Va­ca Muer­ta y Va­ca Vi­va

Clarin - Rural - - RURAL - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

“Pa­re­ce que la es­pe­ran­za re­si­de en la Va­ca Muer­ta, cuan­do en reali­dad es­tá en la Va­ca Vi­va”. Quien acu­ñó es­ta ge­nia­li­dad es Mar­tín Fra­guío, director eje­cu­ti­vo de Mai­zar. Lo hi­zo en el lan­za­mien­to del Plan de Bio­eco­no­mía de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, por par­te de su mi­nis­tro de Agroin­dus­tria Leo­nar­do Sar­quis.

El con­cep­to de bio­eco­no­mía rom­pió el cas­ca­rón de la aca­de­mia y co­mien­za a im­preg­nar to­dos los ám­bi­tos de la sociedad. Al­gu­nos lo li­mi­tan al plano de la ener­gía re­no­va­ble, don­de el con­cep­to es­tá muy cla­ro: ya es­ta­mos tran­si­tan­do la era post­pe­tró­leo, ya sea por­que es una fuen­te fi­ni­ta, o por­que an­tes que se aca­be se ter­mi­na­rá el mun­do tal co­mo lo co­no­ce­mos. Pe­ro en reali­dad ins­ta­la un nue­vo pa­ra­dig­ma que va mu­cho más allá de la cues­tión ener­gé­ti­ca.

No es “va­ca muer­ta” vs. “va­ca vi­va”. Son am­bas. La pri­me­ra, es fo­to­sín­te­sis pre­té­ri­ta. El pe­tró­leo y el gas vie­nen de la bio­ma­sa en­te­rra­da ha­ce mi­llo­nes de años. La se­gun­da ha­ce re­fe­ren­cia a la fo­to­sín­te­sis nues­tra de ca­da día. Es­ta vi­sión abre un pa­no­ra­ma ex­tra­or­di­na­rio pa­ra paí­ses co­mo la Ar­gen­ti­na, cu­ya do­ta­ción de re­cur­sos (na­tu­ra­les y ad­qui­ri­dos) es ina­go­ta­ble. Las dos va­qui­tas va­len la pe­na.

En 1898, na­cía en Tres Arro­yos una de las pri­me­ras em­pre­sas me­ta­lúr­gi­cas de la Ar­gen­ti­na. Juan Bau­tis­ta Is­ti­lart ha­bía ins­ta­la­do una fá­bri­ca de “co­ci­nas eco­nó­mi­cas”. Tra­ba­ja­ron, de en­tra­da, más de mil ope­ra­rios. To­da­vía no se ha­bía des­cu­bier­to pe­tró­leo en el país (el pri­mer po­zo sur­gi­ría diez años des­pués). To­do fun­cio­na­ba con car­bón (tam­bién fo­to­sín­te­sis vie­ja), le­ña y otras fuen­tes de­ri­va­das de la agri­cul­tu­ra, co­mo los re­si­duos de co­se­cha.

En la con­quis­ta te­rri­to­rial de las pam­pas, los co­lo­nos ca­le­fac­cio­na­ban sus ran­chos y co­ci­na­ban con los marlos. El maíz se co­se­cha­ba en es­pi­ga, se al­ma­ce­na­ba en tro­jas y lue­go se des­gra­na­ba con má­qui­nas es­ta­cio­na­rias.

Las pri­me­ras co­se­cha­do­ras fun­cio­na­ban con una cal­de­ra ali­men­ta­da con la pa­ja de tri­go. Una cua­dri­lla em­bol­sa­ba, otra em­par­va­ba la pa­ja, otros ali­men­ta­ban la cal­de­ra.

Lle­gó el pe­tró­leo y la re­fi­ne­ría. Un re­cur­so ex­tra­or­di­na­rio, de enor­me con­cen­tra­ción ener­gé­ti­ca. Cam­bió el mun­do. Lle­gó el au­to­mó­vil, el ca­mión, y las má­qui­nas au­to­mo­tri­ces. La “cor­ta y tri­lla” sus­ti­tu­yó el en­ga­vi­lla­do de los ce­rea­les de in­vierno y la ma­le­tea­da del maíz. La pa­ja y los marlos que­da­ron en el cam­po.

Aho­ra co­mien­za a va­lo­ri­zar­se el ras­tro­jo, no ya co­mo ali­men­to fun­da­men­tal de la fau­na mi­cro­bia­na del sue­lo, sino co­mo fuen­te de ener­gía. Al mis­mo tiem­po avan­za la idea de que la “bio­ma­sa”, tam­bién fo­to­sín­te­sis ac­tual, es un re­cur­so fe­no­me­nal. Apa­re­cen los cul­ti­vos ener­gé­ti­cos, co­mo el sor­go, que pue­de cum­plir un pa­pel im­por­tan­te en la en­tre­za­fra ca­ñe­ra. Los efluen­tes de la cría in­ten­si­va de ani­ma­les, que son un pro­ble­ma, em­pie­zan a ver­se co­mo re­cur­sos.

Pe­ro di­ji­mos que no to­do es ener­gía. En es­ta olea­da im­pa­ra­ble de la bio­eco­no­mía, que tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca de ser cir­cu­lar (“economía 360”) hay pro­fu­sión de bro­tes ver­des. La gli­ce­ri­na, sub­pro­duc­to de la ela­bo­ra­ción de bio­die­sel –don­de la Ar­gen­ti­na li­de­ra a ni­vel mun­dial—es la ma­te­ria pri­ma con la que Bio­ce­res es­tá desa­rro­llan­do un plás­ti­co que pue­de sus­ti­tuir a los de­ri­va­dos de la pe­tro­quí­mi­ca. En Bra­sil, es­tán usan­do tam­bién la gli­ce­ri­na co­mo plas­ti­fi­can­te de la fi­bra de car­bono, en lu­gar de com­pues­tos más tó­xi­cos y di­fí­ci­les de ma­ne­jar.

La se­cre­ta­ría de Va­lor Agre­ga­do del Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria de la Na­ción vie­ne tra­ba­jan­do en es­tas ideas. Aho­ra, Sar­quís po­si­cio­na a la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res co­mo un arie­te en la nue­va sa­ga.

La in­ten­ción es que la idea se vi­ra­li­ce. Que el con­cep­to de bio­eco­no­mía sea el leit mo­tiv de un gran pro­yec­to na­cio­nal. El de la va­ca vi­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.