Vol­ver a las bue­nas prác­ti­cas

El au­tor plan­tea que mu­chos ase­so­res uti­li­zan el con­cep­to de siem­bra di­rec­ta en lu­ga­res don­de no exis­te la ro­ta­ción y pre­va­le­ce el mo­no­cul­ti­vo de so­ja.

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Al­ber­to E. del So­lar Do­rre­go Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Ge­ne­ral­men­te cuan­do se pro­du­cen in­ten­sas pre­ci­pi­ta­cio­nes se co­mien­za a bus­car a los res­pon­sa­bles de las inun­da­cio­nes. Es no­ta­ble que una vez más, pa­re­ce que los agri­cul­to­res so­mos quienes por im­pe­ri­cia o afán de lo­grar ma­yo­res ré­di­tos eco­nó­mi­cos de­ja­mos de la­do el in­te­rés de la po­bla­ción en ge­ne­ral. Ya pa­só en 2015 cuan­do el en­ton­ces Je­fe de Ga­bi­ne­te de Mi­nis­tros, Aní­bal Fer­nán­dez, cul­pó a la siem­bra di­rec­ta de la inun­da­ción su­fri­da en la Ciu­dad de Lu­ján.

Y otra vez, se es­cu­chan vo­ces bus­can­do cul­pa­bles sin im­por­tar de­ma­sia­do que fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos ex­tre­mos que se pro­du­cen en for­ma reite­ra­da, co­mo son las in­ten­sas pre­ci­pi­ta­cio­nes en bre­ve tiem­po con re­gis­tros su­pe­rio­res a los 300 mi­lí­me­tros que res­pon­den a un fe­nó­meno bien de­ter­mi­na­do co­mo es “El Ni­ño”.

Pe­ro el te­ma que con­si­de­ro im­por­tan­te des­ta­car son las dis­tin­tas “vi­sio­nes” que tenemos los pro­fe­sio­na­les del agro an­te ar­tícu­los inexac­tos que son pu­bli­ca­dos a dia­rio en dis­tin­tos me­dios pe­rio­dís­ti­cos que dis­tan mu­cho de re­fle­jar la reali­dad y que son re­ci­bi­dos por una opinión publica des in­for­ma­da que­dan­do co­mo ver­da­des y ru­mo­res acep­ta­dos.

Es por ello que con­vie­ne re­pa­sar al­gu­nas ba­ses o vol­ver a las fuen­tes del com­ple­jo de prác­ti­cas agrí­co­las de­no­mi­na­do Siem­bra Di­rec­ta (SD).

Es­ta­mos atra­ve­san­do un ci­clo cli­má­ti­co hú­me­do con sus con­se­cuen­cias, pen­se­mos que los pio­ne­ros en siem­bra di­rec­ta, con los que tu­ve la suer­te de in­ter­ac­tuar, bus­ca­ban la ma­ne­ra de man­te­ner la hu­me­dad del sue­lo pa­ra rea­li­zar un cul­ti­vo de so­ja de se­gun­da so­bre ras­tro­jo de tri­go en Mar­cos Juá­rez (Cór­do­ba). Ro­ge­lio Fo­gan­te, y mu­chos otros pre­cur­so­res que con­ser­van mi ad­mi­ra­ción.

El mo­no­cul­ti­vo de so­ja en la­bran­za ce­ro, no es siem­bra di­rec­ta. To­do lo con­tra­rio ya que al no exis­tir ro­ta­ción de cul­ti­vos y ras­tro­jos en su­per­fi­cie na­da tie­ne que ver con ella. Mu­chos de nues­tros co­le­gas pro­fe­sio­na­les uti­li­zan equi­vo­ca­da­men­te el tér­mino Siem­bra Di­rec­ta Sin Ro­ta­cio­nes, lo que pro­du­ce una te­rri­ble con­fu­sión en el lego, que ade­más co­mo buen Ar­gen­tino, opi­na de to­do .... Vol­va­mos a re­leer a Car­los Cro­vet­to La­mar­ca, au­tor del libro “Ras­tro­jos so­bre el Sue­lo”. Ha­cien­do un pa­rén­te­sis ¿se acuer­dan? Que ha­ce unos 20 años es­tá­ba­mos in­ves­ti­gan­do co­mo apli­car un ba­rre ras­tro­jo a la má­qui­na sem­bra­do­ra. De que ras­tro­jo ha­bla­mos hoy en día, nos en­con­tra­mos con sue­los des­nu­dos con al­gún res­to de co­se­cha de so­ja del ci­clo an­te­rior.

¿El res­pon­sa­ble fue el pro­duc­tor de tre­men­do des­ma­ne­jo del sue­lo? Des­de ya que no, una fal­ta de po­lí­ti­ca agro­pe­cua­ria con un cas­ti­go vía re­ten­cio­nes e im­pues­tos du­ran­te 12 años, sa­ca­ron de la ro­ta­ción al tri­go y el maíz, co­mo con­se­cuen­cia el pro­duc­tor en­con­tra­ba que la úni­ca po­si­bi­li­dad de con­se­guir al­go de ren­ta era la siem­bra con­ti­nua de so­ja, agra­van­do mu­chos pro­ce­sos in­de­sea­bles al sue­lo, que no va­mos a pro­fun­di­zar.

Re­fi­rién­do­me úni­ca­men­te a la lla­ma­da “Pam­pa On­du­la­da” de­be­mos re­cor­dar que ja­más exis­tie­ron bos­ques na­ti­vos, de he­cho por eso se de­no­mi­na “pam­pa”. Si no se hu­bie­ra cul­ti­va­do se­ría pas­to pu­na y otras ma­le­zas con al­gún es­pi­ni­llo u om­bú. Con es­to que­da to­tal­men­te des­car­ta­do el mi­to de la des­fo­res­ta­ción, por lo tan­to ge­ne­ra­li­zar lo que su­ce­de en el Sur de San­ta Fe - En­tre Ríos, Bue­nos Ai­res y La Pam­pa y con­fun­dir­lo con zo­nas con mon­te na­ti­vo, es una tor­pe­za tí­pi­ca de ig­no­ran­tes.

Si hi­cié­ra­mos el cálcu­lo del sue­lo per­di­do por ero­sión hí­dri­ca, ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va y nu­trien­tes, to­do lo que ro­ba­ron se­ría un vuel­to.A to­do es­to su­me­mos ru­tas sin al­can­ta­ri­llas ali­via­do­ras, puen­tes, ur­ba­ni­za­cio­nes en zo­nas inun­da­bles, ba­rrios ce­rra­dos con re­lle­nos que modificaron to­do el sis­te­ma na­tu­ral de es­cu­rri­mien­to, tenemos un car­tón lleno.

Un te­ma es­pe­cí­fi­ca­men­te téc­ni­co fue plan­tea­do a prin­ci­pios de los años ’90, cu­ya vi­gen­cia es ac­tual y pa­re­ce que no le da­mos la im­por­tan­cia del ca­so. Ya en­ton­ces Jim Kin­se­lla y Grant Tho­mas nos ad­ver­tían del au­men­to de los va­lo­res de la den­si­dad apa­ren­te de los sue­los en sis­te­mas en SD, sien­do cla­ros y prác­ti­cos en el uso de sub­so­la­do­res, pa­ra­plow, cul­tie vie, cuan­do ad­ver­ti­mos soil tes­ter (pe­ne­tró­me­tro) me­dian­te, una com­pac­ta­ción del sue­lo. Es­ta po­si­ble com­pac­ta­ción in­ci­de di­rec­ta­men­te en la in­fil­tra­ción del agua en el sue­lo, pro­vo­can­do es­co­rren­tía, ero­sión y anega­mien­to que se ob­ser­va en los lo­tes des­pués de una llu­via.

Pa­re­ce exi­to­so de­cir que el 80 % de la su­per­fi­cie cul­ti­va­ble de nues­tro país se en­cuen­tra ba­jo el sis­te­ma de SD, pe­ro es­ta­mos co­me­tien­do un error que lue­go se­rá muy di­fí­cil de ex­pli­car y re­sul­ta te­me­ra­rio, ya que con bas­tan­te buen cri­te­rio aque­llas per­so­nas que nos son ex­per­tas en el te­ma ten­drán un ex­ce­len­te mo­ti­vo pa­ra con­si­de­rar a la SD co­mo cul­pa­ble de las inun­da­cio­nes.

La siem­bra di­rec­ta no es cul­pa­ble de las inun­da­cio­nes que se han da­do

No­ta de re­dac­ción: el au­tor es Di­rec­tor de Re­cur­sos Hí­dri­cos en Mu­ni­ci­pa­li­dad de Ro­jas (Bue­nos Ai­res).

Ro­ta­ción. So­ja sem­bra­da so­bre ras­tro­jo. Es­ta es una de las ba­ses pa­ra pro­du­cir de for­ma sus­ten­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.