Una nue­va agri­cul­tu­ra em­pie­za a na­cer

Por el fuer­te ries­go de la agri­cul­tu­ra ac­tual, las em­pre­sas es­tán re­de­fi­nien­do sus es­tra­te­gias de ma­ne­jo y de ne­go­cio. Aho­ra, el desafío es pen­sar en el sis­te­ma.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Agro­ne­go­cios. De­bi­do a los cre­cien­tes ries­gos pro­duc­ti­vos, las em­pre­sas agro­pe­cua­rias ya tra­ba­jan sobre el fu­tu­ro mo­de­lo de ne­go­cios, que ten­drá cambios en la di­men­sión pro­duc­ti­va, em­pre­sa­rial y or­ga­ni­za­cio­nal.

De las si­tua­cio­nes ex­tre­mas se apren­de. Es­te es uno de los “dri­vers” que es­tá apa­re­cien­do en la ca­be­za de mu­chos pro­duc­to­res y téc­ni­cos y que es­tá ace­le­ran­do im­por­tan­tes cambios en el ac­tual mo­de­lo agrí­co­la tal cual co­mo se lo co­no­ce.

“El mo­de­lo que du­pli­có la pro­duc­ción de gra­nos entre los años 90 y la pri­me­ra dé­ca­da del año 2000 co­men­zó a es­tan­car­se y es­tá ca­da vez más ex­pues­to a va­rios fac­to­res de ries­go que lo po­nen en ja­que”, ad­vier­te Fe-

de­ri­co Bert, lí­der de in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo de Aa­crea, a Cla­rín Ru­ral. Por eso, agre­ga que se es­tá en ple­na bús­que­da del “nue­vo mo­de­lo agrí­co­la”, el cual ten­drá im­por­tan­tes ajus­tes en lo or­ga­ni­za­cio­nal, em­pre­sa­rial, pro­duc­ti­vo y no es­ta­rá en­fo­ca­do en el re­sul­ta­do exi­to­so de un cul­ti­vo en par­ti­cu­lar.

Sen­ci­lla­men­te, las afir­ma­cio­nes de ex­per­to van di­rec­ción de que la agri­cul­tu­ra ac­tual de­be ser me­nos sensibles a los ries­gos cli­má­ti­cos, po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, fi­nan­cie­ros y en lo pro­duc­ti­vo. En es­te úl­ti­mo ca­so, el desafío es pen­sar a es­ca­la de sis­te­ma.

Para es­to, di­ce: “Des­de lo em­pre­sa­rial, or­ga­ni­za­cio­nal y vin­cu­la­do al agre­ga­do de va­lor, el sal­to cua­li­ta­ti­vo para en­fren­tar me­jor los ries­gos de la agri­cul­tu­ra co­men­za­rá con una re­or­ga­ni­za­ción del rol que cumplen cier­tos ac­to­res. Otro vec­tor cla­ve es la nue­va di­men­sión que se abre para la bio­eco­no­mía. Los agri­cul­to­res que son pre­cur­so­res ya no se ven co­mo sim­ples pro­duc­to­res de ma­te­rias pri­mas, sino tam­bién de ener­gía”, co­men­ta.

Los as­pec­tos pro­duc­ti­vos dis­tin­ti­vos de la agri­cul­tu­ra que se viene es­tán en re­vi­sar la ca­li­dad y can­ti­dad de la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble en ca­da uno de los pro­ce­sos.

Al res­pec­to, Bert di­ce: “Al­gu­nas de las aler­tas sobre cómo se­rá el fu­tu­ro es­tán en nues­tro pa­sa­do agrí­co­la in­me­dia­to. Me re­fie­ro a las ma­le­zas re­sis­ten­tes y to­le­ran­tes a her­bi­ci­das, lo cual pue­de re­pe­tir­se tam­bién con las pla­gas y las en­fer­me­da­des. Es­to nos per­mi­te con­cluir que las tec­no­lo­gías tie­nen una vi­da útil. Al­go si­mi­lar es­tá ocu­rrien­do con el agua y el cli­ma. Es­ta­mos co­no­cien­do, en par­te, las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co sobre la agri­cul­tu­ra, pe­ro en par­te tam­bién los da­ños de las llu­vias es­tán aso­cia­dos a la in­fluen­cia de cier­tas de­ci­sio­nes que to­ma­mos a ni­vel pro­duc­ti­vo y que no con­tem­plan al sis­te­ma”.

En el cen­tro san­ta­fe­cino, tam­bién es­tán re­fle­xio­nan­do sobre la vul­ne­ra­bi­li­dad de los sis­te­mas agrí­co­las ac­tua­les. Aquí, la in­clu­sión de la va­ria­ble cam­bio cli­má­ti­co em­pe­zó a ser par­te cen­tral de las de­ci­sio­nes pro­duc­ti­vas.

“Des­de ha­ce al­gu­nas campañas, las em­pre­sas con­si­de­ran en su es­truc­tu­ra de cos­to el ries­go de pro­duc­ción mínima en los me­jo­res am­bien­tes de los cam­pos. Al­go ex­tre­ma­da­men­te de­ci­si­vo ya que es­tán ana­li­zan­do la pro­ba­bi­li­dad de no pro­du­cir na­da en ex­ce­len­tes sue­los. De esa for­ma, se es­tán re­du­cien­do los ries­gos de in­ver­tir ya que au­men­tan las po­si­bi­li­da­des de no po­der pa­gar los 15 quin­ta­les de al­qui­ler”, ex­pli­ca Die­go Pé­rez, pro­fe­sio­nal agró­no­mo y ase­sor téc­ni­co de mu­chos es­ta­ble­ci­mien­tos agro­pe­cua­rios en la zo­na.

Así co­mo el cam­bio cli­má­ti­co es­tá in­du­cien­do a ajus­tes en el ma­ne­jo y fa­vo­re­cien­do la lle­ga­da de otro mo­de­lo pro­duc­ti­vo, el ne­go­cio tam­bién es­tá te­nien­do fuer­te pe­so re­la­ti­vo.

“Ha­ce unos cua­tro años co­men­zó a pen­sar­se el cam­bio cuan­do la agri­cul­tu­ra gi­ró a ser un ne­go­cio fi­nan­cie­ro, en el cual la em­pre­sa agro­pe­cua­ria pa­so de te­ner in­ter­en­san­te már­ge­nes a te­ner­los muy ba­jos. Des­de ese en­ton­ces, el mo­de­lo pro­duc­ti­vo re­gis­tró los pri­me­ros cambios, se­ña­la Pé­rez.

Y és­tos es­tán vin­cu­la­dos con la re­es­truc­ción de las em­pre­sas, el agre­ga­do de va­lor y la in­te­gra­ción.

“Ac­tual­men­te, mu­chas em­pre­sas que sem­bra­ban im­por­tan­tes ex­ten­sio­nes de cam­po tu­vie­ron una re­duc­ción drás­ti­ca de la su­per­fi­cie y so­lo se que­da­ron con la tie­rra más segura. Por otra par­te, el pe­so del precio de fle­tar mer­ca­de­ría al puer­to lle­vó a que aque­llos que es­tán a más de 300 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia pien­sen en in­ver­sio­nes para agre­gar va­lor en ori­gen con ga­na­de­ría, po­llo, cer­do o la fa­bri­ca­ción de bio­dié­sel. Tam­bién, otros se in­te­gra­ron ver­ti­cal­men­te para que el ne­go­cio sea pro­pio de pun­ta a pun­ta. De es­ta for­ma, la di­rec­ción de las in­ver­sio­nes van en bus­ca de ha­cer una agri­cul­tu­ra con pro­ce­sos mu­cho más efi­cien­te de muy ba­jo ries­go. Ade­más, el co­no­ci­mien­to tie­ne un rol fun­da­men­tal. Hoy, ca­da lo­te ne­ce­si­ta

Los agri­cul­to­res se ven co­mo pro­duc­to­res de ali­men­tos y tam­bién de ener­gía

más tiem­po de re­co­rri­da por in­ge­nie­ro agró­no­mo y por em­pre­sa­rio, y és­to con­du­ce a una me­nor es­ca­la”, con­clu­ye el téc­ni­co.

Con ple­na coin­ci­den­cia, Luis Ne­gru­chi, que es pro­duc­tor y ase­sor de la zo­na sur de Santa Fe, di­ce que la nue­va em­pre­sa agro­pe­cua­ria ten­drá una nue­va es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal y de ne­go­cios.

“Los que que­da­rán se­rán aque­llos que sean pro­li­jos, or­de­na­dos y pro­fe­sio­na­les. Aquel pro­duc­tor sin vi­sión em­pre­sa­ria sal­drá del sis­te­ma”, an­ti­ci­pa Ne­gru­chi.

Para el ase­sor, el per­fil del pro­duc­tor se­rá el mo­tor del cam­bio de la em­pre­sa agro­pe­cua­ria ya que en los úl­ti­mas vein­te años se die­ron im­por­tan­tes saltos de ren­di­mien­to y no cre­ció de la mis­ma for­ma la ma­ne­ra de pen­sar a la em­pre­sa agro­pe­cua­ria.

“El mo­de­lo que es­tá en eva­lua­ción es el que nos tra­jo has­ta aquí. Se­gu­ra­men­te, uno de los as­pec­tos im­por­tan­te que es­ta­rá ba­jo re­vi­sión es la agri­cul­tu­ra en cam­po arren­da­do a cor­to pla­zo. Para dis­muir el ries­go y po­ten­ciar la pro­duc­ción, son ne­ce­sa­rias, en es­te sen­ti­do, al­gu­nas de­ci­sio­nes o aso­cia­cio­nes es­tra­té­gi­cas. Por ejem­plo, es­ta cam­pa­ña, de­ci­dí en cam­pos al­qui­la­dos evitar la siem­bra de los am­bien­tes ba­jos y re­dis­cu­tir con el due­ño del cam­po el va­lor del al­qui­ler. Y fue un acier­to por­que hoy se pa­ga por hec­tá­rea efec­ti­va­men­te co­se­cha­da ya que todos esos si­tios ter­mi­na­ron lle­nos de agua ”, sub­ra­ya el téc­ni­co san­ta­fe­sino.

Co­mo to­do ne­go­cio de al­to ries­go, la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria te­nía már­ge­nes al­tos. Hoy, se in­vir­tie­ron las va­ria­bles .

“Ac­tual­men­te, la ma­triz pro­duc­ti­va apunta a agre­gar va­lor y los pro­duc­to­res es­tán ávi­dos de es­tos, sin em­bar­go, aun es­tán re­de­fi­nien­do cómo tran­si­tar es­tos ca­mi­nos”, cie­rra el ase­sor.

Antes y des­pués. Lue­go del sal­to de ren­di­mien­to de los úl­ti­mos vein­te años, lo que viene son em­pre­sas re­es­truc­tu­ras, que agre­gan va­lor y que se in­te­gran. La me­ta es la es­ta­bi­li­dad.

Es­ta­bi­li­dad. El ma­ne­jo por ve­nir se­rá exis­to­so a par­tir de la vi­sión a es­ca­la sis­té­mi­ca que mi­ni­mi­ce el ries­go.

Ga­na­de­ría. El agre­ga­do de va­lor es cla­ve para crear un ne­go­cio só­li­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.