Una vo­ca­ción que se lle­va en la “san­gre”

Co­mo re­fe­ren­tes de me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co, Ca­ba­ña Las Li­las di­ver­si­fi­có el ne­go­cio de la ca­ba­ña ha­ce vein­te años y se in­te­gró pa­ra lle­gar di­rec­ta­men­te al con­su­mi­dor.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Ganadería. Co­mo re­fe­ren­tes de me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co, Es­tan­cia y Ca­ba­ña Las Li­las di­ver­si­fi­có el ne­go­cio ha­ce vein­te años pa­ra in­te­grar­se ver­ti­cal­men­te y lle­gar de ma­ne­ra di­rec­ta al con­su­mi­dor. Pu­ro va­lor agre­ga­do.

Más de cien años de his­to­ria ava­lan a Es­tan­cia y Ca­ba­ña Las Li­las co­mo un re­fe­ren­te en el me­jo­ra­mien­to y su­pera­ción ge­né­ti­ca de su ro­deo bo­vino. A ellos, los mo­vi­li­za un ob­je­ti­vo: que la car­ne lle­gue al pla­to, en cual­quier lu­gar del mun­do, con sa­bor y ter­ne­za óp­ti­mos.

Pa­ra ello, no só­lo pro­cu­ran te­ner la me­jor ge­né­ti­ca, tam­bién ellos mis­mos la lle­van al pla­to en un res­tau­rant pro­pio. En es­te plan de in­te­gra­ción ver­ti­cal y de va­lor agre­ga­do, es­ta fir­ma ex­po­ne al má­xi­mo las vir­tu­des del ne­go­cio ga­na­de­ro.

Las Li­las cuen­ta con un ro­deo de 20.000 vien­tres bri­tá­ni­cos e ín­di­cos, co­mer­cia­li­za 2.450 to­ros y 420.000 do­sis de se­men por año, de las ra­zas lí­de­res de la ganadería ar­gen­ti­na: Aber­deen An­gus, He­re­ford, Bra­ford, Bran­gus y Brah­man.

“Nues­tra vo­ca­ción es pro­du­cir ge­né­ti­ca y tam­bién, en me­nor me­di­da, em­brio­nes que co­lo­ca­mos tan­to en el mer­ca­do lo­cal co­mo en países li­mí­tro­fes”, es­pe­ci­fi­có el ge­ren­te ge­ne­ral de Las Li­las, Juan Ochoa, a Cla­rín Ru­ral.

“La in­cur­sión en el ne­go­cio de la car­ne nos per­mi­tió con­ti­nuar afian­zan­do la mar­ca pro­pia. Es­to nos lle­na de or­gu­llo por­que nues­tros cor­tes de car­ne son el pro­duc­to fi­nal de una ca­de­na que em­pie­za en nues­tras dos ca­ba­ñas ma­dre, La Leo­nor, en Pre­si­den­cia Ro­ca, Cha­co, y Las Li­las, en Pas­teur, Bue­nos Ai­res”, des­ta­có el di­rec­ti­vo de la em­pre­sa.

A es­tos dos es­ta­ble­ci­mien­tos in­sig­nia, se agre­gan otros: La Jo­se­fi­na (en el sur bo­nae­ren­se) y El Pas­tor (San Luis), Pi­chú-Có (en San Jus­to, San­ta Fe), San Ig­na­cio (Ju­nín de los An­des, Neuquén) y Las Li­las Ge­né­ti­ca (en Dug­gan, Bue­nos Ai­res).

Ha­cien­do his­to­ria, vein­te años des­pués de aquel co­mien­zo con la com­pra de Es­tan­cia La Leo­nor, en 1904, Las Li­las co­men­zó co­mo ca­ba­ña. En 1924 na­ció la pri­me­ra ter­ne­ra de pe­di­gree Aber­deen An­gus, que se lla­mó Las Li­las Rush­light 1st.

Esa fue la pun­ta del "ice­berg" por­que el pro­ce­so de se­lec­ción, des­de en­ton­ces, fue per­ma­nen­te.

Es­te em­pie­za cuan­do in­gre­san los ro­deos al ser­vi­cio y se es­ta­ble­cen “las pa­re­jas”, lo cual es un tiem­po cru­cial por­que se de­sig­na ca­da va­ca al to­ro que se con­si­de­ra que pue­de pro­du­cir un ter­ne­ro con las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­duc­ti­vas desea­das.

“So­mos usua­rios de la ge­né­ti­ca que pro­du­ci­mos, ele­gi­mos, apa­rea­mos, ve­mos na­cer los te­ne­ros, los cria­mos, eva­lua­mos las ma­dres, co­no­ce­mos sus pa­dres, los se­gui­mos has­ta los 15 a 18 me­ses de­pen­dien­do de la ra­za y ha­ce­mos las prue­bas per­ti­nen­tes, sis­pre­ñan bien les ha­ce­mos un es­tu­dio de ca­li­dad se­mi­nal y una vez que tenemos to­do es­pe­ra­mos al na­ci­mien­to del ter­ne­ro y que no ha­ya di­fi­cul­ta­des en el par­to”, de­ta­lló el ge­ren­te de ge­né­ti­ca de la ca­ba­ña, Ga­briel Ote­ro.

Por año, unos 5.000 to­ri­tos de to­das las ra­zas en­tran en ca­rre­ra de se­lec­ción ca­da año, has­ta lle­gar a los 2.450 to­ros que se co­mer­cia­li­zan co­mo re­pro­duc­to­res. A su vez, los ga­na­do­res de prue­ba (unos 10 por año), en­tran al cir­cui­to de co­lec­ta en el cen­tro ge­né­ti­co.

“En ese pro­ce­so de se­lec­ción un to­ro es un 15 por cien­to del ro­deo ori­gi­nal, ca­da 100 va­cas no­so­tros ven­de­mos en­tre 10 y 15 to­ros, lo que de­mues­tra un pro­ce­so muy lar­go al que le da­mos mu­chí­si­ma im­por­tan­cia en pos de de­fen­der la ca­li­dad”, re­su­mió Ochoa.

Una vez cum­pli­do es­tos re­qui­si­tos, el to­ro in­gre­sa al cen­tro ge­né­ti­co pa­ra la ex­trac­ción, con­ge­la­ción y co­mer­cia­li­za­ción del se­men.

Se­gún Ote­ro, el pri­mer ca­rác­ter bus­ca­do (por ellos y por sus clien­tes) es la ca­pa­ci­dad de pro­creo, la fer­ti­li­dad, tan­to en las va­cas co­mo en los to­ros. Tam­bién se eva­lúan pu­ber­tad, in­ter­va­los en­tre par­tos, lon­ge­vi­dad, en­to­res tem­pra­nos pe­ro, ade­más, ca­rac­te­rís­ti­cas de efi­cien­cia de con­ver­sión de ali­men­to en car­ne y ren­di­mien­to car­ni­ce­ro al gan­cho.

La tecnología y la pre­ci­sión tam­bién lle­gó pa­ra que­dar­se en la se­lec­ción ge­né­ti­ca en la ganadería.

“La ge­nó­mi­ca y los avan­ces tec­no­ló­gi­cos nos van per­mi­tien­do dar un sal­to im­por­tan­te pa­ra ajus­tar la pre­dic­ti­bi­li­dad de los ca­rac­te­res más im­por­tan­tes en los ter­ne­ros o las ter­ne­ras de dos años, ca­rac­te­res di­fí­ci­les de me­dir en al­gu­nos ca­sos y en otros, co­mo la fer­ti­li­dad, de ba­ja he­re­da­bi­li­dad”, se­ña­ló el es­pe­cia­lis­ta.

“Ha­ce 85 años que tra­ba­ja­mos en el me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co y 47 que me­di­mos y lle­va­mos re­gis­ro de to­dos los da­tos”, des­ta­có el ge­ren­te de Las Li­las Ge­né­ti­ca, Manuel Ma­teo. Y agre­gó: “Ha­ce­mos mu­cho hin­ca­pié en cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, co­mo el área de ojo de bi­fe, por­que eso es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con los ren­di­mien­tos de los cor­tes al gan­cho. Así, con la ex­por­ta­ción de car­ne abier­ta cree­mos que se le va a pres­tar más aten­ción a es­te ti­po cues­tio­nes”, des­ta­có Ote­ro.

Con to­do, el ob­je­ti­vo fi­nal es po­der en­tre­gar­le al pro­duc­tor un pro­duc­to le per­mi­ta me­jo­rar sus in­di­ca­do­res, so­bre to­do, los de pre­ñez, te­nien­do en cuen­ta que es­te ín­di­ce en Ar­gen­ti­na es­tá en torno al 60 por cien­to. Pa­ra ellos, es­to sig­ni­fi­ca en­tre­gar un to­ro o una pa­jue­la de se­men con “al­to po­der fe­cun­dan­te”.

En sí, Las Li­las es to­dos los es­la­bo­nes en uno: pro­duc­to­res, clien­tes y co­men­sa­les, y el res­tau­rant, re­su­mió Ma­teo. Hoy los pro­duc­tos de la fir­ma lle­gan a Bra­sil, Uru­guay, Bo­li­via, Pa­ra­guay y Co­lom­bia.

“Nues­tra me­ta es lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Mé­xi­co y Chi­le, en­tre otros, que son mercados de ex­ce­len­cia, ávi­dos de nues­tra ge­né­ti­ca y que hoy tie­nen la mis­ma ba­rre­ra de en­tra­da pa­ra la car­ne ar­gen­ti­na que Es­ta­dos Uni­dos. Allí no po­de­mos in­gre­sar por cues­tio­nes sa­ni­ta­rias de la re­gión”, ad­vir­tió Ma­teo.

Al mi­rar ha­cia el fu­tu­ro, el ge­ren­te en ge­né­ti­ca des­ta­có que “to­do el tiem­po se bus­ca in­no­var en pos de me­jo­rar los es­tán­da­res de ca­li­dad en to­dos los en­va­ses en los que lle­ga­mos a nues­tros clien­tes con el pro­pó­si­to de sos­te­ner la ca­li­dad de pro­duc­to y no per­der ren­ta­bi­li­dad”.

Uno de los desafíos que rom­pe el mol­de de es­tos ca­si cien años de his­to­ria ga­na­de­ra es el cria­de­ro de cer­dos, pues­to re­cien­te­men­te en mar­cha. La gran­ja por­ci­na cuen­ta en es­ta pri­me­ra eta­pa con 1.300 ma­dres en pro­duc­ción y as­pi­ra al­can­zar las 2.000 cer­das.

Más de trein­ta gran­des campeones en la Ex­po­si­ción Ru­ral de Pa­ler­mo con cin­co campeones de ca­te­go­ría en 1973 (ré­cord aún no su­pe­ra­do), ge­né­ti­ca, pro­duc­ción de car­ne, un res­tau­rant, un mu­seo con se­lec­cio­nes de Flo­ren­cio Molina Cam­pos en San An­to­nio de Are­co, un pro­gra­ma de ar­te­sa­nías pa­ra el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial de co­mu­ni­da­des de la pre cor­di­lle­ra neu­qui­na y una re­ser­va na­tu­ral, mu­cho más que una ca­ba­ña es Las Li­las. Es de­cir, más que ge­né­ti­ca pen­sa­da pa­ra lle­gar al pla­to.

Ge­ren­cian­do. De izq. a der., la pla­na di­rec­ti­va de Las Li­las: Manuel Ma­teo, ge­ren­te de Las Li­las Ge­né­ti­ca; Juan Ochoa, ge­ren­te ge­ne­ral y Ga­briel Ote­ro, ge­ren­te de ge­né­ti­ca.

Cen­tro ge­né­ti­co. En la se­lec­ción de ma­chos que se ha­ce la em­pre­sa ca­da año, so­lo unas po­cas ca­be­zas ter­mi­nan co­mo to­ros ca­be­ñe­ros.

Co­lec­ta. En la ca­ba­ña, los ope­ra­rios tra­ba­jan en la co­se­cha del se­men.

Con­ser­va­ción. El se­men se congela pa­ra lue­go co­mer­cia­li­zar­lo.

Tri­den­te di­rec­ti­vo. De izq a der., Ma­teo, Ochoa y Ote­ro, son los ge­ren­tes de las dis­tin­tas áreas en Las Li­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.