LA CO­LUM­NA DE LA SE­MA­NA Una vi­drie­ra de la agri­cul­tu­ra li­via­na

Clarin - Rural - - EXPOAGRO 2017 - hhuer­go@cla­rin.com

Ex­poa­gro fue la su­bli­ma­ción de la nue­va pro­pues­ta tec­no­ló­gi­ca ama­sa­da en es­tas pam­pas en las úl­ti­mas dé­ca­das. Es el lu­gar don­de se con­den­san to­dos los atri­bu­tos de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas, una fe­no­me­nal epo­pe­ya en la que se ges­tó una agri­cul­tu­ra de enor­me efi­cien­cia e in­su­pe­ra­ble hue­lla am­bien­tal. Dos cues­tio­nes las más de las ve­ces an­ta­gó­ni­cas: los au­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad, en la vie­ja agri­cul­tu­ra, te­nían co­mo con­tra­par­te una se­rie de ex­ter­na­li­da­des ne­ga­ti­vas: al­ta de­man­da de ener­gía, con­ta­mi­na­ción, ero­sión de los sue­los, etc.

Aquí he­mos desa­rro­lla­do una agri­cul­tu­ra “li­via­na”. La siem­bra di­rec­ta es eso: me­nos ki­los de ace­ro por to­ne­la­da de pro­duc­to ob­te­ni­do. La sus­ti­tu­ción del la­bo­reo pri­ma­rio y se­cun­da­rio im­pli­ca la eli­mi­na­ción del ara­do, cin­ce­les, ras­tras de dis­co, cul­ti­va­do­res de cam­po, vi­bro­cul­ti­va­do­res, ras­tras de dien­tes, es­car­di­llos, re­jas apor­ca­do­ras y to­da la pa­ra­fer­na­lia que usá­ba­mos ha­ce tres dé­ca­das. Y que el mun­do si­gue usan­do, ade­más de otros abo­mi­na­bles ins­tru­men­tos de tor­tu­ra de los sue­los co­mo son esas ras­tras ac­ti­va­das por to­ma de fuer­za, los ro­to­va­tors y otras ré­mo­ras del pa­sa­do.

Es lo pri­me­ro que vie­nen a ver los vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros. En Ex­poa­gro só­lo se en­cuen­tran sem­bra­do­ras pa­ra siem­bra di­rec­ta. De to­do ti­po y con to­dos los avan­ces del mun­do. Pa­ra grano fino y grano grue­so, me­cá­ni­cas o neu­má­ti­cas, con ac­tua­do­res eléc­tri­cos o ca­jas de cam­bio me­cá­ni­cas. Mo­no­tol­va o con cuer­pos in­di­vi­dua­les. Pe­ro to­das di­rec­tas. Una so­la pa­sa­da. Un ter­cio del gasoil que se que­ma­ba en los 80.

Es no­ta­ble, pe­ro el con­su­mo de gasoil mo­di­fi­có to­tal­men­te su ma­triz. An­tes, el pi­co de de­man­da se pro­du­cía en in­vierno y pri­ma­ve­ra. Aho­ra es en oto­ño. ¿Por qué? Por­que se ne­ce­si­ta más gasoil pa­ra co­se­char que pa­ra pre­pa­rar el sue­lo y sem­brar. La siem­bra es una su­per­fi­cie, y se la cu­bre una so­la vez. La co­se­cha es un vo­lu­men por to­ne­la­da, no por hec­tá­rea. Co­mo la pro­duc­ción se tri­pli­có, el con­su­mo de gasoil en co­se­cha tam­bién lo hi­zo. Pe­ro la ecua­ción ter­mi­na con un re­sul­ta­do ne­to de mu­cho me­nos com­bus­ti­ble por ki­lo­gra­mo de grano pro­du­ci­do. En otras pa­la­bras, con una hue­lla de car­bono mu­cho más fa­vo­ra­ble.

El se­gun­do ele­men­to que atra­pa a los vi­si­tan­tes de la ex­po­si­ción son las pul­ve­ri­za­do­ras au­to­mo­tri­ces, que han ex­pe­ri­men­ta­do un desa­rro­llo fe­no­me­nal. Gran an­cho de la­bor im­pli­ca tam­bién aho­rro de con­su­mo, y en­ci­ma la ten­den­cia es a ali­via­nar­las ca­da vez más.

Aquí apa­re­ció el hi­to de los ba­rra­les de car­bono, que per­mi­tie­ron sal­tar de un an­cho de la­bor de 24 me­tros, a 36 y has­ta 50 me­tros, prác­ti­ca­men­te sin cam­bios en la es­truc­tu­ra de la má­qui­na. En Ex­poa­gro se vie­ron cin­co o seis má­qui­nas de fa­bri­ca­ción na­cio­nal con es­te ma­te­rial com­pues­to, y por pri­me­ra vez una com­pa­ñía glo­bal co­mo John Dee­re la mos­tró en su pul­ve­ri­za­do­ra. Un desa­rro­llo cien por cien­to ar­gen­tino ado­pa­do por la com­pa­ñía lí­der mun­dial.

Mien­tras el mun­do agrí­co­la si­gue en la edad de hie­rro, aquí bus­ca­mos tran­si­tar ha­cia otras for­mas. En la mis­ma sa­ga apa­re­ce el si­lo­bol­sa, otro de los gran­des atrac­ti­vos pa­ra los vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros. Es­ta vez, una de­le­ga­ción de aus­tra­lia­nos y otra de sud­afri­ca­nos, ra­ti­fi­ca­ron el in­te­rés por un sis­te­ma que les es­tá per­mi­tien­do re­sol­ver los cue­llos de bo­te­lla del al­ma­ce­na­je, con un sis­te­ma fle­xi­ble, eco­nó­mi­co y, una vez más, li­viano.

Si a es­ta efi­cien­cia ener­gé­ti­ca le su­ma­mos la bús­que­da per­ma­nen­te de ma­yo­res ren­di­mien­tos, com­ple­ta­mos el cóc­tel de la nue­va agri­cul­tu­ra. La que ex­pli­ca que cuan­do los gra­nos ar­gen­ti­nos lle­gan al mer­ca­do, los de­más los guar­dan has­ta que se nos ter­mi­nen.

Esa es la esen­cia de lo que se vio es­ta se­ma­na en una Ex­poa­gro inol­vi­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.