Gi­ra­sol: los con­se­jos para la trilla en hú­me­do

Un es­pe­cia­lis­ta de INTA Ra­fae­la brin­da con­se­jos para co­se­char el cul­ti­vo en lo­tes com­pli­ca­dos con la hu­me­dad.

Clarin - Rural - - TAPA - Cla­rin Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

El INTA dio al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes para mi­ni­mi­zar pér­di­das en lo­tes con fal­ta de pi­so.

El im­por­tan­te tem­po­ral ocu­rri­do en la zo­na cen­tral del país de­jó mu­chos sal­dos pro­duc­ti­vos. Uno de los tan­tos es­tá vin­cu­la­do a los lo­tes gi­ra­so­le­ros, un cul­ti­vo para el que co­mien­za el tiem­po de des­cuen­to para tri­llar­lo. En es­te ca­so cre­cen los ries­gos y las li­mi­ta­cio­nes para ha­cer­lo y por eso son ne­ce­sa­rios una se­rie de con­se­jos para una co­se­cha efi­caz.

En pri­mer lu­gar, Juan Mar­cos Gior­dano, ex­per­to de INTA Ra­fea­la, co­men­ta que es im­por­tan­te te­ner un pa­no­ra­ma cla­ro de las con­di­cio­nes del cul­ti­vo. “Es­to de­ter­mi­na­rá la fac­ti­bi­li­dad de ini­cio de co­se­cha, da­do que los que pre­sen­ten ma­yor por­cen­ta­je de plan­tas caí­das o pe­li­gro­sa­men­te in­cli­na­das (más de 45º) de­be­rán rea­li­zar­se pri­me­ro”, ade­lan­ta el ex­per­to. Ade­más, sub­ra­ya que por la fal­ta de re­sis­ten­cia a la tran­si­ta­bi­li­dad en los lo­tes hay que co­no­cer bien la cer­ca­nía de la na­pa freá­ti­ca a la su­per­fi­cie.

Es­pe­cial­men­te, men­cio­na los ries­gos en los sue­los don­de la na­pa es­tá a menos de 80 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad.

Por otra par­te, Gior­dano re­co­no­ce que da­das las con­di­cio­nes ac­tua­les de los sue­los, el tiem­po de la cam­pa­ña se­rá más ex­ten­di­do.

Es­to úl­ti­mo, des­ta­ca el trabajo del ex­per­to san­ta­fe­sino, ins­ta a de­ci­dir si es ne­ce­sa­rio o no am­pliar el fren­te de trilla para ace­le­rar las la­bo­res, en fun­ción del po­si­ble de­te­rio­ro por de­mo­ras (evo­lu­ción del bro­ta­do, po­dri­do u olo­res ob­je­ta­bles en el grano).

De acuer­do a los equi­pos de co­se­cha que se pue­dan con­se­guir, en ge­ne­ral, sos­tie­ne el ex­per­to, pue­de de­cir­se que es pre­fe­ri­ble, da­das las con­di­cio­nes en el área cen­tral san­ta­fe­ci­na, uti­li­zar co­se­cha­do­ras de la cla­se 4 a la 7.

Res­pec­to a la post­co­se­cha, Gio­dano ad­vier­te sobre la po­si­bi­li­dad de asu­mir el cos­to ex­tra del ser­vi­cio de se­ca­do, de ca­si la to­ta­li­dad de los gra­nos co­se­cha­dos. Por otra par­te, no es re­co­men­da­ble el al­ma­ce­na­mien­to en bol­sas plás­ti­cas ba­jo es­tas con­di­cio­nes y ade­más con al­ta hu­me­dad del grano, que se­gu­ra­men­te su­pe­rará el 14 por cien­to; es­to se de­be a que se arries­ga la to­tal des­com­po­si­ción de la ma­sa gra­na­ria al­ma­ce­na­da.

Re­gu­la­ción del ca­be­zal

En el trabajo rea­li­za­do por es­pe­cia­lis­tas de INTA Man­fre­di se des­ta­ca que es im­por­tan­te que las ban­de­jas del ca­be­zal de cap­ta­ción de ca­pí­tu­los sean coin­ci­den­tes en­tre las lí­neas de siem­bra del cul­ti­vo.

En to­do mo­men­to las ban­de­jas del ca­be­zal de­ben con­ser­var una in­cli­na­ción ha­cia atrás, no me­nor a 4 gra­dos, sos­tie­ne el in­for­me. Para tra­ba­jar en cul­ti­vos al­go re­vol­ca­dos o caí­dos, es ne­ce­sa­rio que las ban­de­jas se man­ten­gan fi­jas, en una po­si­ción me­dia o ba­ja.

La pan­ta­lla del ca­be­zal de­be po­si­cio­nar­se con una in­cli­na­ción que per­mi­ta aco­mo­dar y acom­pa­ñar los ca­pí­tu­los, de­jan­do una aper­tu­ra in­fe­rior de unos 15 a 20 cen­tí­me­tros, res­pec­to de las ban­de­jas de cap­ta­ción. Si la re­gu­la­ción es co­rrec­ta, la barra de cor­te de­ja­rá ta­llos re­ma­nen­tes en los ca­pí­tu­los re­co­lec­ta­dos de so­lo unos 15 a 25 cen­tí­me­tros.

Para una co­rrec­ta trilla, to­das las co­se­cha­do­ras de­ben con­tar con cón­ca­vos es­pe­cial­men­te di­se­ña­dos para lo­grar el des­gra­ne de los ca­pí­tu­los, mi­ni­mi­zan­do los da­ños. Se­gún el trabajo, se acon­se­ja los “cie­gos” (sin ori­fi­cios), o con al­gu­nos de for­ma­to oblon­go de unos 40 a 50 mi­lí­me­tros de diá­me­tro ma­yor. El ex­ce­si­vo des­me­nu­za­do de los ca­pí­tu­los, cuan­do su re­cep­tácu­lo es­tá muy hú­me­do o des­com­pues­ta sus fi­bras, ge­ne­ran tro­zos pe­que­ños que sue­len obs­truir los al­veo­los de las za­ran­das de lim­pie­za.

El INTA acon­se­ja una to­le­ran­cia de pér­di­das totales, du­ran­te la re­co­lec­ción, de has­ta 70 ki­los por hec­tá­rea de gra­nos. De acuer­do a las cir­cuns­tan­cia es pro­ba­ble que se su­pere el lí­mi­te, sin em­bar­go, con re­cau­dos pue­de mi­ni­zar­se la pér­di­da.

Agua.

Da­da las con­di­cio­nes de los lo­tes en San­ta Fe, se de­be uti­li­zar co­se­cha­do­ras de la cla­se 4 a la 7 para la co­se­cha de la olea­gi­no­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.