­ta de obras de in­fra­es­truc­tu­ra, que lle­va años de atra­so, y de man­ten­ción de lo que es­tá es muy gra­ve. Por eso, es­ta­mos así”, di­ce, muy preo­cu­pa­do.

Para Fi­na es el se­gun­do año com-

pli­ca­do. “Por las llu­vias de abril de 2016, mi cam­po fue de­cla­ra­do por el go­bierno pro­vin­cial co­mo de ‘desas­tre agro­pe­cua­rio’ -el 80 por cien­to de la su­per­fi­cie per­di­da-, con­di­ción en la que que­da­ré aho­ra también. Por eso, ha­bía to­ma­do la de­ci­sión de di­ver­si­fi­car los ries­go y al­qui­lé par­te de la su­per­fi­cie agrí­co­la”, cuen­ta el pro­duc­tor sobre la sa­li­da que le ha­bía bus­ca­do a su si­tua­ción.

Pe­ro, para él, lo gra­ve es­tá en la ges­tión del ne­go­cio. “Me si­go achi­can­do. Des­pués de abril del año pa­sa­do re­du­je mi stock ga­na­de­ro. Pa­sé de 1.000 ca­be­zas a 700. Aho­ra, pla­neo ven­der más ani­ma­les para sa­lir ade­lan­te. Mien­tras tan­to si­go es­pe­ran­do la no­ti­fi­can­do de di­fe­ri­mien­to de pa­gos de im­pues­tos por el ‘desas­tre agro­pe­cua­rio’ del año pa­sa­do”, afir­ma. A pe­sar de la ma­yor fre­cuen­cia con que se es­tán dan­do es­ta si­tua­ción, Fi­na no re­cuer­da llu­vias tan cau­da­lo­sas en la zo­na. “Ni mi pa­dre ni mi abue­lo, que eran los pro­duc­to­res de es­te cam­po, me con­ta­ron inun­da­cio­nes co­mo és­tas”, re­cuer­da el pro­duc­tor.

San­tia­go Rodríguez Ri­vas es de Ge­ne­ral Vi­lle­gas, en el oes­te bo­nae­ren­se. El no de­ja du­das y ase­gu­ra que, “la cam­pa­ña, para mí, es­tá per­di­da”, mien­tras que re­co­no­ce que so­lo pue­de ver su cam­po des­de el ai­re por­que no pue­de ac­ce­der por ca­mi­nos ru­ra­les. Lo de Rodriguez Ri­vas es un de­rro­te­ro de más de un año.

“Va­mos quin­ce me­ses con el agua en el cam­po. En la cam­pa­ña 2015/16 per­di­mos el 40 por cien­to de la pro­duc­ción. En el co­mien­zo de la cam­pa­ña 2016/17 no sem­bra­mos tri­go por la fal­ta de pi­so. Lue­go, en oc­tu­bre/no­viem­bre tam­po­co im­plan­ta­mos maíz y so­ja por los ex­ce­sos de llu­vias. Re­cién sem­bra­mos en di­ciem­bre, pe­ro co­men­zó a llo­ver nue­va­men­te y van 430 mi­lí­me­tros, has­ta aho­ra”, des­cri­be. De­sola­do, el pro­duc­tor co­men­ta que no tie­ne nin­gún plan para lo que res­ta de la cam­pa­ña y es­tá en una si­tua­ción de in­cer­ti­dum­bre, a tal pun­to que des­co­no­ce có­mo co­men­za­rá el nue­vo ci­clo agrí­co­la.

El ase­sor Ger­mán Mi­chet­ti, quien tra­ba­ja al­re­de­dor de 5.000 hec­tá­reas en Per­ga­mino, en el nor­te de Bue­nos Ai­res, cal­cu­la que en­tre el 20 a 30 por cien­to de la pro­duc­ción por allí se per­dió.

“Sobre to­do la so­ja de se­gun­da que ha­cía muy po­co que se ha­bía sem­bra­do. Al­gu­nos pro­duc­to­res di­rec­ta­men­te no pu­die­ron sem­brar­la y los que sem­bra­ron, lo per­die­ron en su to­ta­li­dad. El pro­ble­ma es que la ven­ta­na de siem­bra ya se ce­rró”, co­men­ta el téc­ni­co. Se­gún él, también las llu­vias ayu­da­ron a mu­chos lo­tes pro­duc­ti­vos que es­ta­ban en con­di­cio­nes re­gu­la­res. Ahí, las llu­vias también su­pe­raron los 400 mi­lí­me­tros.

En esa zo­na, las pre­ci­pi­ta­cio­nes die­ron una ven­ta­na de tiem­po para ha­cer una re­siem­bra que también se se per­dió en mu­chos ca­sos.

Y la cam­pa­ña si­gue. Son tiem­pos di­fí­ci­les para los pro­duc­to­res, qui­nes no de­jan de bus­car­le la vuel­ta a es­te pre­sen­te para se­guir ade­lan­te.

Mu­cha llu­via.

En las zo­nas más afec­ta­das llo­vie­ron más de 400 mi­lí­me­tros en un mes. Hay mu­chas hec­tá­reas perdidas, ade­más mu­cha su­per­fi­cie en ries­go por las na­pas al­tas.

Ga­na­de­ría.

Por los ex­ce­sos hí­dri­cos, en las zo­nas ga­na­de­ras, los pro­duc­to­res co­men­za­rán un ci­clo de ven­tas es­tra­té­gi­cas y ade­lan­ta­das para sos­te­ner­se en un ne­go­cio que se achi­ca.

Inun­da­cio­nes.

Ade­más de la su­per­fi­cie per­di­da por los ex­ce­sos, las na­pas al­tas son un gran ries­go.

Ca­mi­nos ru­ra­les.

La im­po­si­bi­li­dad de tran­si­tar­los im­pi­de que mu­chos pro­duc­to­res lle­guen a los cam­pos.

Mu­chos plan­teos bus­can al­ter­na­ti­vas para sos­te­ner­se.

Tam­bos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.