So­ja: cre­ce el mer­ca­do no trans­gé­ni­co

El ma­ne­jo es di­fe­ren­te a la so­ja RR. Se llega a pa­gar al pro­duc­tor una bo­ni­fi­ca­ción de has­ta U$S 20 por to­ne­la­da.

Clarin - Rural - - TAPA - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

Los pro­duc­to­res apues­tan al cul­ti­vo ya que con­si­guen un plus de precio al co­mer­cia­li­zar­lo.

Di­ver­si­fi­car la pro­duc­ción es una de las cla­ves de las em­pre­sas agro­pe­cua­rias para no apos­tar “las fi­chas” a un so­lo cul­ti­vo, sobre to­do en los úl­ti­mos años con ten­den­cIa a la ba­ja de los pre­cios de los gra­nos por las co­se­chas ré­cord que se vie­nen dan­do en los tres prin­ci­pa­les paí­ses pro­duc­to­res de so­ja y maíz, co­mo son Es­ta­dos Unidos, Bra­sil y Ar­gen­ti­na.

En es­te con­tex­to, una al­ter­na­ti­va que viene cre­cien­do en la Ar­gen­ti­na es la pro­duc­ción de so­ja no GMO (cul­ti­vo que no ha si­do mo­di­fi­ca­do ge­né­ti­ca­men­te).

La em­pre­sa Ku­ma­gro, con ba­se en Car­men de Are­co, Buenos Ai­res, es la úni­ca pro­vee­do­ra de es­te ti­po de gra­nos en el país y ya fac­tu­ra U$S 40 mi­llo­nes por año.

“Apun­ta­mos a que en los pró­xi­mos 5 años la em­pre­sa sea el prin­ci­pal pro­vee­dor de so­ja NO GMO de su­da­mé­ri­ca, ope­ran­do tan­to des­de Bra­sil, Uru­guay, Pa­ra­guay y Ar­gen­ti­na”, des­ta­có Die­go Chi­lla­do Biaus, ge­ren­te ge­ne­ral de Ku­ma­gro, una com­pa­ñía cons­ti­tui­da en par­tes igua­les por Gro­bo­co­pa­tel Hnos. y el se­mi­lle­ro Don Ma­rio.

En el pre­sen­te ci­clo se sem­bra­ron 20.000 hec­tá­reas al­can­zan­do apro­xi­ma­da­men­te las 80.000 to­ne­la­das. Y para el ci­clo 2017/18 se espera du­pli­car di­cha su­per­fi­cie al­can­zan­do así las 40.000 hec­tá­reas en el país. Pe­ro ade­más, la em­pre­sa tam­bién se es­ta ex­ten­dien­do en los paí­ses li­mí­tro­fes y su­ma­rán otras 35.000 hec­tá­reas entre Bra­sil, Pa­ra­guay. Uru­guay, se­gún ex­pli­có el di­rec­ti­vo.

Por el mo­men­to es in­ci­pien­te la can­ti­dad de hec­tá­reas de so­ja no GMO en com­pa­ra­ción a los nú­me­ros de la cam­pa­ña ac­tual de so­ja trans­gé­ni­ca con 20 mi­llo­nes de hec­tá­reas sem­bra­das y 56 mi­llo­nes de to­ne­la­das que se pre­vén que se­rán pro­du­ci­das. No obs­tan­te, el ob­je­ti­vo de Ku­ma­gro se­rá abas­te­cer al mer­ca­do en un mi­llón de to­ne­la­das des­de los 4 paí­ses sud­ame­ri­ca­nos en un tiem­po cer­cano. El grue­so de la pro­duc­ción pro­ven­drá des­de Bra­sil y Ar­gen­ti­na y otra par­te, de Pa­ra­guay y Uru­guay.

El prin­ci­pal des­tino del grano de so­ja no GMO es para el con­su­mo ani­mal en la Unión Eu­ro­pea, es­pe­cial­men­te para los paí­ses del es­te del vie­jo con­ti­nen­te, y en me­nor me­di­da, a Es­ta­dos Unidos. Por otro la­do, un vo­lu­men muy ba­jo es des­ti­na­do al mer­ca­do in­terno para con­su­mo hu­mano.

“La de­man­da de gra­nos de no GMO su­pera la ofer­ta que te­ne­mos”, ex­pli­có Chi­lla­do Biaus mi­ran­do las bue­nas pers­pec­ti­vas del ne­go­cio a lar­go pla­zo. Ca­be re­cor­dar que du­ran­te el 2016 se dio la ex­por­ta­ción del pri­mer bu­que con so­ja no GMO al mer­ca­do Eu­ro­peo.

La par­ti­cu­la­ri­dad de la pro­duc­ción de la so­ja con­ven­cio­nal es que se ha­ce ba­jo con­tra­to. La em­pre­sa le pro­vee a los pro­duc­to­res de las se­mi­llas y los cha­ca­re­ros se en­car­gan de la pro­duc­ción.

“El pa­que­te tec­no­ló­gi­co uti­li­za­do con la so­ja no GMO di­fie­re prin­ci­pal­men­te en la no uti­li­za­ción de gli­fo­sa­to du­ran­te el ci­clo del cul­ti­vo. Es­to im­pli­ca un cam­bio en el sis­te­ma de pro­duc­ción ya que tie­nen que uti­li­zar­se otros her­bi­ci­das para el con­trol de ma­le­zas. Si bien es­to es al­go que el pro­duc­tor no es­tá acos­tum­bra­do a ha­cer, es­ta ten­den­cia es­tá cam­bian­do im­pul­sa­da por el sur­gi­mien­to de ma­le­zas re­sis­ten­tes que obli­gan a tomar nue­vas es­tra­te­gias de ma­ne­jo y con­trol”, apun­tó el di­rec­ti­vo.

En cuan­to al re­co­no­ci­mien­to que tie­ne el pro­duc­tor, la em­pre­sa le otor­ga una bo­ni­fi­ca­ción sobre el precio de pizarra de Ro­sa­rio de has­ta U$S 20 por to­ne­la­da.

“Es­te plus no es com­pen­sa­to­rio de rin­de, sino que es un in­cen­ti­vo para que el pro­duc­tor ha­ga las co­sas bien. Es­te úl­ti­mo con­cep­to com­pren­de no con­ta­mi­nar la pro­duc­ción con la so­ja RR”, sos­tu­vo.

Y agre­gó: “Cuan­do se ha­bla de so­ja con­ven­cio­nal, el pro­duc­tor lo ase­me­ja a so­ja an­ti­gua y de po­co rin­de. Pe­ro la ge­né­ti­ca de Ku­ma­gro es pro­vis­ta por Don Ma­rio, un se­mi­lle­ro re­co­no­ci­do a ni­vel mun­dial que tie­ne el 65% del mer­ca­do de ge­né­ti­ca de so­ja en la Ar­gen­ti­na y más del 30% a ni­vel re­gio­nal, lo cual ga­ran­ti­za la pro­duc­ti­vi­dad”, acla­ró el di­rec­ti­vo.

Ver­de. Es­te ci­clo se sem­bra­ron 20.000 hec­tá­reas y para la cam­pa­ña 2017/18 pre­vén que se du­pli­ca­rá el área.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.